Home Page Image
 

Autora: Doralicia Carmona Dávila.

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 

Comentarios:
MePolMex@gmail.com

 
 

 


 


Se separa Coahuila de Nuevo León y vuelve a ser un Estado de la Federación

26 de Febrero de 1864

 

De regreso a Saltillo, el presidente Benito Juárez expide un decreto que separa a Coahuila de Nuevo León y nombra gobernador y jefe militar de esta entidad a Andrés S. Viesca.

El 9 de enero pasado, Juárez había llegado a Saltillo perseguido de cerca por los imperialistas. Ahí los saltillenses le pidieron la independencia de Coahuila, pero aún tenía esperanza de llegar a un arreglo  con Santiago Vidaurri, gobernador de Nuevo León y Coahuila. Al efecto, viajó a Monterrey para entrevistarse con él; pero a diferencia de lo que hubiera querido, fue recibido con hostilidad y despojado de los cañones que llevaba el regimiento de su escolta. Entonces, decidió no seguir soportando sus excesos en aras de una unidad imposible y decretó esta separación.

Al principio de la vida nacional independiente, el 9 de marzo de 1823 se formó en Monclova una Junta Gubernativa presidida por Antonio Crespo, que convocó a elecciones para el Congreso Constituyente. El 7 de mayo de 1824, el Estado Interno de Oriente fue dividido para formar el estado de Coahuila y Texas, con capital en Monclova, una vez que se habían erigido Tamaulipas y Nuevo León como Estados de la naciente federación.

En 1827 se integró el primer Congreso de Coahuila y Texas, fue electo José María Viesca como el primer gobernador y se promulgó la Constitución local. En 1835, Santa Anna cambió la capital del estado a Saltillo.

En 1836, Texas se declaró independiente y tras la derrota de Santa Anna, se constituyó como una nación independiente, que en 1845 se anexó a los Estados Unidos, lo que provocó la guerra México-norteamericana al siguiente año.

Durante la guerra de Reforma, el gobernador de Nuevo León, Santiago Vidaurri, gobernador del vecino Estado de Nuevo León, se rebeló contra el gobierno central, no reconoció de inmediato al régimen de Comonfort, pero sí trató de ampliar su dominio a Coahuila y Tamaulipas.

En Tamaulipas recibió el rechazo inmediato, pero en Coahuila tuvo cierto éxito y logró dominar la región norte. Al estallar la guerra de Reforma, Vidaurri, con el pretexto de apoyar a Juárez en contra de los conservadores, organizó el Ejército del Norte. Entonces avanzó sin resistencia a Saltillo, que era una plaza liberal y anexó Coahuila al Estado de Nuevo León, mediante el decreto del 19 de febrero de 1856.

El gobierno de Juárez no reconoció ese acto, pero finalmente tuvo que ceder ante la necesidad que tenía de las tropas de Vidaurri, que constituían el contingente más poderoso de los liberales en el norte. Pero hoy, dado el rompimiento, restaura a Coahuila su carácter de Estado libre y Soberano.

Unos días más tarde, fuerzas coahuilenses atacarán a las tropas de Vidaurri y recuperarán la artillería de la que había sido despojado Juárez.

Desgraciadamente, meses más tarde, al salir Juárez de Saltillo ante el riesgo inminente de ser capturado por los franceses, la capital de Coahuila será ocupada por las fuerzas del general Castagny el 17 de agosto de este mismo año.

Santiago Vidaurri nació el 24 de julio de 1808 en Lampazos, Nuevo Reino de León. En 1832 en una riña cercenó de una cuchillada la mano izquierda a Juan Olivares, soldado de la Compañía de Lampazos. Estando en la cárcel fue escribano oficial, y después también en la Secretaría de Gobierno. En 1835 fue oficial mayor en el gobierno de Juan Nepomuceno de la Garza y Evia, y más tarde fue secretario de los gobiernos de Joaquín García, de Manuel María de Llano y Jerónimo Cardona. En 1840, fue capitán y comandante de una compañía encargada de contener, perseguir y reprimir a los llamados apaches. En 1852 fue coordinador de las fuerzas de Tamaulipas, Coahuila, Zacatecas y Nuevo León, organizadas con propósitos similares.

En 1855 proclamó el Plan Restaurador de la Libertad en Lampazos, se apoderó de Monterrey y se declaró gobernador y comandante general de Nuevo León. Derrotó a los conservadores en Saltillo y ejerció la gubernatura hasta 1864. Como gobernador declaró la anexión de Coahuila a Nuevo León. La federación rechazó la anexión y se acordó solucionar el diferendo mediante un plebiscito que fue favorable a Vidaurri, por lo que la Constitución de 1857 reconoció al estado de Nuevo León y Coahuila.

Durante la Guerra de Reforma, Viduarri se opuso a que el general Juan Zuazua, su brazo armado, luchara junto con las demás fuerzas liberales en el centro del país, por lo que fue destituido como gobernador por Mariano Escobedo e Ignacio Zaragoza por órdenes del ministro de Guerra Santos Degollado, y sustituido por el general José Silvestre Aramberri.

En 1860, Vidaurri fue elegido nuevamente gobernador de Nuevo León, promovió la economía local y realizó algunas obras con los fondos fiscales que retenía de las aduanas, y por eso se mantuvo prácticamente al margen de toda cooperación y compromiso con la federación. De modo que cuando Juárez le pidió que aportara dinero de las aduanas de Nuevo León y Coahuila para la lucha contra los franceses, Vidaurri se negó y amenazó al propio Juárez, quien después de una breve pero agria entrevista en Monterrey con Vidaurri, en la que el hijo de éste sacó su pistola amenazante, tuvo que huir a Saltillo perseguido por una chusma azuzada por Vidaurri, quien así se declaró en abierta rebeldía en contra de la República presidida por Juárez. Finalmente fue derrotado por los generales juaristas Naranjo y Escobedo, y se refugiará en Texas.

Al ocupar los franceses Monterrey, Vidaurri regresará a México y se pondrá al servicio de Maximiliano, como consejero imperial primero y después como ministro de Hacienda en la capital del país.

Porfirio Díaz dará un plazo para que se entreguen los imperialistas escondidos so pena de ser pasados por las armas cuando toma la ciudad de México. Vidaurri no se entregará y tras ser aprehendido, el 8 de julio de 1867 será fusilado en la plaza de Santo Domingo por la espalda, como traidor a la Patria.

Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.