Home Page Image
 

Edicion 2017

 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 

Comentarios:
MePolMex@gmail.com

 
 
 
 


2000 Acuerdo de Fox y Muñoz Ledo, candidatos presidenciales, para la formación de un Frente Republicano para construir un Gobierno de Transición Democrática y de Unidad Nacional.

Mayo 18 de 2000

 

Acuerdo que suscriben Vicente Fox Quesada Candidato a la presidencia de la República de la Alianza por el Cambio y Porfirio Muñoz Ledo, Candidato a la presidencia de la República por el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana-Nueva República para la formación de un Frente Republicano para construir un Gobierno de Transición Democrática y de Unidad Nacional.

Considerando:

Que la Nación Mexicana es producto de su historia, territorio e identidad cultural, cuyo espíritu se materializa en el fundamento filosófico y jurídico de su Constitución y de sus leyes bajo el régimen Federal. Republicano y Democrático representado por la división de los poderes, así como la soberanía de los estados y el gobierno que emana de la voluntad popular;

Que la voluntad popular es la suma de las aspiraciones e ideales de libertad, paz y justicia de cada mexicano, que se sintetiza y recoge en el régimen político representativo de nuestra nación consagrado en nuestra constitución, y cuya misión es el fortalecimiento de la República, y sus principios fundamentales.

Que frente a la emergencia creciente de la participación ciudadana de mayorías y minorías en la vida política de la nación, que plantea la incorporación de la inteligencia colectiva de la sociedad en la solución de los problemas fundamentales de nuestro país la pobreza, la marginación y el desarrollo, que hace necesaria la revisión del Pacto Social entre la sociedad y el gobierno, así como la práctica del ejercicio permanente y plural del debate relativo al alcance y los límites de la autoridad y la rectoría del estado, en el contexto de las libertades individuales y de las fuerzas del mercado;

Que México, en este año 2000, inserto en la pluralidad política y la diversidad ideológica, manifiesta en los ordenes sociales, étnicos, religiosos, y económicos, demanda a partir del espíritu de la tolerancia a la diferencia, anteponer a cualquier lucha política, el principio inquebrantable de la patria que se expresa, sin ambigüedades en la unidad de la nación;

Que las diferentes regiones y localidades de la nación integradas al pacto federal han visto como a través del tiempo el centralismo ha anulado en la práctica su autonomía, fruto de un sistema que ha acumulado competencias, ahogando las iniciativas de desarrollo autónomo y equilibrado de los estados y municipios.

Que la organización de la administración pública está diseñada para el control político propiciadora do la corrupción y protegida por la impunidad y la nula rendición de cuentas, por lo que se aísla a los buenos funcionarios, se inhibe la eficacia en las políticas pública, se destruyen las iniciativas de desarrollo individuales y el dispendio y la irresponsabilidad en el gasto público detienen el crecimiento económico y la solidaridad social, por lo que se requiere transformar el aparato administrativo del gobierno en una organización honesta, eficaz e inteligente que implemente las políticas públicas atendiendo las ordenes de la sociedad gobernante a la que sirven.
Que hoy, frente a las nuevas realidades sociales e internacionales de nuestro país y de la comunidad de las naciones, se hace impostergable la revisión y la construcción de un estado moderno.

En matera de federalismo, municipalización y buen gobierno, se implementará una descentralización de facultades, estructura y un nuevo acuerdo más justo y equitativo de recaudación fiscal y gasto público para que el federalismo cobre sentido en la práctica cotidiana de gobierno. Por otro lado, el nuevo gobierno atenderá de manera prioritaria el fortalecimiento e independencia de las instituciones encargadas de hacer rendir cuentas al gobierno, no sólo en materia de gasto sino también de uso de las facultades legales, eficacia del gobierno  y cumplimiento de metas en planes y programas a través de la participación ciudadana y de una profunda reforma estructural y organizacional del aparato administrativo del gobierno.

Que frente a las circunstancias históricas  que representa el sistema político actual, avasallado por el partido del estado en el poder, que ostenta la concentración histórica de la administración de los privilegios y la riqueza de la nación y del uso indebido de los sistemas organizados de violencia para autopreservarse, siempre al margen de los principios de justicia social que le dieron origen, es fundamental para recuperar la salud democrática de la nación, el desmantelamiento de la estructura del poder que lo sostiene, a través de la alternancia política y la restauración de la República.

Lo anterior como una precondición central para hacer posible un régimen constituido por fuerzas políticas independientes del Estado y representativas de la sociedad. Por todo lo anterior, los que suscriben

Acuerdan

 1. Que los candidatos a la Presidencia de la República que firman este instrumento así como las fuerzas políticas que representan, converjan públicamente, para sumar su esfuerzos en torno al propósito central de derrotar a la oligarquía, del presidencialismo y al partido oficial, para abrir así la puerta a la instauración de un auténtico sistema democrático en el país, a partir de la creación consensada de un gobierno de transición.

2. En el ámbito político, una vez logrado el triunfo electoral por las fuerzas de oposición al régimen, el objetivo prioritario de los aquí firmantes será el de conducir las acciones necesarias para abrir un proceso de debate político y consulta nacional que, a partir de la conformación de un Consejo Nacional para la Reforma del Estado, defina, dirija y oriente los trabajos encaminados a sentar las bases para la construcción de un buen gobierno.

3. En el campo económico, frente a las realidades nacionales de pobreza y marginación humana y las internacionales de globalización, se sienten las bses de la política económica, partiendo de las necesidades más premiantes como el crecimiento, el empleo y el salario, incorporando a un plan nacional de desarrollo las capacidades, potencial y aspiraciones de los mexicanos, incluyendo en este contexto la Reforma fiscal y jurídica, la inserción de México en la globalización, el apoyo a la pequeña y mediana industria, a la promoción de la ciencia, la tecnología, el campo y la debida explotación de los recursos naturales en beneficio de la nación, en especial el del petróleo, y promoviendo en todos los ámbitos del quehacer nacional una sensible mejoría en los equilibrios que deben regir la administración de manera que sea más justa la distribución del ingreso y la riqueza.

4. En lo social, se establecerá como función esencial del Gobierno de la República el elevar los niveles de bienestar de la población, así como emprender la revisión, evaluación, renovación y reestructuración de los programas de desarrollo social, de salud, educación, pobreza, de la mujer y las minorías, que realmente permitar darle un equilibrio y significado al rpograma económico, traduciendo en cada capítulo del quehacer de gobernar la noción social del crecimiento, en función de un auténtico desarrollo humano.
 
5. En materia de política exterior plantear la oportunidad de retomar la tradición internacionalista del país, para actualizar la postura de México en el concierto mundial de las naciones y de las agencias internacionales, de acuerdo a las nuevas realidades de la globalización, en el marco inalterable de la soberanía nacional, en donde la política exterior de México se convierta también en una palanca paralela eficaz del desarrollo, consistente con la vocación multilateral de nuestras relaciones internacionales.

Por todo lo anterior, a partir de esta fecha, los que suscriben, manifiestan su compromiso, desde sus diferentes y distinguidas posiciones políticas, a sumar esfuerzos en torno a la construcción de un nuevo y mejor proyecto conjunto de nación, que a partir de una gran convergencia política representada por "candidaturas asociadas", si bien conjunte los esfuerzos pragmáticos de las partes proselitistas y electorales, no represente de ninguna forma un acto de subordinación personal, política o ideológica. Todo ello, entendido sólo como el resultado de una convergencia dual, generosa y patriota para inaugurar y hacer posible en el contexto de un gobierno transicional de México, una nueva era democrática y republicana para nuestro país.

Todo lo anterior, en el espíritu del reconocimiento recíproco al trabajo histórico incesante que durante años los firmantes han venido construyendo desde la diversidad de sus posiciones políticas e ideológicas, orientadas siempre desde y hacia el ideal común de la edificación de un México justo, pacífico, democrático y republicano.

Por ello, los que suscriben: Vicente Fox Quesada, candidato a la presidencia de la República de la Alianza por el Cambio y Porfirio Muñoz Ledo, candidato a la presidencia de la República por el Partido Autentico de la Revolución Mexicana--Nueva República, firman el presente acuerdo, en la Ciudad de México, el día 18 de mayo del año 2000 para su constancia y consideración frente a la sociedad mexicana.

Vicente Fox Quesada        Porfirio Muñoz Ledo
Alianza por el Cambio       PARM-Nueva República

 

Movimiento de Unidad Nacional

 

FRENTE  REPUBLICANO.

Los candidatos a la Presidencia de la República de la Alianza para el Cambio y de la Opción Nueva República tan decidido coordinar sus esfuerzos políticos y sus tareas electorales para lograr, a partir de los comidos del próximo 2 de julio, la transición del país hacia la democracia.

Ambos candidatos se comprometen a:

Emprender una estrategia electoral concertada tendiente a la victoria de la oposición en la elección de Presidente de la República y a la formación de una nueva mayoría parlamentaria de carácter plural y vocación republicana.

Pugnar, mediante todos los recursos legales y sociales a su alcance, por la plena equidad y estricta legalidad del proceso electoral, así como por el respeto a la voluntad ciudadana expresada en las urnas.

Promover, inmediatamente después de celebrados los comicios, un diálogo con los principales actores políticos, económicos y sociales a fin de garantizar la gobernabilidad democrática mediante una profunda reforma del Estado.

Los integrantes del Frente Republicano se comprometen a la elaboración y adopción por el cuerpo electoral de una nueva Constitución General de la República. Al respecto, expresan las siguientes coincidencias:

1- La abolición del presidencialismo autoritario y centralizador y la instauración de un sistema político de poderes compartidos que escinda la Jefatura del Estado, electa a dos vueltas por sufragio universal, del Gobierno, responsable políticamente frente al Congreso.

2- El establecimiento del servicio civil de carrera en todas las ramas de la administración pública y la creación de instituciones autónomas del Estado que garanticen la imparcialidad en la gestión de funciones estratégicas.

3- Fin de la impunidad de los funcionarios, comenzando por la del Presidente de la República. Revisión de la Ley de Responsabilidades y rendición de cuentas a todos los niveles.

4- Supremacía de la Justicia sobre todos los Poderes, establecimiento de un Tribunal Constitucional y plena independencia de las Procuradurías respecto del Gobierno.

5- Reforma Federalista mediante la devolución de facultades fiscales, políticas y económicas a los Estados y el reconocimiento de las atribuciones soberanas de los municipios sobre sus recursos naturales.
6- Cabal democratización y restablecimiento de los municipios en el Distrito Federal.  Someter a consulta el cambio de los poderes federales a otro lugar de la República.

7- Adopción del proyecto de COCOPA respecto de la autonomía constitucional de los pueblos indios y plena jurisdicción de los Tratados y convenciones internacionales suscritos en la materia.

8- Respeto a la libertad de asociación. Democratización de los medios de comunicación, plena libertad sindical para trabajadores y empresarios y prohibición del control corporativo sobre las organizaciones sociales.

9- Reforma al sistema electoral que vuelva equitativos los procesos, reduzca los topes de gasto y establezca los controles adecuados. Hacer efectivo el voto de los mexicanos en el extranjero.

10- Actualización y universalización de los derechos humanos. Mecanismos eficaces para garantizarlos. Respeto a la diversidad y protección a las minorías.
 
11- Adopción del Referéndum, el plebiscito y la iniciativa social en la formación de las leyes. Participación de los ciudadanos en la planeación y gestión de los servicios públicos.

12- Reafirmación del carácter laico y gratuito de la educación pública y compromiso para su total descentralización y autonomía de gestión. Acercamiento de la escuela a la familia, la comunidad y la empresa.

13- Dedicación del 8% del PIB a la educación por mandato constitucional. Escuela obligatoria del jardín de niños hasta la preparatoria. Educación de adultos y capacitación laboral, para todos.

14- Pacto laboral y social para la elevación de los salarios mínimos a 150 pesos diarios, el fortalecimiento del mercado interno, políticas activas de empleo y apoyo a la pequeña y mediana empresa.

15- Reforma fiscal en profundidad que amplíe la base contributiva simplifique la tributación, reduzca el número de impuestos y los vuelva más progresivos. Modernización de la administración pública y combate al dispendio y la corrupción

16- Reforma del sistema monetario y financiero. Reducción de las tasas de interés y de la inflación mediante una economía de costos. No uso de recursos fiscales para quebrantos bancarios o negocios particulares.

17- Revisión de tratados internacionales en materia de comercio y reestructuración de nuestras relaciones con los Estados Unidos bajo el principio de reciprocidad y respeto mutuo.

18- Política de preservación y regeneración de la naturaleza para el largo plazo, que incluya previsiones en materia de agua, energía y alimentos. Plena soberanía del país sobre sus recursos no renovables.

19- Reorientar la economía hacia el campo, mediante facilidades de crédito y libre asociación para la producción. Respeto a todas las formas de propiedad e integración de las actividades primarias a la industria y la exportación.

20- Compromiso con la igualdad. Efectividad de los derechos sociales. Universalización de la salud y descentralización productiva hacia las zonas más atrasadas. Mayores inversiones para quienes menos tienen.

LOS FIRMANTES manifiestan su disposición de tomar, cuando lo estimen pertinente, las decisiones que mejor convengan al logro de la transición democrática; incluyendo la concentración del voto en un solo candidato presidencial de la oposición.

Deciden establecer, en este mismo acto, una Comisión Ejecutiva, responsable de conducir las acciones necesarias al cumplimiento de los objetivos comunes.

Los  diez compromisos   de Fox

I.- Mantener el carácter laico del Estado mexicano y de la educación pública.

II.- Promover reformas legales y constitucionales que acoren las facultades del presidente de la República: garanticen la autonomía y el equilibrio entre los poderes Legislativo,  Ejecutivo y Judicial y hagan realidad el federalismo y el municipio libre.

III.- No usar el poder del  Estado para imponer estilos de vida, creencias religiosas o códigos particulares de comportamiento; respetar la libertad, la diversidad y pluralidad de la sociedad mexicana.

IV.- Solución pacífica del conflicto en Chiapas y el desarme de los grupos armados que existen en el país, con estricto apego a derecho.

V.- Eliminar toda forma de discriminación y exclusión de grupos minoritarios e impulsar políticas públicas y acciones de gobierno tendientes a lograr la equidad de género.

VI. -La educación será prioritaria y garantizará el aumento sustantivo de los recursos para la enseñanza y la investigación.

VII- Poner fin al sistema de complicidades y de privilegios para combatir la corrupción sin salvedades, pero sin venganzas políticas ni revanchas partidistas.

VIII.- Defender la soberanía del país para que la inserción de México en los procesos de globalización permita elevar el nivel de vida de los mexicanos, sin poner en riesgo el futuro y la independencia de la nación.

IX.- Una política social que combata la pobreza y las desigualdades, evite que los programas sociales se condicionen con fines electorales; proteja el ambiente; reactive la agricultura, e incluya a la sociedad civil en la gestión d las demandas ciudadanas y supervisión de las acciones de gobierno.

X.- Culminar el proceso de reforma electoral impulsado en la última década por la oposición, para garantizar definitivamente condiciones equitativas de competencia y transparencia.

 

Tomado de Aguayo Quezada Sergio. La Transición en México. Una historia documental 1910- 2010. México. Fondo de Cultura Económica – Colegio de México. 725 pp.