Home Page Image

 
 
 
 
 
 
 


1997 Propuesta de integrar una coalición electoral PAN-PRD. Comité Ejecutivo del PRD.

Enero 9 de 1997

 

 

PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA DECLARACIÓN DEL COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL DEL PARTIDO DE LA EVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA SOBRE LA PROPUESTA DE INTEGRAR UNA COALICIÓN ELECTORAL CON  LA PARTICIPACIÓN DEL PAN Y EL PRD

Frente al proceso electoral de 1997, en días recientes se dio a conocer públicamente una propuesta denominada Alianza para la República, signada por un grupo de ciudadanos preocupados por la situación que atraviesa el país. En ella se subraya la necesidad de conformar un gran bloque de fuerzas de oposición encabezado por el PRD y el PAN que pueda lograr un avance definitivo en la transición a la democracia La propuesta ha generado una amplia discusión, por lo que el PRD segura abierto al debate.

Uno de los resolutivos más importantes de nuestro Tercer Congreso Nacional fué valorar que "el PRD no es la única fuerza que lucha por el cambio democrático, existen otros partidos, fuerzas sociales y ciudadanas, además de personalidades de relevancia en la vida pública nacional. El PRD se compromete a buscar la unidad de todos para lograr la convergencia necesaria que construya las condiciones para la transición". Junto con ello el Tercer Pleno de nuestro Tercer Consejo Nacional resolvió buscar la más amplia alianza electoral para que la oposición logre la mayoría en la próxima legislatura.

Tomando en consideración estos elementos, el CEN y el Consejo Político Consultivo, reunidos el 8 de enero, decidieron respaldar la respuesta afirmativa que diera Andrés Manuel López Obrador, presidente nacional del partido, a la propuesta de Alianza por la República. El CEN del PRD asume su compromiso de anteponer, a los legítimos intereses partidarios, el interés de la Nación.

La decisión política del Partido de la Revolución Democrática para integrar una coalición legal con otros partidos registrados requiere la aprobación del Consejo Nacional y, en su momento, de la Convención Nacional Electoral del partido.

La profundidad de la crisis y los rasgos crecientes de un mayor autoritarismo reclaman determinación para actuar con el más alto sentido de responsabilidad. Demanda que se ponga por encima de las diferencias entre organizaciones políticas, las coincidencias en torno a las cuales se inicien los cambios que necesita el país.

El CEN está de acuerdo con la propuesta de Alianza por la República y de amplios sectores de la población que reclaman una oposición unida, y convoca al PAN y a todas las fuerzas políticas y sociales comprometidas con el cambio democrático, a impulsar una alianza electoral sustentada en compromisos programáticos.

Una alianza electoral nacional entre el PRD y el PAN para lograr una mayoría opositora en la Cámara de Diputados podría ser una contribución al objetivo de lograr la independencia de ese importante órgano del Estado frente al poder Ejecutivo federal y, por tanto, un elemento trascendental en la lucha por eliminar el sistema de partido de Estado que tiene como una de sus bases la completa subordinación del Legislativo al Presidente de la República.

Una coalición en la que intervinieran el PAN y el PRD no implicaría una alianza permanente entre ambos partidos que tienen programas y políticas divergentes, sino un pacto limitado a unos compromisos concretos, de carácter democrático, más allá de los cuáles proseguiría la lucha política entre ambos partidos. No sería la primera vez en las últimas décadas en que un sistema antidemocrático fuera enfrentado mediante la convergencia de partidos de orientación, ideas e intereses divergentes, pero que comparten objetivos nacionales y populares concretos.

Es por esto que sería de la mayor importancia definir tales objetivos concretos, los cuales acotarían el compromiso y la acción conjunta. En opinión del Comité Ejecutivo Nacional del PRD, los propósitos de una acción electoral en coalición nacional tendrían que incluir lo siguiente, entre otros puntos, para ser discutidos:

 

a) Una reforma electoral que garantice el fortalecimiento de los derechos políticos, la equidad de la competencia, la consolidación de un sistema plural de partidos políticos y apertura a la representación ciudadana. Nuevos mecanismos de participación del pueblo: referéndum obligatorio, plebiscito e iniciativa popular.

b) Un real equilibrio de poderes para acotar el presidencialismo, garantizar la independencia del poder judicial y hacer efectivas e incrementar las facultades del Congreso de la Unión, particularmente en cuanto a la aprobación, seguimiento y evaluación del Plan Nacional de Desarrollo, la fiscalización del gasto público y el ejercicio del juicio político contra aquellos funcionarios que incumplan sus funciones o abusen del poder.

c) Un nuevo federalismo que restituya el pacto federal y promueva la autonomía estatal y municipal mediante la descentralización de facultades, funciones y recursos, garantizando fondos compensatorios para regiones y zonas rezagadas.

d) Un real diálogo por la paz que permita una solución política a los conflictos armados y abrir cauces de participación democrática a los grupos rebeldes. Aprobar en el Congreso la propuesta de la Cocopa sobre los derechos indígenas.

e) El pleno derecho a la libre asociación poniendo fin a todos los mecanismos corporativos que restringen la participación organizada de los mexicanos en las tareas de conducción de su vida social y política.

f) La libertad de expresión y el derecho a tener la información veraz, objetiva y oportuna, mediante la promulgación de una ley reglamentaria de los artículos sexto y séptimo constitucionales en la que se reconozca a los medios como entidades de servicio público para lograr una comunicación social amplia y democrática.

g) La transparencia en los actos  de   gobierno  y   en   la   conducción   de  las instituciones públicas, creando los mecanismos y espacios requeridos para que la ciudadanía pueda participar en su planeación, evaluación y vigilancia y exigir cuentas a los responsables y acabar con la impunidad de los altos funcionarios. El paso inicial de este proceso consistiría en someter a escrutinio los actos del gobierno de Carlos Salinas de Gortari.

h) El establecimiento de nuevas bases de financiamiento del gasto público para eliminar los impuestos abusivos y las tasas excesivas como las del IVA, promoviendo una mayor progresividad en los impuestos al ingreso.

i) La reorientación del gasto público para eliminar todos los gastos discrecionales del gobierno, inclusive la partida secreta, con los cuales se financia ilegalmente la actividad política oficialista. Promover una mayor inversión del Estado con sentido social y de promoción del empleo y una disminución de los gastos innecesarios del gobierno.

j) Hacer efectiva la facultad de la Cámara de Diputados para ejercer el control sobre el gasto público y creación de una oficina del presupuesto en este órgano de representación popular. Desarrollar la fiscalización del gasto a través de una Contaduría Mayor de Hacienda verdaderamente autónoma, profesional, proba y con amplias facultades para el ejercicio de sus funciones.

k) La revisión del TLC y la renegociación de la deuda externa. Cancelación de los acuerdos y compromisos lesivos a la soberanía nacional en materia de política monetaria y crediticia así como los referentes a los ingresos de las exportaciones petroleras

1) Promover la recuperación del ingreso real de la mayoría de la población y creación suficiente de empleos.

m) Esquema tripartita para asumir los costos de la cartera vencida. Inyección de recursos frescos para la recuperación de los sectores productivos.

n) Sistema de justicia imparcial e independiente. Una política de seguridad pública que combata desde sus raíces el crecimiento de la violencia e incorpore a los ciudadanos en las decisiones y acciones conducentes a garantizar la integridad personal de los ciudadanos.

o) Preservación del medio ambiente. Elevar a rango constitucional el derecho de todo mexicano a un medio ambiente que responda a los mínimos de bienestar y calidad de vida, bajo el principio de respeto a la preservación de los recursos naturales.

El Comité Ejecutivo Nacional del Partido de la Revolución Democrática considera también que una coalición electoral en la que intervinieran el PAN y el PRD tendría que abrirse a candidaturas de dirigentes y personalidades sin partido, pero igualmente comprometidos con las bases de la convergencia política

Conscientes de la complejidad que significa trabajar los consensos que puedan desembocar en la más amplia convergencia de las agrupaciones democráticas, el PRD no escatimará esfuerzo alguno para sumarse con todas aquellas fuerzas y personalidades que muestren voluntad y compromiso con la transición a la democracia.

DEMOCRACIA YA, PATRIA PARA TODOS!
COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL

México, D.F., 9 de enero de 1997