Home Page Image
 

Edicion 2017

 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 

Comentarios:
MePolMex@gmail.com

 
 
 
 


1995 Alianza para la Recuperación Económica

29 de Octubre de 1995

En el salón Adolfo López Mateos de la residencia oficial de Los Pinos, el Primer Mandatario de la Nación firmó como testigo de honor la Alianza para la Recuperación Económica.

El Jefe del Ejecutivo Federal se pronunció en los siguientes términos:

Muy apreciados dirigentes de las
organizaciones sindicales, campesinas y
empresariales del país;

Señoras y señores:

A lo largo de este año los mexicanos hemos hecho un gran esfuerzo.

Es verdad que la crisis ha significado la pérdida de trabajos, cierre de empresas y la caída de nuestros niveles de vida; pero sin la tarea que todos hemos realizado, el desempleo habría sido mayor, la inflación estaría descontrolada y hoy enfrentaríamos muchos años más de sacrificio.

Hoy podemos afirmar que el cumplimiento de las tareas ha valido la pena; hoy podemos afirmar que gracias a que todos hemos cumplido. Los efectos más graves de la crisis han du-rado meses y no años; hoy podemos afirmar que nuestra economía muestra condiciones muy distintas a las que tenía al inicio del año, gracias a eso, a la fuerza y al carácter de los mexicanos y a que todos los sectores han cumplido su parte.

Son logros del esfuerzo y la solidaridad de los obreros y de los campesinos, de los empleados y de los empresarios.

Gracias a la tarea realizada por todos este año, podemos proponer para 1996 metas más alentadoras que el mero control de la crisis. Estas metas no sólo son necesarias, son perfectamente posibles. Estoy seguro de que el año entrante alcanzaremos una clara y firme recuperación económica, al tiempo que se reducirá la inflación y mejorará la situación financiera del país. Esa recuperación empezará a apreciarse en las calles y en los hogares, el campo, las fábricas y las empresas.

Contamos ahora con bases sólidas para que nuestra economía comience a recuperarse, insisto, aspirar hoy a la recuperación no es sólo un buen deseo, todos hemos trabajado para que ahora sea posible.

Para alcanzar la recuperación, además de buenas bases, de un buen programa económico y de buenas decisiones, necesitamos el ánimo, la confianza y la voluntad de poner a trabajar a la planta productiva del país.

Como toda actividad humana, la economía depende también del ánimo individual y colectivo para salir adelante. Depende del afán de superación, depende de la confianza; la confianza que se nutre del esfuerzo realizado y compartido; la confianza en nuestra enorme capacidad de transformar adversidades en grandes oportunidades.

La confianza no puede ser generada por unos cuantos, tiene que ser el resultado de la voluntad de todos. Esa confianza nos dará la unidad de propósitos y la decisión con que todos impulsaremos a nuestra economía.

Al suscribir hoy la Alianza para la Recuperación Económica, los sectores productivos dan un paso decisivo en la construcción de la confianza que es indispensable para retomar el crecimiento de las fuentes de empleo. La Alianza confirma que los mexicanos sabemos unirnos en favor del interés nacional.

Hoy, una parte central del interés nacional consiste en reactivar sanamente, a la economía. Por eso nos unimos en esta Alianza: todos nos comprometemos a trabajar para extender, multiplicar y fortalecer la Alianza para la Recuperación Económica.

Hoy, damos un gran primer paso, de muchos que daremos, para que esta Alianza llegue a todas las regiones y a todas la comunidades; para que esta Alianza sume a todas las esferas productivas y a todas las voluntades.

Estoy seguro de que los líderes de las organizaciones obreras, campesinas y empresariales sabrán convocar a la participación de sus representados, sabrán aglutinar el esfuerzo de todos.

El Gobierno Federal será el primero en hacer su parte; además de cumplir, puntual y rigurosamente sus compromisos, trabajará para sumar a los otros niveles de gobierno.

Hoy mismo invitaré a los señores gobernadores de los estados a que sumen su esfuerzo y su capacidad de convocatoria para fortalecer nuestra Alianza; asimismo, el Gobierno Federal solicita respetuosamente, al Honorable Congreso de la Unión, que considere y, en su caso, apruebe, aquellas medidas contenidas en la Alianza que, por mandato constitucional, debe ser objeto de acción legislativa.

Con esta Alianza habrá incentivos fiscales para la creación de empleos, sin aumentar los impuestos. Con esta Alianza se alentará la recuperación gradual de los salarios. Con esta Alianza reduciremos la inflación, pues todos -empezando por el gobierno- moderaremos las modificaciones en los precios.

Con esta Alianza, se generarán condiciones para que disminuyan las tasas de interés y para fortalecer el tipo de cambio de nuestra moneda.

Con esta Alianza podremos empezar a aplicar más recursos al gasto social y a las obras de infraestructura, sin abandonar la disciplina en las finanzas públicas. Es una Alianza para crear y multiplicar las oportunidades de los trabajadores.

Es una Alianza para impulsar el campo mexicano. Es una Alianza para abrir nuevas perspectivas a los muchos empresarios que sí creen en México.

Con patriotismo, con unidad, con confianza en nosotros mismos, obreros, campesinos, empresarios y gobierno, sumamos voluntades para suscribir hoy la Alianza para la Recuperación Económica.

Es una buena Alianza para todos. Es una buena Alianza para México.

Muchas gracias.