Home Page Image

 
 
 
 
 
 
 


1994 Propuesta de agenda electoral del Grupo San Ángel.

Noviembre 30 de 1994

La Hora de la Democracia

Hace cincuenta días, en un contexto caracterizado por la tensión y la incertidumbre, un grupo de mexicanos de distintas procedencias políticas, ideológicas, regionales y profesionales, decidimos sumar voluntades para contribuir al avance democrático.

El Grupo San Ángel se planteó dos propósitos:

        1. Apoyar los esfuerzos que realizaban distintos sectores políticos y sociales para garantizar la limpieza, la legalidad y la credibilidad de las elecciones federales de 1994.

        2.  Participar en el debate sobre la transición democrática nacional.

Procesos electorales

Las pasadas elecciones del 21 de agosto confirmaron la existencia de un plural, decidido a participar en la democratización nacional, en forma pacífica y ordenada.
Los procesos electorales dejaron claro que a pesar de los avances en la legislación, siguen existiendo condiciones que dificultan la competencia al no ofrecer las mismas posibilidades de participación a todos los partidos políticos.

Entre los elementos que obstaculizan la realización de comicios verdaderamente competitivos destacan: la relación entre el gobierno y el Partido Revolucionario Institucional, la utilización discrecional de programas gubernamentales, la inequidad en el acceso a los recursos y el papel político que hasta el momento han jugado los medios de comunicación masiva, especialmente los electrónicos.

El Grupo San Ángel considera que es urgente iniciar el diálogo sobre una reforma electoral que garantice:

  1. La total independencia e imparcialidad de los órganos electorales.
  2. El establecimiento de controles en el uso de los recursos, medios de comunicación y programas gubernamentales para garantizar equidad en la competencia.
  3. La reforma de las legislaciones electorales estatales con base a los acuerdos a que se lleguen en la legislación federal.

 

Sólo el "juego limpio", a partir de nuevas reglas, abrirá en todo el país espacios democráticos y evitará el surgimiento de conflictos postelectorales. El Grupo San Ángel se propone contribuir a esos propósitos.

La agenda democrática

Las transformaciones en materia electoral, si bien fundamentales, no agotan los puntos de la agenda democrática nacional. La nuestra no puede ser una sociedad cabalmente democrática si el equilibrio entre los Poderes de la Unión enfrenta, en la práctica, el predominio del Ejecutivo en demérito de la dignidad y las facultades del Legislativo y de la imparcialidad e independencia del Poder Judicial. De igual manera, no podemos hablar de avance democrático duradero en tanto persista el centralismo que contradice los fundamentos del pacto federal y perpetúa el debilitamiento de los municipios; tampoco, mientas la desigualdad ante la ley, la desprotección y la impotencia sean vivencia diaria de hombres y mujeres de toda condición, pero especialmente de los más pobres. La reforma política exige el cumplimiento pleno de la Constitución y el pleno respeto a la participación, organización e información democrática de los ciudadanos.

En Chiapas se expresan, concentrados, muchos de los males que lastiman el cuerpo social. El grupo San Ángel estará atento a los acontecimientos en Chiapas. La paz debe ser fruto del diálogo y la negociación transparente, de cara al país, pero también resultado de un compromiso profundo que responsa a los reclamos ancestrales de las comunidades indígenas de toda la república. El proyecto democrático no puede sustentarse en la marginación política, económica y social de millones de mexicanos.

Las profundas diferencias sociales y los enormes contrastes regionales nos dicen, con todo su dramatismo, que sin equidad ningún proyecto de modernización tendría razón de ser ni destino. Creemos que la democracia constituye un instrumento privilegiado para enfrentar y resolver estas contradicciones.

Las tareas urgentes

A más de 60 días de las elecciones, el trabajo del grupo San Ángel adquiere otra dinámica. La agenda para avanzar en la transición democrática es amplia y requerirá de un esfuerzo permanente y de largo plazo, de diálogo y concentración entre todas las fuerzas políticas y sectores democráticos.

Vemos con optimismo el hecho de que en las últimas semanas los principales partidos políticos nacionales han iniciado contactos para fijar las reglas y temas de la agenda, así como la disposición formulada por el Presidente electo para llegar a acuerdos que hagan posible la reforma política que demanda el país.

Como es enorme el reto democrático, los ciudadanos que integramos el grupo San Ángel nos proponemos en lo inmediato, contribuir en tareas que tienen un carácter urgente, retomando las cuestiones planteadas en nuestros documentos anteriores, asó como aquellas propuestas que han realizado otros grupos ciudadanos.

Consideramos que la agenda política nacional de corto plazo debe incluir los siguientes puntos:

  1. Solución al conflicto político electoral en Chiapas como condición para iniciar el diálogo que permita encontrar caminos para resolver el problema de la guerra y dar respuesta a las demandas sociales de los indígenas.
  2.  Acordar una reforma electoral federal y en los estados de la república, que garantice la autonomía plena de los organismos electorales y la equidad en la competencia.
  3. Avanzar en el cumplimiento de los "20 Compromisos de la Democracia", afirmados por los candidatos y los partidos políticos representados en la Cámara de Diputados.
  4.  Definir las medidas y compromisos que garanticen la total separación entre el gobierno y los partidos políticos.
  5. Combate contra la impunidad delictiva y lucha en contra de la inseguridad en que vive la población.

 

En el mediano plazo, será necesario acordar una amplia agenda de reforma política que garantice:

  1. La división y equilibrio entre los tres Poderes de la Unión.
  2.  Mayor certeza jurídica, fortalecimiento del poder judicial y garantía de acceso a una justicia digna, sobre todo a los que menos tienen.
  3.  El fortalecimiento del federalismo y el respeto irrestricto a la soberanía y autonomía de los estados.
  4. La descentralización económica y administrativa del gobierno y del presupuesto federal.
  5. La consolidación y fortalecimiento de los gobiernos municipales y locales.
  6. La definición de autonomía y las características y facultades de los gobiernos de las comunidades indígenas.
  7. La democratización de la información y la garantía a la libertad de expresión de los medios de comunicación.
  8. La democratización de las organizaciones sociales, gremiales y ciudadanas.
  9. La apertura de espacios a la participación ciudadana en las decisiones del gobierno.

 

Manteniendo su carácter de foro plural para el diálogo, el grupo San Ángel se propone seguir sumando esfuerzos con otros sectores sociales, así como impulsar y asumir aquellas iniciativas de la sociedad que sean coincidentes con el compromiso originario del grupo: contribuir a la transición democrática de México.

Para impulsar la transición, el grupo explorará nuevas modalidades de participación, como la apertura de espacios para la reflexión pública de alto nivel, en los que se discutan los temas de la agenda democrática y se expresen las voces, los proyectos y las inquietudes del variado mosaico nacional.

De esa forma, el grupo seguirá sumando su contribución a la de muchos mexicanos comprometidos con la construcción de la democracia.

Grupo San Angel.

Sergio Aguayo, Adolfo Aguilar Zinser, Miguel Álvarez Gándara, Eugenio Anguiano. René Avilés Fabila, Alberto Banck Muñoz, Cristina Barros, Miguel Basáñez, Luís Felipe Bojalil Jaber, Carmen Buollosa, Vladimiro Brailovshy, Julieta Campos, Francisco Cano Escalante, Teodoro Césarman, Manuel Clouthier, Rebeca Clouthier, Tatiana Clouthier, José Ernesto Costemalle, Néstor de Buen, Angelina del Valle, Sergio de la Peña, Laura Esquivel, María Emilia Parías, Amalia García Medina, Juana García Robles, Ricardo García Sáinz, Alejandro Ges Manero, Arturo González Cosío, Enrique González Pedrero, Carlos Heredia, David Ibarra, Gonzalo Ituarte, Pablo Jaime Jiménez Barranco, Clara Jusidman, Horacio Labastida, Armando Labra Manjarrez, Javier Livas Guadalupe Loaeza, Pablo Marentes, Ignacio Marván, Luís Martínez Fernández del Campo, Lorenzo Meyer, Carlos Monsiváis, Emilio Ocampo, Jorge Eugenio Ortiz Gallegos, Raúl  Padilla López, Elena Poniatowska, Rogelio Ramírez de la O., Federico Reyes Heroles, Alfredo Reynoso, Antonio Roqueñí, Luís Rubio, Enrique Sada, Iris Santacruz, José Luís Salas, Demetrio Sodi de la Tijera, Alberto Székely, Gabriel Székely, Francisco Valdés Ugalde, Arturo Villanueva, Javier Wimer, Alfonso Zarate.

Responsable de la publicación: Eugenio Robles.

Fuente: La Jornada, 30 de noviembre de 1994.