Home Page Image

 
 
 
 
 
 
 


1994 Informe del presidente de los Estados Unidos William J. Clinton. (Fragmento).

Enero 25 de 1994

En 1992 el pueblo estadounidense demando cambios importantes. Hace un año solicité que me apoyaran en tomar la responsabilidad del futuro de nuestro país; así los hicimos. Remplazamos la violencia y los callejones sin salida por reformas y renovaciones. Quiero dar las gracias a cada uno de los que escucharon al pueblo estadounidense, y que lograron el más exitoso equipo de trabajo que ha existido entre un presidente y un Congreso en más de treinta años.

Este Congreso aprobó un presupuesto para recortar el déficit a la mitad en 3 000 millones de dólares, y también recortó el gasto e incrementó los impuestos a los estadounidenses de altos ingresos. Este Congreso permitió que millones de trabajadores estadounidenses de bajos ingresos pudieran pagar impuestos de acuerdo con sus posibilidades y obtener mayores beneficios del Estado. Asimismo, aprobó el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (NAFTA) y autorizó el Brady Bill, ahora la Ley Brady.

Nuestro plan económico hizo posible mantener nuestra fortaleza y credibilidad en el mundo. Ahora reducimos nuestro déficit y regresamos a la competitividad mundial, haciéndonos eco del derrumbe de las barreras comerciales. En un año, con el NAFTA y con el Acuerdo General de Tarifas y Aranceles (GATT) y con nuestros esfuerzos en Asia, así como con la Estrategia Nacional de Exportación, establecimos mecanismos para abrir nuevos mercados mundiales a los productos estadounidenses, más que en los registrado en las últimas dos generaciones.

Esto significa más empleos y mejores niveles de vida para el pueblo norteamericano, bajos déficit, baja inflación, bajos intereses, bajos aranceles y mucha inversión. Estos son los cimientos de nuestra recuperación económica. Pero si deseamos tomar amplia ventaja de las oportunidades que existen ante la globalidad económica, debemos entender que todavía hay mucho que hacer.

Este año tenemos que continuar nuestros esfuerzos para apoyar la democracia, los derechos humanos y el desarrollo sostenible en todo el mundo. Solicitaremos al Congreso que ratifique el nuevo acuerdo del GATT.

De la misma forma, debido a nuestro trabajo conjunto para implementar el NAFTA y apoyando la democracia en el exterior, hemos reafirmado el liderazgo y compromiso norteamericano, por lo que ahora el pueblo estadounidense se encuentra seguro y firme en sus convicciones.