Home Page Image
 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 
 
2017
 


1981 Manifiesto del PRT al inicio de la campaña presidencial de Rosario Ibarra de Piedra.

Atoyac de Álvarez, Gro., 1981

 

 

Manifiesto del PRT al inicio de la campaña de Rosario Ibarra de Piedra

El día de hoy se inicia en Atoyac de Álvarez, Guerrero, la campaña electoral para la Presidencia de la República de la compañera Rosario Ibarra de Piedra, candidata proletaria de unidad y lucha, postulada por nuestro Partido Revolucionario de los Trabajadores, en alianza con el Movimiento Revolucionario del Pueblo y la Unión de Lucha Revolucionaria.

La campaña electoral que iniciamos se desarrollará en una situación caracterizada por el fin del auge petrolero y por el agrietamiento del régimen priísta. La pérdida de prestigio del gobierno ha llegado a niveles muy profundos, traduciéndose en una creciente desconfianza de las masas en las instituciones oficiales burguesas.

La respuesta de los trabajadores a esta situación que atenta contra sus intereses elementales ha sido la multiplicación de las luchas, de las huelgas, de las manifestaciones, de las invasiones de tierras y terrenos baldíos, para defender sus condiciones mínimas de subsistencia. Esto se ha traducido en el avance de la organización democrática de las masas y en el combate contra las direcciones progobiernistas de sus organizaciones sindicales y gremiales.

El Estado y los patrones han estado respondiendo a las luchas de los trabajadores con la represión. Esta, sin embargo, no sólo se da por la intervención directa de los organismos represivos, sino que es cotidiana y asume múltiples formas, como los despidos, las amenazas, las persecuciones, las restricciones a los derechos democráticos y sindicales como la huelga. Precisamente, en estos días, han sido agredidos por la policía los maestros democráticos que efectuaban una manifestación pacífica en las calles de la ciudad de México contra los dirigentes charros del SNTE y en apoyo a sus reivindicaciones. Por otra parte, el ayuntamiento democrático de Juchitán, dirigido por la Coalición Obrera Campesina Estudiantil del Istmo, continúa siendo agredido criminalmente por el gobierno estatal y federal, centrando sus ataques contra Leopoldo de Gyves, presidente municipal, quien ha sufrido varios atentados.
En consecuencia, la actualidad de la lucha contra la represión y por la vigencia efectiva de las libertades democráticas no puede ser más evidente, en el momento en que se inicia la campaña electoral de Rosario Ibarra de Piedra abanderada nacional de esta lucha en el Frente Nacional contra la Represión. Es por ello significativo que la campaña de unidad y lucha que efectuamos principie en Atoyac de Álvarez, centro de la región que ha sufrido la más dura represión gubernamental y de donde provienen la mayoría de los “desaparecidos” por motivos políticos.

La campana electoral de los revolucionarios que impulsamos la candidatura de Rosario Ibarra, es una lucha por la defensa y ampliación de las libertades democráticas y sindicales, pero igualmente busca impulsar el conjunto de las luchas que hoy el pueblo trabajador está entablando en las fábricas, en los ejidos, en las colonias, en las escuelas, etc., por sus reivindicaciones particulares que buscan mejorar las condiciones de vida y de trabajo. Por esto es que la campaña que efectuamos será una campaña que tenga como objetivo fundamental el reforzamiento de la organización y lucha independientes de los trabajadores, como única manera por la que pueden avanzar efectivamente en el logro de sus intereses.

La campaña electoral que impulsamos es, entonces, una campaña que busca contribuir a que los trabajadores recuperen la confianza en sus propias fuerzas y decisiones, sin intervención de los patrones, el gobierno y dirigentes espurios. Por esto luchamos contra la afiliación colectiva forzosa al partido de los patrones, el PRI, contra la supeditación de las organizaciones sociales al Estado, y propugnamos por la ruptura de los trabajadores con ellos, por la organización de éstos en un partido proletario independiente de los enemigos del pueblo trabajador. Igualmente nuestra campaña se dirige contra los partidos de la derecha descarada, encabezados por el PAN.

Consecuentes con nuestros objetivos para la campaña electoral, es que henos constituido en alianza con el Movimiento Revolucionario del Pueblo, la Unión de Lucha Revolucionaria y otras organizaciones políticas y sociales independientes, la Unidad Obrera Campesina Popular. Propugnamos porque esta unidad de los trabajadores y oprimidos para las elecciones de 1982, se amplíe y fortalezca con todos aquellos que estén dispuestos a luchar contra el enemigo común: la burguesía nacional y su Estado, y por el desarrollo de la organización y lucha independiente de los trabajadores, los campesinos, los habitantes pobres de las ciudades y todos los oprimidos por el régimen priísta.

Para el PRT la campaña electoral será también una vía para difundir y organizar la solidaridad del pueblo trabajador con luchas de otros pueblos contra el imperialismo, especialmente el norteamericano. Ante las amenazas de y la intervención que de hecho efectúa el gobierno de Ronald Reagan en El Salvador, lucharemos por reforzar la solidaridad salvadoreña y con su dirección, el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional-Frente Democrático Revolucionario. Igualmente condenamos la política gubernamental de repatriación de refugiados guatemaltecos que huyen del terror impuesto por la dictadura del general Lucas García en Guatemala y pondremos nuestra campaña al servicio de la solidaridad con los revolucionarios y el pueblo del país sureño. Durante esta campaña el PRT pondrá muy en alto su defensa de la Cuba revolucionaria y de la Nicaragua sandinista, ominosamente amenazadas de intervención por el imperialismo norteamericano. La defensa incondicional del pueblo negro de la isla caribeña de Granada es fundamental también para combatir al imperialismo en la región y contribuir al avance de la revolución en Centroamérica y el Caribe.

El Partido Revolucionario de los Trabajadores reafirma así su compromiso con las luchas de los obreros, campesinos pobres de las ciudades y demás oprimidos, poniendo a su disposición el registro que ha ganado junto con el pueblo. Nuestra campaña electoral sólo será exitosa si contribuye a que miles de explotados tengan confianza en su propia fuerza y sus decisiones colectivas, rompiendo con el Estado, realizando su independencia política y avanzando en la organización democrática y en la ampliación de sus luchas. Este es el único camino para emprender eficazmente la construcción de la alternativa socialista, la salida revolucionaria que conduzca a un nuevo régimen social, organizado y dirigido por los obreros y campesinos y en beneficio del conjunto del pueblo trabajador.

¡Por la organización y lucha independiente de los trabajadores!

¡Contra el gobierno burgués y sus partidos!

¡Por la solidaridad internacionalista con la revolución salvadoreña y centroamericana!

¡Por un gobierno obrero y campesino!

PARTIDO REVOLUCIONARIO DE LOS TRABAJADORES

 

Fuente: Instituto de Capacitación Política. Historia Documental del Partido de la Revolución. México. Partido Revolucionario Institucional PRI. 13 Tomos. 1987