Home Page Image
 

Edicion 2017

 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 

Comentarios:
MePolMex@gmail.com

 
 
 
 


1971 Réplica a Heberto Castillo. PAN.

Diciembre 1º de 1971

 

RÉPLICA A HEBERTO CASTILLO

El PAN, el movimiento estudiantil y el “Nuevo Partido de Izquierda”

 

Por Rubén Rocha Seáñez

 

Desde hace algún tiempo, se rumoraba que el Ing. Heberto Castillo (ex preso político, y líder en el movimiento estudiantil del 68) venía "preparando terreno" para la posible formación de un nuevo partido político de oposición, que se ubicarla dentro de la izquierda. No obstante lo insistente de los rumores, nadie había declarado nada al respecto.

Por eso llamaron poderosamente la atención de los círculos políticos las declaraciones del Lic. Manuel González Hinojosa, en el sentido de que resultaba incongruente que varias personas —entre ellas Castillo, Demetrio Vallejo y Carlos Fuentes— trataran de formar un partido de oposición, teniendo como base ideológica el pensamiento del actual Presidente de la República.

Dolido por que se le llamaba "presidencialista", y perteneciente a la "izquierda oficial", pero sobre considera traidor a México", lo cual indicaba que "los depositarios de la verdad son exclusivamente los funcionarios públicos y el gobierno”.

Ya unos días antes —el 20 de septiembre— la Diputación panista, por medio del maestro Rafael Preciado Hernández, demostró con sólidos fundamentos jurídicos, la violación a la autonomía de la UNAM, para rematar pidiendo a las autoridades la inmediata salida del Ejército de Ciudad Universitaria. Igualmente se exigió que fueran citados a la Cámara, el Secretario de Gobernación, el Jefe del Departamento del DF, y los Procuradores General y del Distrito para que explicaran y rigieran un informe en relación al conflicto.

—oOo—

Posteriormente, el Dip. José Ángel Conchello hizo la más encendida defensa de la rebeldía juvenil que jamás se había escuchado en el recinto parlamentarlo, cuando afirmó:

"Se ha dicho que el movimiento estudiantil no tiene banderas. Y yo me pregunto: ¿acaso las tenía la revolución francesa cuando empezó? ¿Acaso las tenía la revolución mexicana cuando empezó? Las banderas se van recogiendo en el camino".

"No me extraña que muchos de ellos (los puntos del pliego petitorio) no sean temas universitarios, porque autonomía universitaria, no significa torre de marfil para ignorar lo que pasa en México. Significa estar enclavado en los dolores y en las esperanzas del pueblo de México. El movimiento estudiantil ha nacido de la entraña del pueblo, como ha nacido en todas partes del mundo".
Las opiniones del Lic. Conchello han calado bien hondo no sólo entre los jóvenes panistas, sino también en la conciencia de estudiantes de otras ideologías con quienes hemos tenido la oportunidad de comentarlas. Nunca olvidaremos su censura enérgica a la iniciativa privada, y a la organización católica “Caballeros de Colón” por haber apoyado las medidas gubernamentales.

—oOo—

Y por si lo anterior fuera poco debemos preguntarnos: ¿Y la presencia juvenilmente agresiva de Diego Fernández de Ceballos en la explanada de C.U.? ¿Y las declaraciones del entonces jefe nacional. Lic. Christlieb, durante el mes de agosto? ¿Y la posición de muchos jóvenes panistas que perteneciendo al sector estudiantil, participaron —aparte de los metropolitanos— en los diversos actos que las Universidades y preparatorias de provincia realizaron en apoyo al Consejo Nacional de Huelga?

En el documento ''Cambio Democrático de Estructuras" aprobado por la XX Convención Nacional en febrero del 69, se asentaba:

"La represión brutal del poder público a una manifestación justa y legitima que protestaba contra la arbitraria intervención policiaca en un plantel politécnico, fue suficiente para desencadenar la inconformidad del sector estudiantil, frente a un régimen insensible y cerrado por el ejercicio prolongado del poder autocrático".

Durante la campaña federal de 1970, Efraín González Morfín respondió claramente las interrogantes que a lo largo del centenar de confrontaciones, le lanzaron los jóvenes mexicanos:

"La actitud de Acción Nacional fue de apoyo a todos los aspectos positivos del movimiento, sobre todo a la toma de conciencia juvenil por los problemas de México, la participación de los jóvenes contra la simulación y la injusticia, la politización, no sólo de estudiantes, sino de otros sectores de población, gracias precisamente a muchos que intervinieron en el conflicto estudiantil".

—oOo—

El PAN no capitalizó deslealmente la inconformidad contra el régimen producto del movimiento. Su actitud de apoyo se limitó a denunciar las represiones gubernamentales —como lo hizo en los sucesos del 10 de Junio—, y a exigir el respeto a las garantías constitucionales y procesales de los que estaban siendo aprehendidos en aquellos días. No esperó hasta ahora para iniciar la reclamación de libertad para los presos políticos. En la parte relativa a Orden Constitucional de la Plataforma política y social 1970-76, quedó establecido qué Acción Nacional exige la "supresión de las medidas legales anticonstitucionales, de los abusos prácticos y de las represiones, que coartan el libre ejercicio de los derechos políticos, y amnistía para los presos políticos".

—oOo—

Después de todo lo anterior se puede concluir afirmando que el Ing. Heberto Castillo pretende desorientar a los jóvenes mexicanos, incluidos por supuesto obreros y campesinos de la nueva generación, que vieron con aceptación la lucha heroica de sus hermanos estudiantes. A nadie engaña el ingeniero, por que todos conocen muy bien cuál fue su actitud durante el tiempo que permaneció preso en Lecumberri. Fue uno de los pocos presos políticos que no apoyó la huelga de hambre organizada por sus compañeros para protestar, de esa manera, por la injusticia que en sus personas estaba cometiendo el régimen.

No negamos la entrega absoluta del Ing. Castillo durante el movimiento; criticamos el que no sea congruente con esa postura de independencia frente al gobierno. Como lo es —por ejemplo—- otro ex preso político, que aun cuando no participó sí apoyó el movimiento, Valentín Campa, con quien se podrá o no estar de acuerdo con sus planteamientos como miembro del Partido Comunista Mexicano, pero no se puede negar que es un auténtico izquierdista que continúa por convicción en las luchas populares.

(Otro ejemplo sería el de José Revueltas).

El nuevo partido que pretende fundar el ingeniero, vendrá a ser la izquierda amaestrada, el partido de izquierda oficial al servicio del régimen.

 

 

Fuente: Revista La Nación. Órgano del Partido Acción Nacional PAN. Diciembre 1º de 1971, pp. 14-15.