Home Page Image
 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 
 
2017
 


1965 Declaración del Partido Comunista del DF sobre el paro médico.

Enero 13 de 1965

 

 

Solidaridad popular hacia el paro de los médicos residentes e internos.
¡Su lucha es justa!

Declaración del Comité del Distrito Federal del

PARTIDO COMUNISTA MEXICANO.

A todos los trabajadores,
A la opinión pública.

El paro de labores iniciado el día 13 por la Asociación Mexicana de Médicos Residentes e Internos, A. C. constituye una acción legítima encaminada a conseguir solución a las justas demandas que ha presentado ante las autoridades gubernamentales y que no les han sido resueltas, a pesar de las promesas que, con motivo del paro que se realizaría el 26 de diciembre pasado, hicieron las distintas instituciones involucradas en el problema: ISSSTE, Seguro Social, Salubridad. Departamento del D. F., etc.

Como se recordará, los médicos residentes e internos realizaron, a partir del 26 de noviembre del año pasado, un movimiento tendiente a conseguir principalmente una mejoría en los raquíticos emolumentos que perciben, que en muchos casos llegan apenas a la ridícula suma de $250.00 mensuales Este sector de trabajadores del servicio médico argumenta, con sobrada razón que una mejor atención a la salud del pueblo presupone el disfrute por ellos de estabilidad económica y social, pues los ridículos emolumentos que perciben no les permiten atender sus problemas personales y de familia, menos los relacionados con su capacitación profesional. Es oportuno señalar que gran parte de los médicos paristas han terminado su carrera y laboran en calidad de trabajadores y no de simples becarios, como malévolamente insinúa la propaganda oficial.

Al contrario de lo que "argumentan", las instituciones oficiales afectadas con el paro sí cuentan con suficientes recursos para satisfacer cumplidamente las reivindicaciones presentadas por los médicos residentes e internos. El problema se resolvería si, como éstos mismos lo señalan, "las autoridades asistenciales hicieran una mejor distribución de los fondos y no existieran las fugas por conceptos que nada tienen que ver con la salud de los derechohabientes”.

Frente al problema de los médicos residentes e internos el Gobierno de la gran burguesía gobernante, ahora presidido por el licenciado Díaz Ordaz, exhibe una vez más su carácter antipopular y demagógico. Y pone de relieve que en la mayoría de los casos, principalmente cuando se trata de los problemas del pueblo, los hechos no coinciden con las palabras. En su Mensaje de toma de posesión, el presidente Díaz Ordaz "prometió" que su Gobierno pondría especial interés en mejorar las condiciones de vida de las "mayorías". Los hechos, sin embargo, demuestran que ya en el terreno de los problemas concretos, las autoridades gubernamentales se "olvidan” de sus promesas, como en el caso del problema de los médicos, a quienes se les hizo la promesa de que estudiarían sus problemas a fin de concederles un aumento decoroso y mejoría en los demás aspectos planteados en su pliego petitorio.

La actitud gubernamental enseña una vez más la lección de que sólo con su lucha y movilización organizadas, sin ilusiones en la burguesía gobernante, los trabajadores pueden arrancar prestaciones económicas y sociales.

Un movimiento tan justo como el de los médicos residentes e internos no sólo debe contar con el apoyo y la solidaridad activa de sus propios compañeros, los médicos adscritos y externos, las enfermeras y el resto de trabajadores que presta sus servicios en los centros asistenciales, sino también de todos, los trabajadores organizados, de los empleados, maestros y estudiantes. La lucha que ellos realizan es justa y habrá de repercutir de manera positiva en interés del pueblo de México, principalmente de los trabajadores: en primer lugar, por que el mejoramiento de sus condiciones de vida y de trabajo se traducirá en el mejoramiento de la atención que ellos prestan a la salud popular y en segundo lugar, por que el triunfo de su causa servirá de estimulo en la lucha que los demás trabajadores quieren realizar para obtener satisfacción a sus propias reivindicaciones, que en lo general son idénticas a las de los médicos.

La organización del Partido Comunista en el Distrito Federal y todos los comunistas se solidarizan plenamente con la justa lucha de los médicos residentes e internos. Al mismo tiempo, hace un ferviente llamado a todos los trabajadores y sus organizaciones a solidarizarse también con este movimiento, a prestarle todo el apoyo moral y material que sea necesario y a condenar toda posición que no corresponda a los principios del sindicalismo revolucionario y de solidaridad entre trabajadores, como la que han asumido ya los líderes de algunos sindicatos oficialistas y charros ; entre los que se encuentra vergonzosamente la dirección nacional del Sindicato de Comunicaciones y Transportes.

¡Proletarios de todos los países, uníos!

México. D. F., a 13 de enero de 1965.

EL COMITÉ DEL DISTRITO FEDERAL DEI PARTIDO COMUNISTA MEXICANO

 

 

 

 

 

 

Fuente: Aguayo Quezada Sergio. La Transición en México. Una historia documental 1910- 2010. México. Fondo de Cultura Económica – Colegio de México. 725 pp.