Home Page Image
 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 
 
2017
 


1965 Peticiones al Presidente Díaz Ordaz. Alianza de Médicos Mexicanos.

Abril 15 de 1965

 

ALIANZA DE MÉDICOS MEXICANOS
Peticiones al Presidente DÍAZ ORDAZ.

En la entrevista que el señor Presidente de la República, licenciado Gustavo Díaz Ordaz, concedió el jueves 8 de abril a los miembros del Consejo de Gobierno Provisional de la AMM, se le hizo entrega del siguiente documento:

Sr. Lic. Gustavo Díaz Ordaz
Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.
Presente.

 

Sr. Presidente.

En cumplimiento de la última resolución de su Asamblea Plenaria, celebrada el 27 de mayo de 1965, la ALIANZA DE MÉDICOS MEXICANOS reitera a usted su más amplia solidaridad, y expone a su recto criterio y comprensión, las siguientes consideraciones sobre el complejo problema social y económico del profesionista de la medicina.

Una vez resuelto satisfactoriamente por usted el aspecto planteado por esta misma Alianza en relación al sector profesional joven, integrante de nuestra asociada, "Asociación Mexicana de Médicos Residentes e Internos", A.C., contamos la solución de nuestras peticiones a la misma justicia y altas miras de gobernante que puso de manifiesto en su trascendental acuerdo del 18 de febrero pasado.

CONSIDERANDO:

1° Que según convicción expresada por usted: "la creciente socialización de la medicina ha dado origen no sólo en México sino en muchos países a una serie de desajustes que afectan en diversas formas, tanto a quienes ejercen normalmente la profesión de médicos como a quienes para titularse hacen sus prácticas en los centros hospitalarios", y "Que no sólo los médicos internos, residentes y sub-residentes confrontan problemas de diversa índole o desigualdades económicas, sino que los desajustes afectan también a los médicos adscritos o adjuntos, a los directores de servicio o de hospitales y aun a los llamados "becarios".

2° Que existe un déficit aproximado de 15,000 médicos para dar atención adecuada a la población del país, y que durante los últimos años se ha observado que el incremento anual de producción de médicos por las escuelas de medicina se aparta cada vez más de las necesidades provocadas por el creciente aumento de la población. A este grave problema se suman la mala distribución geográfica de los médicos y una proporción importante de ellos que abandona la profesión o que emigra al extranjero, en número cada vez mayor.

3° Que, motivo muy importante para explicar los fenómenos anteriores, se encuentra en la progresiva disminución de la remuneración económica de la profesión médica, que va en contra de la necesidad cada vez más imperiosa de prolongar y profundizar los estudios necesarios para tener un adecuada capacitación, lo que significa un constante y laborioso esfuerzo, así como una fuerte inversión económica.

4° Que otra causa radica, en que un gran número de médicos trabajan actualmente en diversas instituciones sin ser empleados de base, y en ocasiones con nombramiento de oficinistas, enfermeros, camilleros, etc., lo que produce inseguridad, con menoscabo de su personalidad y mengua de su interés profesional.

5° Que la loable actitud de los gobiernos revolucionarios, al preocuparse por el mejoramiento de la salud del pueblo creando y fortaleciendo la seguridad social y la medicina institucional, no ha tomado en cuenta hasta la fecha el grave desequilibrio económico de la clase médica, que al reducir sus posibilidades de ingreso como consecuencia lógica de la disminución del ejercicio privado no le ha otorgado por otra parte, una retribución equivalente cuando utiliza sus servicios.

6° Que la mayoría de los médicos tratando de cubrir su presupuesto mínimo se ven obligados a aceptar varios empleos mal remunerados, con los cuales llegan ocasionalmente a satisfacer sus necesidades, pero con perjuicio del cumplimiento de sus obligaciones y detrimento del buen funcionamiento de las instituciones que los emplean.

7° Que de la adecuada preparación y actualización constante del médico depende directa y fundamentalmente la salud pública.

8° Que la Alianza de Médicos Mexicanos, que agrupa a los médicos del país, pugna por convertirse en un auténtico organismo gremial, para representar sus genuinos intereses, por ser el único que ha realizado su defensa, según se puso de manifiesto en el desarrollo actual de los acontecimientos relacionados con los problemas de la clase médica; acontecimientos que han evidenciado la insuficiencia de los organismos sindicales, burocráticos y de empresa para resolverlos, ya que agrupan a trabajadores de muy distintas actividades, lo que les ha impedido una correcta apreciación de los problemas de cada uno de los gremios que los integran.

Por las consideraciones expuestas, concretamos nuestras peticiones en los siguientes puntos:

1° Que todos los médicos-cirujanos y cirujanos dentistas al servicio de instituciones gubernamentales, descentralizadas o particulares, con funciones sanitarias, asistencia- les, médico-legales, de prevención, de rehabilitación, de docencia o de investigación, sean personal de base con la denominación correspondiente a su profesión.

2° Que se establezca, para todos los médicos cirujanos y cirujanos dentistas que trabajen en las instituciones antes mencionadas, trabajo único con jornada de 6 horas continuas con adscripción y horarios fijos; en Instituciones hospitalarias, de Investigación médica o de docencia, jornadas optativas de ó a 8 horas.

3° Que se otorgue a todos los médicos cirujanos y cirujanos dentistas que trabajen en instituciones gubernamentales, descentralizadas o particulares con funciones sanitarias, asistenciales, médico legales, de prevención, de rehabilitación, de docencia o de investigación un sueldo mínimo nominal de $1,500.00 hora mes, al cual deberá agregarse un 10% adicionales por cada 5 años de antigüedad actual como médico institucional. Este sueldo mínimo nominal deberá ser aumentado de acuerdo con los estudios que realicen las organizaciones médicas de cada instalación y que sean aprobados por la Alianza de Médicos Mexicanos, en relación con el establecimiento de categorías jerárquicas y con su justa retribución adicional.

4° Que en forma oficial se le brinde al médico la suficiente cooperación moral y económica para que mantenga sus conocimientos en un nivel de actualización constante (congresos, cursos, bibliotecas y hemerotecas bien dotadas, etc.) y que se consideren dentro del horario de su trabajo todas las actividades docentes necesarias. Los profesores e investigadores de tiempo completo deberán disfrutar además de un año sabático.

Señor Presidente: consciente de que el Estado debe manejar los recursos humanos y económicos disponibles con apego a nuestra realidad, considerable que la organización de la salud en México, requiere de médicos que se sientan estimulados. El salario es punto de partida de un honesto modo de vivir para poder entregarse con plenitud y modestia a sus actividades. O sea, que el salario, para el profesante de la medicina no debe ser un fin para el cual se trabaje, sino la posibilidad previa del poder trabajar.

Nuestra petición económica, está fundamentada y es resultado de numerosas encuestas entre diferentes grupos médicos, así como de estudios socio económicos realizados minuciosamente. En realidad, representa un salario semejante al que ya perciben en la actualidad varios grupos médicos, solamente que una gran mayoría lo alcanza por medio de las llamadas "prestaciones" o bien mediante la suma de varios sueldos devengados en diferentes empleos; al ajustar estas situaciones, se confrontará el hecho de que el egreso real, por este fundamental concepto, resultará de cuantía inferior al que aparece a primera vista.

El interés, voluntad y decisión de usted en la reestructuración de la medicina por su Gobierno, al crear en reciente Acuerdo un Organismo de Coordinación para ese fin, de la Secretaría de Salubridad y Asistencia, I.S.S.S.T.E. e Instituto Mexicano del Seguro Social, nos mueve a solicitarle, se sirva disponer que dentro de dicho organismo esté representada la Alianza de Médicos Mexicanos, para que sus opiniones y puntos de vista sean tomados en cuenta, pues en esta forma se eliminarán muchas posibilidades de conflictos y nuevos problemas. Esta solicitud la apoyamos, en sus propias indicaciones que tuvo a bien hacernos en la última entrevista del 17 de marzo del año en curso; además de proseguir en constructivo diálogo que tanto ha significado y mucho estimamos, con el Primer Mandatario de México.

Con la aprobación de estas peticiones, se hará justicia y se dará seguridad al médico en su trabajo; se estimulará su importante e insubstituible actividad; se promoverá el incremento necesario en el número de médicos que ejerzan la medicina, inmediata y mediatamente; habrá una mejor distribución económica en toda la República, y como resultado lógico se obtendrá una mejoría radical en la salud de nuestro pueblo. Además, una solución satisfactoria, mostrará una vez más la comprensión de su Gobierno hacia los problemas de la medicina mexicana, así como el propósito de impulsar la reestructuración de la misma, reconociendo en nuestro organismo naciente la suficiente capacidad técnica y moral para continuar colaborando estrechamente con usted. Conformar un organismo médico nacional, es tarea por cumplir, tan necesaria como que la medicina en México, debe mantener unánime actitud, que no es otra que la de servir.

Señor licenciado Gustavo Díaz Ordaz, Presidente de la República, ha tocado a usted asumir en la historia de la medicina en México la actitud visionaria que reconoce la existencia de los trabajadores de la medicina, no como individuos dispersos, sino como corporación que requiere vigilancia y cuidados del Estado, para superar su capacidad de servicio.

Portan importante avance, quedamos reconocidos de la claridad de su intervención, y notificamos c usted, una vez más, que proclame al pueblo de México, que estamos al servicio de sus necesidades, con lo mejor de nuestro esfuerzo.

"POR LA SALUD DEL PUEBLO, LA UNIDAD MEDICA Y EL PROGRESO DE LA MEDICINA EN MÉXICO"
Con respetuosa estimación.
ALIANZA DE MÉDICOS MEXICANOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En: Ocampo V. Tarsicio (Comp.), México, los médicos y la socialización de la medicina, 1965, documentos y reacciones de prensa. Cuernavaca, Mor., México, Centro Intercultural de Documentación, 1968, 4/99.