Home Page Image
 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 
 
2017
 


1961 Discurso pronunciado por John F. Kennedy ante el cuerpo diplomático latinoamericano, altos funcionarios y miembros del Congreso de los Estados Unidos. (Alianza para el progreso)

Marzo 13 de 1961.

 

Discurso pronunciado por el Presidente John F. Kennedy el 13 de marzo de 1961 en la Casa Blanca ante el cuerpo diplomático latinoamericano, altos funcionarios y miembros del Congreso de los Estados Unidos.

“Hace ciento treintainueve años, que se cumplen esta semana, los Estados Unidos -- movidos por las heroicas luchas de sus hermanos de las Américas exhortaron al reconocimiento de las nuevas repúblicas independientes de la América Latina. Fue entonces, en la alborada de la libertad a través del continente, que Bolívar expresó su deseo de ver a las Américas convertidas en la más grande región del mundo, "grande no tanto en virtud de su extensión y riqueza, sino por su libertad y su gloria".

“Jamás -- en la larga historia de nuestro hemisferio -- ha estado este sueño tan cerca de ser realidad, y jamás ha estado en mayor peligro.

“El genio de nuestros hombres de ciencia nos ha dado herramientas para traer abundancia a nuestra tierra, fuerza a nuestra industria, y sabiduría a nuestros jóvenes. Por primera vez tenemos la capacidad para cortar las últimas amarras de pobreza e ignorancia para liberar a nuestro pueblo para la realización espiritual e intelectual que siempre ha sido la meta de nuestra civilización.

“Sin embargo, en este momento de máxima oportunidad, enfrentamos las mismas fuerzas que han amenazado a América a través de su historia -- las fuerzas extrañas que una vez más intentan imponer los despotismos del Viejo Mundo a los pueblos del Nuevo.

“Les he pedido que vengan aquí hoy para tratar estos desafíos y estos peligros.

“Nos reunimos como buenos y viejos amigos unidos por la historia y la experiencia, y por nuestra determinación a impulsar los valores de la civilización americana. Porque este Nuevo Mundo nuestro no es un mero accidente de la geografía.

“Nuestros continentes están enlazados por una historia común la interminable exploración de nuevas fronteras. Nuestras naciones son el producto de una lucha común la rebelión contra el dominio colonial. Y nuestros pueblos comparten un patrimonio común — la búsqueda de la dignidad y libertad del hombre.

“Las revoluciones que nos dieron nacimiento encendieron, en las palabras de Thomas Paine, “una llama que nunca se extinguirá". Y a través de vastos y turbulentos continentes estos ideales americanos aún animan la lucha del hombre por la independencia nacional y la libertad individual. Pero al aplaudir la expansión de la revolución americana a otras tierras, debemos también recordar que nuestra propia lucha — la revolución que comenzó en Filadelfia en 1776, y en Caracas en 1811 -- aún no está terminada. La misión de nuestro hemisferio aún no está completa. Porque nuestra tarea aún inconclusa es demostrar a todo el mundo que la aspiración insatisfecha del hombre de progreso económico y justicia social puede ser lograda mejor por hombres libres trabajando dentro del marco de instituciones democráticas. Si esto logramos dentro de nuestro propio hemisferio, y para nuestra gente, nos será acaso dado cumplir la profecía del gran patriota mexicano Benito Juárez, de que “la democracia es el destino de la Humanidad futura".

“Como ciudadano de los Estado Unidos de América, permítanme que sea el primero en reconocer que nosotros no hemos comprendido siempre el sentido de esta misión común, así como también es cierto que hay mucha gente en los países que representan ustedes que no han entendido por completo la urgente necesidad de librar al pueblo de la pobreza, la ignorancia y desesperación. Pero procede ahora que superemos los errores, las fallas y las incomprensiones del pasado, en la marcha hacia un futuro lleno de peligros, pero resplandeciente de esperanza.

“A través de la América Latina, continente rico en recursos y en las realizaciones espirituales y culturales de su pueblo, millones de hombres y mujeres sufren a diario la degradación del hambre y la pobreza. Son millones los desprovistos de albergue adecuado y de protección contra la enfermedad, y sus hijos carecen de la instrucción o del empleo que les permita mejorar su vida. Y cada día el problema reviste mayor urgencia. El crecimiento de la población sobrepasa al desarrollo económico; los niveles de vida, bajos de por sí, se ven aún más amenazados y crece el descontento, el descontento de un pueblo que sabe que por fin están a la mano la abundancia y los instrumentos de progreso.

En las palabras de José Figueres “los pueblos que una vez dormían ahora luchan por abrirse paso hacia el Sol, hacia una vida plena.”

“Del buen éxito de la lucha de nuestros pueblos, de nuestra capacidad para brindarles una vida mejor depende el futuro de la libertad en las Américas y en el mundo entero. El no actuar, el no consagrar nuestras energías al progreso económico y a la justicia social, sería un insulto al espíritu de nuestra civilización, y constituiría un monumental fracaso de nuestra sociedad libre.

“Pero si hemos de afrontar un problema de tan imponentes dimensiones, nuestro proceder debe ser audaz y a tono con la concepción majestuosa de la Operación Panamericana. Por eso he hecho un llamamiento a todos los pueblos del hemisferio para que nos unamos en una Alianza para el Progreso, en un vasto esfuerzo de cooperación, sin paralelo en su magnitud y en la nobleza de sus propósitos, a fin de satisfacer las necesidades fundamentales de los pueblos de América, las necesidades fundamentales de techo, trabajo y tierra, salud y escuelas.

“Primero: Propongo que las Repúblicas Americanas inicien un vasto y nuevo plan de diez años para las Américas, un plan destinado a transformar la década del 1960 en una década de progreso democrático.

“Estos diez años serán los años de máximo esfuerzo, los años en que deberán superarse los más grandes obstáculos, los años en que será mayor la necesidad de apoyo y respaldo.

“Y si tenemos buen éxito, si nuestro esfuerzo es suficientemente audaz y decidido, el fin de la década marcará el comienzo de una nueva era en la experiencia americana. Subirá el nivel de vida de toda familia de América; todos tendrán acceso a una educación básica; del hambre no quedará recuerdo; la necesidad de ayuda exterior considerable habrá desaparecido; la mayoría de las naciones habrán entrado en un período en el que podrán crecer con sus propios recursos, y aunque todavía quedará mucho por hacer, cada república americana será dueña de su propia revolución de esperanza y progreso.

“Solamente los esfuerzos resueltos de las propias naciones americanas pueden asegurar el éxito de esta empresa. Ellas, y solamente ellas, pueden movilizar recursos, alistar las energías del pueblo y modificar los moldes sociales, de modo que los frutos del crecimiento sean compartidos por todos y no sólo por unos cuantos privilegiados. Si se hace este esfuerzo, la asistencia del exterior dará un impulso vital al progreso; si no se logra, no habrá ayuda capaz de contribuir al bienestar del pueblo.

“De este modo, si los países de la América Latina están dispuestos a cumplir su papel, como estoy seguro de que lo están los Estados Unidos, creo yo, contribuirán a su vez a proporcionar recursos de alcance y magnitud suficientes para hacer que este atrevido programa de desarrollo tenga buen éxito, de la misma manera en que contribuidos a proporcionar los recursos adecuados para ayudar a reconstruir las economías de la Europa occidental. Porque solamente un esfuerzo de magnas dimensiones puede asegurar el cumplimiento de nuestro plan para una década de progreso.

“En segundo lugar, en breve solicitaré una reunión ministerial del Consejo Interamericano Económico y Social, reunión en la que podamos dar comienzo a la urgente obra de planeamiento que habrá de ser la médula de la Alianza para el Progreso.

“Porque si nuestra alianza ha de tener felices resultados corresponde a cada nación latinoamericana formular planes de largo alcance para su propio desarrollo, planes que establecerían netas y prioridades, asegurarían la estabilidad monetaria; establecerían procedimientos para el cambio social vital, estimularían la industria e iniciativa privadas, y facilitarían los medios necesarios para realizar un máximo esfuerzo nacional. Estos planes constituirían el fundamento de nuestro esfuerzo para el desarrollo, así como la base para asignar los recursos procedentes del exterior.

“Un Consejo Interamericano Económico y Social fortalecido, en colaboración con la Comisión Económica para la América Latina y el Banco Interamericano de Desarrollo, puede reunir a los principales economistas y expertos de nuestro hemisferio para que ayuden a cada país a trazar su propio plan de desarrollo, y mantener una revisión constante del progreso económico del hemisferio.

“Tercero: Acabo de firmar una solicitud al Congreso para que apruebe una asignación de 500 millones de dólares, como primer paso encaminado a cumplir con el Acta de Bogotá. Esta es la primera medida interamericana de largo alcance para tratar de eliminar las barreras sociales que obstruyen el progreso económico. El dinero se utilizará para combatir el analfabetismo, aumentar la producción y mejorar el uso de la tierra, extirpar la enfermedad, modificar los arcaicos sistemas tributarios y de tenencia de tierras y proporcionar oportunidades educativas y también a poner los frutos de la creciente abundancia a disposición de todos los ciudadanos. Comenzaremos a comprometer estos fondos de antemano, tan pronto como se apruebe su asignación.

“Cuarto: Debemos prestar apoyo a toda integración económica que verdaderamente logre ampliar los mercados y la oportunidad económica. La fragmentación de las economías latinoamericanas constituye un serio obstáculo para el desarrollo industrial. Ciertos proyectos, corro el de establecer un mercado común centroamericano y zonas de libre comercio en la América Latina, facilitarían el desarrollo.

“Quinto: Los Estados Unidos están dispuestos a cooperar en el estudio serio y detallado de los problemas relacionados con el mercado de ciertos productos. Los cambios, frecuentes y violentos, de los precios de las mercancías causan serio perjuicio a la economía de muchas naciones latinoamericanas, agotando sus recursos y paralizando su desarrollo. Juntos debemos hallar los medios prácticos que pongan fin a esta situación.

“Sexto: Debemos acelerar inmediatamente nuestro programa de emergencia de “Alimentos para la Paz"; ayudar a establecer reservas de víveres en las regiones afectadas por sequías en el desarrollo rural. Los hombres y mujeres que padecen hambre no pueden esperar el resultado de deliberaciones económicas y de reuniones diplomáticas, pues su necesidad es apremiante y su hambre recae pesadamente sobre la conciencia de sus semejantes.

“Séptimo: A todos los pueblos del hemisferio debe permitírseles participar de las crecientes maravillas de la ciencia moderna -- maravillas que han cautivado la imaginación del hombre, desafiando el poder de su mente -- brindándoles las herramientas que les permitan alcanzar un rápido progreso. Invito a los científicos latinoamericanos a trabajar junto a nosotros en la ejecución de nuevos provectos en campos como la medicina y la agricultura, la física y la astronomía, para contribuir al plan para la creación de laboratorios regionales de investigación en aquellos y otros campos, y para reforzar la cooperación entre las universidades y los laboratorios americanos.

“Tenemos igualmente la intención de ampliar nuestros programas para el adiestramiento del educador, a fin de incluir en ellos a los educadores latinoamericanos, para contribuir al establecimiento de tales programas en otros países americanos y para transferir y hacer disponibles los nuevos y revolucionarios materiales en física, química, biología y matemáticas, de modo que los jóvenes de todas las naciones puedan contribuir con su capacidad al avance de la ciencia.

“Octavo: Debemos expandir rápidamente el adiestramiento de aquellos que lo necesitan para que manejen la economía de los países en rápido desarrollo. Esto significa amplios programas de adiestramiento técnico, para lo cual los Cuerpos de Paz estarán disponibles dondequiera se les necesite. Esto significa, igualmente, asistencia a las universidades latinoamericanas, escuelas para graduados e institutos de investigación.

“Acogemos complacidos las proposiciones formuladas en Centro América para que haya una íntima cooperación en la educación superior, cooperación que puede lograr un esfuerzo regional de creciente efectividad y excelencia.

“Estamos dispuestos a llenar la laguna existente en materia de mano de especializada, teniendo en cuenta que nuestra ulterior meta debe ser la educación básica para todos aquellos que deseen aprender.

“Noveno: Reafirmamos nuestro compromiso de acudir en ayuda de cualquier nación americana cuya independencia se vea en peligro. Al ampliarse la confianza en el sistema de seguridad colectiva de la OEA, será posible consagrarse al empleo constructivo de una mayor parte de aquellos recursos actualmente utilizados con instrumentos bélicos. Aún ahora -- como lo dijo el Gobierno de Chile -- ha llegado el momento de dar el primer paso hacia una apreciable limitación de los armamentos. La nueva generación de jefes militares ha demostrado darse cada vez más cuenta de que los ejércitos pueden no solamente defender a sus respectivos países sino que pueden también contribuir a construirlos.

“Décimo: Invitamos a nuestros amigos de América Latina a contribuir al enriquecimiento de la vida y la cultura en los Estados Unidos. Necesitamos educadores que nos enseñen vuestra literatura, vuestra historia y vuestras tradiciones; oportunidades para que nuestros jóvenes estudien en vuestras universidades, tengan acceso a vuestra música, a vuestro arte y al pensamiento de vuestros grandes filósofos. Sabemos que tenemos mucho que aprender. En tal forma, ustedes podrán aportar una vida espiritual e intelectual más plena al pueblo de los Estados Unidos, contribuyendo así a la comprensión y al respeto mutuo entre todas las naciones del hemisferio.

“Con medidas como éstas nos proponemos completar la revolución de las Américas, para construir un hemisferio donde todos los hombres puedan esperar el mismo alto nivel de vida -- y donde todos los hombres puedan vivir sus vidas con dignidad y libertad.

“Para lograr este objetivo, la libertad política debe acompañar al progreso material. Nuestra Alianza para el Progreso es una alianza de gobiernos libres -- y debe esforzarse por eliminar la tiranía de un hemisferio en que no tiene derecho a estar. Por lo tanto, expresemos nuestra especial amistad hacia los pueblos de Cuba y de la República Dominicana -- y la esperanza de que ellos pronto se reintegrarán a la sociedad de los hombres libres, uniéndose a nosotros en nuestro esfuerzo común.

"Esta libertad política debe ser acompañada por un cambio social. Porque a menos que se lleven a efecto libremente las reformas sociales necesarias, incluyendo reformas agrarias y tributarias; a menos que ampliemos las oportunidades de todos nuestros pueblos; a menos que la gran masa de americanos comparta la creciente prosperidad -- nuestra alianza, nuestra revolución y nuestro sueño habrán fracasado. Pero pedimos cambios sociales efectuados por hombres libres — cambios animados por el espíritu de Washington y Jefferson, de Bolívar y San Martín y Martí -- no cambios que buscan imponer a los hombres aquellas mismas tiranías que expulsamos hace siglo y medio. Nuestro lema es el de siempre — ¡Progreso Sí, Tiranía No!

“Pero nuestro mayor desafío viene de adentro — la tarea de crear una civilización americana en que los valores espirituales y culturales sean fortalecidos por una base cada vez más ancha de progreso material — en que, dentro de la rica diversidad de sus propias tradiciones, cada nación sea libre de seguir su propia senda hacia el progreso.

“La terminación de nuestra tarea requerirá, naturalmente, los esfuerzos de todos los gobiernos del hemisferio. Pero los esfuerzos de los gobiernos solos nunca serán suficientes. Al final, los pueblos deben ayudarse a sí mismos.

“Y por eso digo a los hombres y mujeres de las Américas — al campesino en los campos, al obrero en las ciudades, al estudiante en las escuelas -- alisten sus mentes y sus corazones para la tarea por venir -- preparen su fuerza de voluntad y física -- y dedique cada uno sus energías al mejoramiento de todos -- para que sus hijos y los hijos de sus hijos nazcan a una vida aún más rica y más libre.

“Transformemos una vez más los continentes americanos en una gigantesca retorta de ideas y esfuerzos revolucionarios -- un homenaje al poder de las energías creadoras de los hombres libres — un ejemplo para todo el mundo de que la libertad y el progreso van de la mano. Despertemos una vez más nuestra revolución americana hasta que guíe los esfuerzos de los pueblos de todo el mundo -- no con un imperialismo de fuerza o temor -- sino con el imperio del coraje y la libertad y la confianza en el futuro de los hombres.