Home Page Image
 

Edicion 2017

 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 

Comentarios:
MePolMex@gmail.com

 
 
 
 


1938 Pacto, principios y programa del Partido de la Revolución Mexicana

Marzo 30 1938

PACTO CONSTITUTIVO

Los sectores revolucionarios de México, integrados por las agrupaciones campesinas y obreras, por los elementos militares y por los contingentes populares, cuyos representantes firman al calce, habiéndose acreditado ante esta asamblea nacional conforme a la Convocatoria respectiva, constituyen solemnemente, en este día, 30 de marzo de 1938, el Partido de la Revolución Mexicana, mediante el Pacto de Unión y Solidaridad que se consigna en las siguientes cláusulas:

1. Todos y cada uno de los miembros de los 4 sectores que suscriben este pacto se obligan, de manera expresa y categórica, a no ejecutar acto alguno de naturaleza político electoral, si no es por medio del PRM y con estricta sujeción a los estatutos, reglamentos y acuerdos emanados de los órganos superiores correspondientes.

2. Las ligas de comunidades agrarias y sindicatos campesinos de los diversos Estados de la República, y la Confederación Campesina Mexicana, se regirán por sus respectivos estatutos y conservarán su autonomía y la dirección y disciplina de sus afiliados, en cuanto al desarrollo de su acción social y realización de sus finalidades específicas.

3. La Confederación de Trabajadores de México (CTM), la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM), la Confederación General de Trabajadores (CGT), el Sindicato Industrial de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República y el Sindicato Mexicano de Electricistas que, como organismos políticos revolucionarios del país, ingresan al nuevo instituto político, conservarán su autonomía y la dirección y disciplina de sus afiliados, en cuanto al desarrollo de su acción social y realización de sus finalidades específicas.

4. Los miembros del Ejército y de la Armada formarán parte del organismo político en su exclusivo carácter de ciudadanos, y no en representación del instituto armado de la República cuyo funcionamiento continuará en plano absolutamente apartado de las contiendas y cuestiones políticas, en su aspecto militar.

5. Los elementos del Sector Popular que se afilian al PRM continuarán gozando de plena libertad en el desarrollo de sus actividades profesionales, con sujeción a la disciplina de las asociaciones a que pertenezcan.

6. Los contingentes femeninos que ahora acuden a la formación del nuevo instituto político, y los que se adhieran en lo sucesivo, serán considerados en plano de completa igualdad con los elementos masculinos.

7. En sus actividades de carácter social, las agrupaciones campesinas se comprometen a no admitir en su seno a los contingentes que a la fecha pertenezcan a cualquiera de las organizaciones obreras, y éstas, a su vez, se obligan a no admitir en su seno a elementos que pertenezcan a las agrupaciones campesinas. Ambas fijarán el radio de acción y la cooperación que deban prestarse recíprocamente las organizaciones campesinas y obreras, tan pronto como quede constituida la Confederación Nacional Campesina.

8. El criterio y las funciones del partido se normarán por la Declaración de principios, el Programa de acción, y los Estatutos que esta propia asamblea constituyente acuerde.

Para debida constancia y documentación histórica, se firma este pacto por quintuplicado, para dar un ejemplar a cada sector y otro que conservará el consejo directivo del Partido.

DECLARACION DE PRINCIPIOS Y PROGRAMA

1. El Partido de la Revolución Mexicana acepta, en absoluto y sin reserva alguna, el sistema democrático de gobierno.

2. Declara que todas las conquistas realizadas por nuestro movimiento social son el resultado de la lucha permanente del pueblo, en su afán de mejorar las condiciones económicas y culturales del mismo, y de organizar la convivencia humana sobre la base indestructible de la justicia social.

3. Reconoce la existencia de la lucha de clases, como fenómeno inherente al régimen capitalista de la producción, y sostiene el derecho que los trabajadores tienen, de contender por el poder político, para usarlo en interés de su mejoramiento, así como el de ensanchar el frente único, con grupos que, sin pertenecer al trabajo organizado, tengan, no obstante, objetivos afines a los de éste. Las diversas manifestaciones de la lucha de clases, sujetas a los diferentes tiempos de su desarrollo dialéctico, estarán condicionadas por las peculiaridades del medio mexicano.

4. Considera como uno de sus objetivos fundamentales la preparación del pueblo para la implantación de una democracia de trabajadores y para llegar al régimen socialista.

5. La tradicional situación de inferioridad en que ha vivido la mujer respecto del hombre, no obstante su capacidad biológica y su eficaz participación en el proceso de la producción económica, exige una rectificación inmediata, como acto de justicia requerido por la Revolución, que debe traducirse en colocar a aquélla en un plano de derechos y prerrogativas idénticos a los que disfrutan los individuos del sexo masculino.

La acción concreta que se enuncia se encaminará a lograr: a) El derecho al trabajo para la mujer, en iguales condiciones que para el hombre. b) Igualdad de derechos civiles para la mujer y para el hombre. c) Igualdad de derechos políticos para la mujer y para el hombre. d) Oportunidades idénticas para la mujer y para el hombre, en cuanto a su preparación profesional y cultural.
6. En la colectividad mexicana, el Sector Campesino es factor de capital importancia, porque constituye mayoría dentro de la población activa del país, y el partido sustenta la tesis de que nuestra realidad social exige para este sector atención especial, encaminada a elevar su nivel económico, intelectual y moral, procurando perfeccionar la comunidad de intereses y aspiraciones de obreros y campesinos, para obtener la verdadera unificación proletaria.

La consolidación de la nacionalidad y su reestructuración económica exigen una acción integral que transforme el régimen de la propiedad rural, y resuelva el problema de la producción agrícola y el de las industrias correlativas.

A este respecto, el partido señala la urgencia de conformar una economía agrícola colectiva, suficiente para garantizar la satisfacción de las necesidades vitales del trabajador del campo, la demanda del consumo interior y, en un futuro más o menos inmediato, para realizar la industrialización del país.

Para ello propone:

a) Vigilar la sistemática aplicación de los preceptos constitucionales y de las leyes agrarias en vigor, procurando las reformas que para tales ordenamientos se estimen pertinentes, a fin de transformar por completo el régimen de la propiedad rural, y para satisfacer totalmente las necesidades de tierras y aguas de los núcleos de población que carecen de tales elementos, o que no los han obtenido en cantidad suficiente.

b) Laborar, en el ejido, por el adelanto de la técnica agrícola, y por el desenvolvimiento racional de la industria ganadera y sus conexas.

c) Obtener la expedición de leyes que den base a la organización y explotación colectivas del ejido y las garanticen, proscribiendo el sistema parcelario.

d) Hacer que el crédito agrícola perfeccione sus sistemas de organización, distribución y recaudación, de tal manera que constituya una verdadera garantía para la refacción y sostenimiento de la agricultura ejidal. Recíprocamente, se laborará por afirmar la conciencia de responsabilidad entre los campesinos, a fin de que reconozcan y satisfagan plenamente sus obligaciones crediticias, en interés de su propia economía colectiva.

e) Pugnar por la creación del seguro agrícola y la del seguro social para los trabajadores campesinos.

f) Exigir que las leyes agrarias determinen las responsabilidades de las autoridades ejidales y las sanciones correspondientes, como medios de moralizar la administración correlativa, para dar al campesino seguridades verdaderas de respeto a su trabajo, y estímulo para que le dedique todas sus capacidades.

g) Cooperar para que la educación rural se extienda e intensifique, muy especialmente la enseñanza agrícola, en sus grados elementales y superior, con el propósito esencial de mejorar la producción ejidal.

h) Estimular el progreso material y moral de las comunidades campesinas, promoviendo la construcción de las obras necesarias, como hogar campesino; centros de asistencia social, de educación preescolar, de cultura y recreación, teatros, bibliotecas adecuadas, parques infantiles, etc.

i) Luchar por la liberación integral de la mujer campesina, proporcionándole posibilidades de trabajo iguales que las del hombre.

7. El partido reconoce la obligación que representa, para México y para la Revolución, impulsar el factor social constituido por las razas aborígenes, a las que es necesarios mejorar integralmente en su existencia, para sumarIas como cifra positiva a los valores económico-sociales de la nacionalidad.

En esta virtud, cooperará con el poder público:

a) Para facilitar el estudio de las condiciones materiales y morales en que viven actualmente las familias indígenas, con objeto de formular un programa de acción reivindicadota, fundado en el exacto conocimiento de las causas que originan su precaria situación en todos los órdenes, de acuerdo con el problema especial de las diferentes regiones geográficas en que residen.

b) sugiriendo Y poniendo en práctica las medidas que estime pertinentes para reforzar el programa social y cultural que desarrolle el gobierno Y cooperando con éste para su exacto cumplimiento.

c) Integrando, dentro de sus posibilidades, brigadas de penetración, auxilio y propaganda, de naturaleza especial, que con elementos preparados en agricultura, industrias, oficios y artes, se trasladen a las zonas indígenas del país, para que realicen una acción inmediata en pro de la elevación del nivel de vida de nuestros aborígenes.

d) Coadyuvando al establecimiento de centros de asistencia social, en los sitios a donde la población indígena afluye, de preferencia en aquellos de mayor densidad, para extender a esas comunidades los beneficios de salubridad, higiene, recuperación física y educación preescolar, hasta ahora reservados a limitado círculo de los núcleos urbanos y semiurbanos.

e) Creando una sección de idiomas indígenas dentro del instituto de estudios del Partido, para la difusión y al aprendizaje de las lenguas nativas, de un modo especial entre los maestros rurales que presten servicios en escuelas establecidas en regiones de aborígenes.

f) Ayudando a extender el uso del idioma español, para identificar a las razas indígenas con las ideas y aspiraciones comunes de la población nacional, sin que aquéllas pierdan los aspectos válidos de sus características.

8. El Partido se propone, dentro de un estricto sentido revolucionario, servir lealmente la causa de la emancipación proletaria, con la suprema aspiración de que triunfe la justicia social.

Considera que la formación de una firme conciencia de clase es base efectiva de la unidad de los asalariados.

El dominio de la técnica es indispensable a los trabajadores, para asumir, en su oportunidad, la dirección responsable de la producción industrial.

Dentro de estos principios, señala su acción concreta e inmediata, como sigue:

a) Cooperará con las centrales obreras en la realización de su programa clasista.

b) Impulsará todo aquello que tienda a lograr la preparación técnica, específica de los trabajadores, de acuerdo con la rama industrial a que pertenezcan; Y cooperará con el Ejecutivo Federal y con los gobiernos de los estados para que se establezcan escuelas de especialización técnica, condicionadas por las necesidades de la producción regional, previo un plan científico que para el efecto se formule.

c) Procurará que la aplicación de los preceptos constitucionales en materia de trabajo se amplíe cada vez más en beneficio de las masas trabajadoras.

d) Promoverá las reformas necesarias a la Constitución y a la Ley Federal del Trabajo de acuerdo con las conquistas alcanzadas por el proletariado, y con sus aspiraciones inmediatas.

e) Pugnará por el establecimiento del seguro obrero, en todas sus formas, y por que se realice una intensa labor de prevención social.

f) Procurará que los preceptos que garantizan la huelga como derecho de clase continúen siendo interpretados con criterio revolucionario, de tal manera que se aleje toda posibilidad de someter al arbitraje obligatorio, los conflictos de huelga.

g) Gestionará el establecimiento de nuevas instituciones de crédito, para servicio directo de las organizaciones laborantes.

h) Trabajará por la progresiva nacionalización de la gran industria, como base de la independencia integral de México y de la transformación del régimen social.

9) El partido precisa su colaboración con el Gobierno de la República en el desarrollo del sistema cooperativista, considerando a éste como un simple medio auxiliar en el proceso de mejora miento económico del país.

Dentro de tal criterio, estrictamente revolucionario, es la cooperativa de consumo la que merece los mayores impulsos, puesto que sus finalidades no derivan hacia ninguna explotación. Por lo que toca a las cooperativas de producción, se tomarán las medidas pertinentes para evitar que, explotando asalariados o convirtiéndose a la postre en organizaciones capitalistas, desnaturalicen su finalidad, con grave perjuicio para la economía social.

El programa mínimo del partido, en materia de cooperativismo, comprende los siguientes puntos principales:

a) Fomentar la organización de cooperativas entre los pequeños agricultores, mientras subsista el actual régimen de propiedad de la tierra, para la adquisición de crédito y la compra de maquinaria y aperos, así como para la siembra, cosecha, transporte y distribución de los productos.

b) Organizar cooperativas de consumo entre los campesinos, para evitar así la explotación de que son objeto por parte de intermediarios.

c) Crear organizaciones de la misma índole entre los trabajadores de la industria, con finalidad análoga en cuanto al consumo.

10. La salud deficiente y la economía paupérrima de las masas populares, encuentran obstáculo esencial para su mejoramiento en las condiciones antihumanas que caracterizan las habitaciones proletarias en los centros urbanos, por lo que se refiere a ventilación, amplitud, iluminación y aspectos higiénicos en general y a ello se añade la carestía de los alquileres, no sujetos a regulación legal.

Es así aspiración general del partido obtener para las mayorías populares, casas cómodas e higiénicas a cambio de alquileres mínimos.

Frente a este problema, el partido desarrollará la siguiente acción:

a) Propondrá la expedición de leyes que precisen las condiciones del alquiler de la habitación popular.

b) Presentará al gobierno un plan general relativo a la habitación popular con el objeto de que los obreros, los campesinos y todas las personas que no disfruten de otro patrimonio que el precio de su trabajo, dispongan de habitaciones a bajo precio y en condiciones apropiadas.

11. La situación precaria en que viven los grupos populares en general reclama del partido una acción concreta que puede definirse como sigue:

a) Procurar la reforma del Art. 28 de la Constitución, con objeto de organizar la economía del país sobre el principio de que la producción y la distribución se orienten hacia la verdadera satisfacción de las necesidades populares, estableciéndose un plan de orientación e intervención de la economía, con la cooperación permanente del Estado y los sectores organizados del pueblo.

b) Pugnar por que el Estado intervenga, imponiendo la coordinación indispensable entre comerciantes y consumidores, a efecto de reducir al mínimo las perturbaciones y los desajustes en la economía del país, y de contrarrestar el alza inmoderada de los precios de artículos y servicios de primera necesidad, de tal manera, que dichos precios no se abatan en perjuicio de los salarios ni aumenten a expensas del consumidor. La acción popular, ejercida dentro de los límites legales, tendrá como objetivo reforzar la intervención del Gobierno en ese campo.

c) Desarrollar una intensa campaña de salubridad y de higiene pública y privada, que comprenda el saneamiento de costas, regiones insalubres y centros poblados del país; así como la lucha sistemática contra el alcoholismo, los juegos de azar, el uso habitual de enervantes, y toda clase de vicios.

12. El intercambio económico e intelectual de México reclama un amplio impulso en el ramo de comunicaciones, con tendencia al desarrollo constante de la economía y la cultura del país.

Como programa mínimo, con relación a este capítulo el partido cooperará con el poder público para conseguir:

a) Ampliación de los servicios de correos y telégrafos.

b) Creación de nuevas redes telefónicas, especialmente entre los núcleos de población campesina, para que estos queden directa y regularmente comunicados con las cabeceras municipales, con las capitales de los estados y con los centros de población más importante.

c) Construcción de carreteras, teniendo en cuenta las principales zonas de producción y los centros de consumo.

d) Construcción de carreteras que comuniquen a los pequeños poblados con las estaciones de ferrocarril, o con los puntos de entronque de los caminos nacionales.

e) Impulso a las comunicaciones aéreas, estableciendo escuelas de aviación y construyendo campos de aterrizaje en toda la República.

f) Ampliación del servicio de radio, estableciendo estaciones radiodifusoras y dotand9 de aparatos receptores a las organizaciones obreras y a las comunidades ejidales.

g) Fomento de las comunicaciones internacionales, tanto terrestres como marítimas.

h) Mejoramiento de los puertos y acondicionamiento de almacenes adecuados para la conservación de mercancías, así como para su mejor manejo y expedito despacho al extranjero.

i) Desarrollo de la marina mercante nacional, para que sirva preferentemente los intereses comerciales del país.

13. La estructura social del país coloca la función educativa en una posición excepcional, que exige que las modalidades de la enseñanza se adelanten y rebasen el límite del pensamiento actual de la colectividad, porque seria torpe pretender que las nuevas generaciones se ajustaran a las normas del pasado, desconociendo la naturaleza misma del proceso educativo, que es, genéricamente; una influencia \decisiva para la necesaria adaptación del ser al ambiente en que debe vivir.

Por tales razones, el Art. 3º constitucional, que encierra una tendencia socialista, debe aplicarse en forma eficaz a todos los grados de la enseñanza. El partido propondrá al Gobierno Federal proyectos de reformas del precepto mencionado y de su ley orgánica, a efecto de precisar el contenido ideológico de la instrucción Y las normas pedagógicas que deben regir, así como los medios prácticos para la educación del pueblo mexicano.

Para obtener el cumplimiento de los principios aquí enunciados, es programa concreto del partido:

a) Procurar que el Estado mexicano asuma íntegramente la dirección responsable de la educación nacional, haciendo que la educación impartida por establecimientos dependientes de la economía privada, sólo tenga validez por su adhesión e identificación con la doctrina, el sistema, los programas Y el método de las instituciones oficiales del ramo.

b) Luchar por la federalización económica, técnica y administrativa de la enseñanza primaria, secundaria y normal.

c) Obtener del Estado un servicio escolar que permita impartir educación a toda la niñez proletaria, no sólo mediante la apertura de nuevas escuelas, sino también capacitando económicamente a los hijos de campesinos, obreros y soldados de la Revolución para que puedan recibir cultura y una formación técnica y profesional de índole superior.

d) Insistir en que se dé a los trabajadores oportunidades amplias para convertirse en obreros calificados, y velar por que, en todos los casos, se prefiera para la distribución de becas a los proletarios organizados en agrupaciones de resistencia, y a sus hijos cuidando escrupulosamente de no desvincularlos de su clase social, al impartirles enseñanza que eleve su cultura.

14. El PRM considera que una buena administración de justicia es condición fundamental para mantener el equilibrio en la convivencia social.

Para llenar el objetivo aquí expresado, el partido se propone:

a) Promover la expedición de leves preventivas de la delincuencia y gestionar con los gobiernos de los Estados la creación de tribunales de menores Y el establecimiento de reformatorios para delincuentes infantiles.

b) Sugerir la-expedición de leyes de responsabilidad de los ,funcionarios judiciales, y la reforma de las existentes, para moralizar en forma efectiva a los encargados de impartir justicia, y para establecer y exigir con toda severidad las responsabilidades en que incurran.

c) Requerir la transformación radical de los tribunales de trabajo y la reforma del procedimiento, para evitar, esencialmente, que la justicia que se imparta en los conflictos obrero-patronales se retarde o se tuerza con perjuicio de las garantías y las conquistas legales alcanzadas por los trabajadores.

15. La política de franco apoyo a las democracias internacionales y el respeto absoluto al derecho de los pueblos débiles, son tesis que sostiene el partido. Sobre el poderío de los intereses materiales, deben prevalecer la dignidad y la soberanía de las naciones. Frente a la irreducible oposición que existe entre los regímenes democráticos y las dictaduras unipersonales, el partido declara su completa solidaridad con las democracias agredidas.

El partido luchará con toda energía por la liberación económica del país, hasta hacer que desaparezca totalmente su fisonomía semicolonial. Procurará que el Art. 27 de la Constitución y las demás normas jurídicas que tienden a defender las fuentes de la riqueza nacional, se apliquen en todo su alcance, y pondrá especial empeño en el desarrollo de la producción, particularmente, de la industria de mexicanos, a fin de librar al país de la influencia económica del exterior.

Siendo el régimen democrático de gobierno el medio en virtud del cual se garantizan el mantenimiento y el desarrollo de los derechos de los individuos y de los sectores organizados del pueblo, el PRM luchará intensamente en contra del fascismo y de cualesquiera otras formas de opresión que adopte la clase privilegiada de la sociedad, con perjuicio de las libertades de la clase trabajadora y de los otros sectores del pueblo, víctimas del régimen social que prevalece. Luchará también con todo empeño en contra de la guerra imperialista y de todas las formas de agresión a los pueblos que pugnan por su autonomía económica y política, haciendo conciencia en las masas respecto de lo que el fascismo representa y persigue, para evitar en México, o en cualquier otro país, el progreso de las fuerzas contrarrevolucionarias.

El partido reprueba la violencia como medio de resolver los conflictos entre naciones, y desconoce la validez moral de las invasiones territoriales y de todo acto de fuerza que no tenga un carácter defensivo de la soberanía nacional, o de los principios a ella vinculados.

Propugnará una labor diplomática de puerta abierta, buscando, más que la identificación de los gobiernos, el conocimiento mutuo, la comprensión y la solidaridad de los pueblos y de los trabajadores de todos los países.

El constante e indeclinable sostenimiento de la soberanía nacional debe ser la base de la política internacional de México. Las normas concretas de esta política serán:

a) El inalterable mantenimiento, dentro del derecho internacional, de los principios revolucionarios que impulsan al pueblo de México, y de las leyes nacionales.

b) El cultivo y fomento de relaciones de sincera amistad con todas las naciones de la tierra, que no violen los compromisos sustentadores de la comunidad jurídica internacional.

c) La no intervención de México en los asuntos interiores de otros países, evitando, correlativamente, la intromisión de otros estados en los asuntos interiores de México.

d) El respeto a los tratados que sean producto de la libre voluntad de las partes, y el apoyo resuelto a las instituciones pacifistas y a las de cooperación internacional de que México forme parte.

e) El estrechamiento cada vez mayor de las relaciones entre los pueblos, especialmente de los núcleos juveniles y de las organizaciones laborantes.

16. El partido luchará con energía por conseguir las reivindicaciones específicas de los miembros del Ejército de la República, y su mejoramiento económico, social y cultural, como un sector significado que constituyen dentro del pueblo mexicano, y como factor principal para el sostenimiento de las instituciones y para la protección y el desarrollo de las aspiraciones de las masas productoras del país.

17. El partido trabajará por que al sector juvenil del país se le reconozcan sus derechos específicos, y se esforzará por que la juventud mexicana se organice y unifique.

18. El partido estima que, en la medida en que los diversos sectores sociales lo soliciten, debe darse realidad a los preceptos constitucionales que establecen para los mexicanos la obligación de recibir y de hacer que sus hijos reciban instrucción militar, a fin de que estén aptos en caso necesario para la defensa de la integridad de la nación.