Home Page Image
 

Edicion 2017

 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 

Comentarios:
MePolMex@gmail.com

 
 
 
 


1930 Nuevo Sentido de la Política. Emilio Portes Gil Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PNR

Emilio Portes Gil, 27 de Mayo de 1930

Discurso como Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Nacional Revolulicionario

La historia de todos los partidos políticos de México, puede reducirse sintéticamente en estos términos: agrupaciones formadas bajo la influencia personal de un hombre, sin llevar otra mira que la conquista del poder, no para ejercer bien el poder, sino para abusar del poder; partidos personalistas de ocasión, hechos con fines exclusivamente electorales, sin más principios que el acaparamiento de los puestos públicos y sin más ideal que el presupuesto. Pasado el momento de la agitación electoral, algunos partidos han continuado viviendo a la sombra de la administración pública y han sido, a veces, su apoyo incondicional o han iniciado, labor de oposición, cuando los hombres del poder no han sabido satisfacer las ambiciones, a veces mezquinas, de los hombres que los dirigen.

Aparentemente todos nuestros partidos han luchado con programas de interés social, pero cuando el momento ha llegado y cuando se ha creído iniciada ya la labor que sus programas pregonaron, la agrupación, tergiversando su finalidad, ha llegado casi siempre a constituirse en un grupo sectario sin mayor importancia.

Tocaba al Partido Nacional Revolucionario, nacido con el mensaje del Presidente Calles, venir a llenar una necesidad imperiosísima para la Revolución y para la República. Y este partido, que durante un año ha sabido cumplir con la principal misión para la que fue llamado, para hacer una elección presidencial demostrativa de que la voluntad nacional apoyaba sus postulados, este partido una vez pasado el acto trascendental que culminó con la elección presidencial, debe iniciar ahora una labor reconstructiva, eminentemente social, para llevar adelante los postulados de su programa revolucionario.

La designación que ha recaído en mí para hacerme cargo de la presidencia del PNR, es algo que me ha tenido pensativo durante muchos días. Siento todo el peso de la responsabilidad que como presidente de esta agrupación política he asumido con toda satisfacción, y como consecuencia de esta responsabilidad he madurado en síntesis los medios y procedimientos que habremos de desarrollar para cumplir las promesas del programa aprobado en la Convención de Querétaro.

Quiero hacer en breves palabras la exposición de este programa, y, sobre todo, de los medios de que nos valdremos para llevarlo a cabo. Convencido de que las actividades de política electoral no deben constituir el único contenido de nuestra gestión, he considerado como fundamental hacer una exposición del programa de acción de nuestro partido.

A este efecto considero que las actividades principales que debe tener el partido, son 4: políticas, económicas, sociales y culturales.
           
Dentro de las actividades políticas no sólo habremos de considerar los fines electorales, que conforme a nuestras leyes, debemos ejercitar. La tendencia principal del PNR debe consistir en que la lucha electoral y los procedimientos que se usen dentro de ella, se moralicen cada día más; que vayan cesando esos vicios de que han adolecido todas nuestras elecciones y, como consecuencia de ello, venga la pureza del voto. En esta función, el PNR será un entusiasta colaborador de los órganos oficiales del Gobierno y con ellos armonizará sus actividades para lograr tal finalidad.

Tendremos, pues, que ocupamos electoralmente de la formación de las Cámaras y de hacer que en los Estados se sigan procedimientos adecuados. Para el efecto, el PNR expondrá con toda oportunidad los postulados que su programa impone en materia electoral.

Al ser uno de los principales postulados de la Revolución Mexicana el principio de la no reelección el PNR declara, por mi conducto, que ESTA ES LA UNICA, LA ULTIMA VEZ QUE APOYARA LA REELECCION DE DIPUT ADOS Y SENADORES A LAS CAMARAS FEDERALES. Por lo avanzado de la lucha electoral, y lo próxima que esta agitación electoral de diputados y senadores ha estado de la toma de posesión del Presidente actual de la República, no se pudo pensar en imponer este principio desde la próxima elección cameral, pero desde las próximas Cámaras, el PNR y todos sus organismos afines, tanto federales como locales, harán que la renovación de los individuos que vayan a las Cámaras de diputados y senadores sea completa o, lo que es lo mismo, PROSCRIBIR DE UNA MANERA ABSOLUTA LA REELECCION EN LA REPRESENTACION POPULAR.

El PNR, como órgano representativo del poder público del país, no seguirá los derroteros que han seguido los anteriores partidos. De ellos debemos aprovechar la amarga experiencia que tenemos. No será el centralizador de las actividades regionales ni servirá tampoco de instrumento para acallar la voz pública en las diversas regiones del país. El PNR, de acuerdo con el programa de Querétaro, será el órgano orientador, siempre respetuoso de los partidos regionales de los Estados, a los que procurará estimular, inyectar vida, darles fe, darles entusiasmo para la consecución de sus fines. En esa virtud, el PNR, de ninguna manera atentará contra la soberanía de los partidos locales de los Estados, a los que reconocerá como aliados en la lucha por el bien, en la lucha por la moral, y en la lucha por la conquista de los principios avanzados de la Revolución Mexicana.

Por lo que se refiere a la acción económica que desarrollará el PNR, debo decir que abarca 3 grandes finalidades. Con frecuencia se han lanzado críticas al acuerdo que en mi calidad de Presidente provisional de la República de hace algunos meses para que los funcionarios y empleados públicos de la federación contribuyeran con 7 días de haber durante el año para formar el fondo propio del partido. Esas críticas serán oportunamente contestadas, no con palabras ni con discursos, sino con hechos. Por ahora sólo quiero dirigirme al personal afectado por esta disposición.

Si el dinero obtenido por estos descuentos se fuera a utilizar en fines de propaganda electoral u otros de carácter burocrático o perverso, el personal oficial afectado tendría pleno derecho de hacer oír sus quejas; si el dinero obtenido por ese acuerdo presidencial se fuera a dilapidar, como se ha dilapidado el dinero obtenido en igual forma durante épocas pasadas, por otros partidos políticos, no sólo el personal federal afectado sino la nación entera tendría pleno derecho de hacer oír su enérgica protesta. Pero debo advertir a todos y principalmente a los funcionarios y empleados públicos, que los fondos recaudados de la manera expuesta, se van a utilizar en fines nobles y de importancia; y ellos, en lo personal, resultarán también altamente beneficiados con ese dinero.

En primer lugar, el PNR ha creado para cada funcionario o servidor del Gobierno, UN SEGURO DE VIDA, un seguro de vida que se entregará a los deudos del beneficiario sin trámite de ninguna especie; un seguro de vida, pudiéramos llamar del mutualismo, que con el sólo hecho de que el funcionario o empleado federal esté al corriente en el pago de sus cuotas, se entregará a sus deudos. Durante el curso de este mes se dirá a la nación qué cantidad es la que se entregará por este concepto, pero pueden tener la seguridad todos los servidores del Gobierno de que el acuerdo presidencial que ordena los descuentos, se cumplirá estrictamente al pie de la letra en lo que se refiere al seguro de vida. EL MONTO DEL SEGURO SERA IGUAL PARA TODOS, IGUALDAD QUE BENEFICIA A LOS FUNCIONARIOS Y EMPLEADOS QUE DAN MENOS. Es decir, los funcionarios cuya cuota es mayor, contribuirán en beneficio de aquellos cuya cuota es inferior.

En segundo término, los funcionarios o empleados de la Federación tendrán otro beneficio más; el partido va a tener a su disposición un número suficiente de médicos y arsenal médico para que todos los miembros, del partido que paguen cuotas sean atendidos debidamente en sus enfermedades. Y no se cre3 que este beneficio es exclusivo para los empleados públicos y funcionarios de la Federación, este beneficio se hará extensivo en menor escala a todos los miembros del Partido y aún a quienes no lo sean, siempre que ocurran a sus dispensarios en solicitud de auxilio médico o de medicinas

Por lo que se refiere al aspecto económico que desarrollará en sus funciones el PNR, se ha procedido ya a la formación de un fondo especial, con objeto de DESARROLLAR UNA LABOR DE REFACCION EN BENEFICIO DE LAS COOPERATIVAS AGRICOLAS E INDUSTRIALES DE CAMPESINOS Y DE OBREROS QUE LO NECESITEN. En ese sentido el PNR armonizará sus actividades con el Banco del Trabajo que próximamente se creará y aportará a ese banco algunos de sus recursos para atender, en la medida de sus posibilidades, dichas actividades económicas.

Queda el aspecto social, El Programa del PNR incluye finalidades obreristas y agraristas. El programa de la Revolución que vino a sintetizarse prácticamente en la Convención de Querétaro -porque antes de esa convención no existía escrito el programa de la Revolución- el programa de la Convención de Querétaro, digo, incluye postulados de aspecto social interesantísimos, no sólo en lo que respecta a las dotaciones y restituciones de tierras a los pueblos, no sólo en lo que afecta a la organización ejidal y al crédito ejidal no sólo en lo que afecta a la organización sindical de los trabajadores y a las mismas organizaciones cooperativas, sino muy principalmente abarca cuestiones enteramente novedosas e interesantes que es indispensable fomentar tan ampliamente como sea posible. Desde este punto de vista, nuestra agrupación procederá, a principios del mes entrante, a ESTABLECER LA CASA DEL CAMPESINO Y DEL OBRERO, CON SU DEPARTAMENTO PARA NIÑOS POBRES. Esta casa del campesino y del obrero será el establecimiento en donde puedan alojarse las distintas comisiones que vienen de los Estados de la República a la Capital, a gestionar negocios que interesan a sus organizaciones. En esta casa se dará alojamiento a todos los niños que lo soliciten, porque no tengan padres o ayuda de otra especie. Desde este punto pueden contar todas las organizaciones obreras y campesinas con alojamiento para sus miembros que vengan en comisión a esta capital y saber que, con excepción de los gastos indispensables para su sostenimiento en materia de alimentación, el alojamiento será para dichas comisiones, absolutamente gratuito.

A este efecto quiero hacer invitación especial a todas las organizaciones de los Estados para que vayan procurando el establecimiento de la casa del campesino y del obrero en las capitales respectivas. Es verdaderamente interesante el espectáculo que se presenta cuando empieza a funcionar un establecimiento de esta índole, se produce la cohesión de los grupos, se adquiere la confianza en el desarrollo de las funciones públicas, se conquista el cariño de las colectividades obreras y campesinas para los hombres del poder público, y como consecuencia de ello, desaparece la inquietud, viene la tranquilidad y la mayor confianza en el desarrollo de la administración. En esta casa, que pudiéramos llamar "hogar proletario", tendrán los campesinos y obreros procuradores para que los dirijan en la tramitación de sus negocios.

Desde el punto de vista cultural, podemos clasificar las funciones del PNR en las siguientes formas: 1) conferencias culturales, 2) creación de centros culturales, 3) creación de misiones sociales ambulantes, 4) Museo de la Revolución, y 5) Universidad Obrera y Campesina.

En lo que se refiere al primer punto, o sea conferencias culturales, se hará que todos los organismos de la República organicen actos de esta naturaleza. Se hará que todos los domingos a una hora determinada, las 11 de la mañana, por ejemplo, todos los organismos de la República, adherentes al PNR, se reúnan en los teatros, en las plazas públicas, en la escuela, en el ejido, en el sindicato, en todos los salones en que sea posible y bajo la dirección de un hombre capaz de sentir esta función, (función de verdadera nobleza y de verdadero apostolado), se desarrollen programas culturales interesantes para la colectividad, programas que comprendan números de música, números de canto, conferencias útiles a la comunidad, a la comunidad rural, a la comunidad obrera, a la comunidad urbana; pláticas sencillas; no discursos de oratoria, sino conversaciones a la altura de los campesinos y de los obreros, dedicadas a las mujeres, a los niños, a la colectividad en general, para hacer que ésta se compenetre de su deber, de su responsabilidad como colectividad misma, para hacer que la comunidad se distraiga, adquiera conocimientos útiles y se aleje del vicio al que generalmente se dedica en los días de descanso.

El PNR trasmitirá estas conferencias por medio de una estación radiodifusora que está adquiriendo. La estación radiodifusora funcionará todos los días a mañana y noche y desarrollará programas interesantes para los distintos grupos sociales; irá al hogar, dará conferencias dedicadas a la mujer, dedicadas a los niños, a los campesinos, a los obreros y a los demás grupos sociales.

Este aspecto del programa, sobre el que quiero insistir, es quizá uno de los más interesantes. La reunión de las colectividades, pequeñas y grandes, del mismo día, a la misma hora, bajo un programa cultural, sencillo e instructivo, es algo que va creando nuevas necesidades y que va formando cada día más el alma de esas mismas colectividades. El PNR iniciará el mes entrante esta labor y hará que todos los organismos de los Estados de la República secunden y colaboren con igual intensidad en estas funciones.

En segundo término y siempre dentro del aspecto cultural, tenemos la formación de centros culturales para obreros. Estos centros funcionarán durante la noche, después de la caída de la tarde, tendrán un programa dedicado especialmente a la impartición de conocimientos a los trabajadores de la ciudad, constará cada uno, del personal docente para la ENSEÑANZA DE LA ESCRITURA Y LECTURA, la enseñanza de MUSICA, la enseñanza de DEPORTES, la enseñanza de PEQUEÑAS INDUSTRIAS; se procurará después de algún tiempo de estar funcionando, con todos los elementos que asistan a los centros, hombres y mujeres, la formación de orfeones, de orquestas típicas y bandas de música. Esta finalidad que va armónicamente ligada con las anteriores, y con las que después expondré, será altamente beneficiosa para los trabajadores de la ciudad; les llevará conocimientos útiles sobre el ramo o el oficio en que trabajen, y al mismo tiempo les procurará una distracción útil, que los alejará de los malos pensamientos y de las malas compañías.

Tenemos ya presupuesto para organizar durante los 7 meses que faltan del año, 5 centros culturales obreros en el Distrito Federal. Ya se inauguró el primero, hace apenas ~ días, por el Sr. Presidente de la República, y durante el mes entrante quedarán organizados los 4 restantes.

Otra de las actividades culturales del partido será la creación de las misiones sociales ambulantes. Tenemos ya los elementos necesarios para la creación de 15 misiones, que tendrán por objeto principal recorrer los distintos Estados de la República, distribuyéndolas convenientemente en las 28 entidades y los territorios. La misión social ambulante estará dotada del personal técnico competente que interprete debidamente a las clases campesinas. Su misión fundamental es ir al campo, ir a los ejidos, a las comunidades campesinas y estar en cada lugar el tiempo necesario para el desarrollo de su programa mínimo de acción. La Misión cultural llevará también los elementos y equipos necesarios para desarrollar su función.

Y refiriéndose al personal de que constarán podemos agrupado en los siguientes elementos: en primer término, 5 profesores alfabetizadores, una partera y enfermera, que tendrá por obligación impartir conocimientos a las muchachas de la comunidad agraria sobre la manera de atender rápidamente a un enfermo por accidente o por cualquier otra circunstancia; impartir conocimientos a algunas mujeres de la localidad para que puedan en un momento dado atender a una parturienta. Nuestros campesinos perecen a diario por falta de un médico o de una persona que pueda atenderlos, el PNR por medio de las misiones sociales ambulantes, llevará los conocimientos necesarios para que aún en los rincones más apartados del país se puedan atender rápidamente a las personas afectadas por cualquiera de estas causas.

Además de la enfermera, la misión llevará un profesor de pequeñas industrias, cuya enseñanza se desarrollará de acuerdo con el medio. Constará también de profesores que impartan conocimientos en apicultura, avicultura, hortaliza, cría de cerdos, deportes y música; que vayan inculcando a los campesinos la necesidad de organizarse, no sólo en el aspecto social y económico, sino muy principalmente para la formación de una ideología avanzada en consonancia con los postulados de la Revolución, para que comprendan que son miembros de una comunidad mucho más grande que aquélla en que habitan, comunidad a la que deben amar porque es la nación a la que están ligados por fuertes vínculos de raza, para que a su vez se den cuenta exacta de que como partes integrantes de esa colectividad están regidos por un Gobierno que debe estar integrado, no como antaño por funcionarios que despóticamente ejercían el mando, sino por hombres concientes que deberán ser los servidores del pueblo, al que deben dirigir con cariño y siempre obrando con rectitud y dentro de la ley.

Estas misiones ambulantes desarrollarán una intensísima labor en pro del mejoramiento colectivo de los campesinos, pero no a base de una agitación tonta y desquiciante, sino a base de una gestión creadora y constructiva; porque es indispensable ir sobre el camino seguro, con paso firme no con agitaciones que a nada conducen, sino con prédicas de unificación del pensamiento y de unificación de la acción, para que el programa de la Revolución Mexicana pueda ser completo en todos sus postulados.

Otro aspecto de la labor social del PNR es la formación del Museo de la Revolución. Del Museo de la Revolución se viene hablando desde hace mucho tiempo; ha habido ideas sueltas y proyectos serios para su formación, pero lo cierto es que nada práctico se ha hecho hasta la fecha. Pues bien, el PNR toma desde este momento el solemne compromiso de hacer el Museo de la Revolución. Todas las cosas de la Revolución, lo mismo los escritores que nos hablan de las angustias de nuestros mayores, que muchísimos otros objetos que han servido durante la lucha, se encuentran dispersos uno en poder de particulares, otros en poder de hombres públicos que gustosos los cederían para formar este museo, tan interesante para que vayan todas las gentes a palpar el espíritu revolucionario de México, para que vaya toda nuestra juventud, todos nuestros hombres, todas nuestras mujeres a vivir y a sentir con aquellas cosas que pertenecen al pasado, pero que son tan indispensables para la formación del alma nacional. Este Museo de la Revolución lo toma a su cargo el PNR y dedicará una parte de sus intereses materiales para la adquisición de todas estas cosas.

 

Tenemos también como punto fundamental la creación de la UNIVERSIDAD OBRERA Y CAMPESINA. La Universidad Obrera y Campesina tendrá como fundamentales las siguientes finalidades: 1) preparar organizadores de instituciones económicas, sociales y políticas; 2) impartir enseñanza que sirva para mejorar los conocimientos técnicos de los obreros y campesinos y, por consiguiente, sus condiciones económicas y sociales de vida; 3) realizar investigaciones científicas sobre los problemas más importantes de la República, especialmente aquéllos relacionados directamente con la situación de las clases trabajadoras.

EL ASPECTO REFERENTE A LA FORMAClÓN DE ORGANIZACIONES DE INSTITUCIONES ECONOMICAS, SOCIALES y POLITICAS, ES QUIZA UNO DE LOS MAS TRASCENDENTALES. Bajo esta ideología el PNR tendrá que definir con claridad meridiana lo que es un organizador, lo que es un líder; haremos que el líder sea un hombre honesto y sincero, dispuesto siempre a servir y sacrificase por la comunidad. Si existen todavía divisiones entre nuestras clases proletarias, principalmente entre los trabajadores de la ciudad, estas divisiones se deben fundamentalmente a que los llamados líderes obreros, no han sabido cumplir con su verdadera misión de organizadores de las masas trabajadoras.

El PNR procurará, pues, que dentro de su seno, dentro del seno de la Universidad Obrera y Campesina, se forme al verdadero líder de virtudes, al líder de abnegación, al líder honesto, no al que va a explotar la miseria de los trabajadores para encumbrarse después; no al que se vale de los puestos públicos que tiene- o que pueda tener para explotar también los negocios públicos a base de fuerza popular que ha creado su liderismo; no al líder que con prédicas engañosas ofrece cosas irrealizables y pervierte la ideología de los obreros o de los campesinos. No, la Universidad Obrera y Campesina creará una mentalidad honesta en sus líderes; hará que el líder sea un verdadero servidor de la comunidad, que el líder esté dispuesto a sacrificarse por la comunidad, que el líder, cuando sea autorizado por la Universidad Obrera y Campesina, posea los conocimientos necesarios en derecho industrial, en cuestiones agrarias, para que vaya a la comunidad a orientar bien a las organizaciones que represente. Esto es lo que se propone en el primer aspecto de su finalidad, la Universidad Obrera y Campesina, y consideramos que llena esta función fundamental, se acabará toda esa serie de divisiones que existen entre los obreros a causa del mal manejo de sus líderes, y, como consecuencia, vendrá la unificación de los obreros a base de un programa social avanzado; el programa de la Revolución.

En la Universidad Obrera y Campesina se impartirá también enseñanza a los obreros y a los campesinos para que mejoren cada día sus métodos de trabajo. Un gran número de nuestros obreros trabaja empíricamente; un gran número de nuestros campesinos hace igual cosa. La Universidad Obrera y Campesina tendrá el personal docente necesario para que imparta los conocimientos técnicos, a fin de que mejore en su industria, el pequeño manufacturero; para que el campesino adquiera conocimientos técnicos bastantes, y en fin, para que toda esa colectividad adquiera la suma de conocimientos necesarios para mejorar económica y socialmente.

En cuanto a las investigaciones que harán la Universidad Obrera y Campesina del PNR, será principalmente investigaciones de los problemas nacionales de índole social o económica, de índole educativa o de cualquier otro aspecto relacionado con las clases, trabajadoras del país. Estas nuevas investigaciones y los resultados que de ellas se obtengan serán puestas a disposición de la colectividad y de los poderes públicos, para que unifiquen su acción para la mejor solución de los problemas nacionales.

El día 1º de junio se iniciará en conjunto esta labor. El PNR dispone de los elementos económicos necesarios para hacer realizable esta labor. Oportunamente se darán a conocer los presupuestos del partido para que toda la nación se dé cuenta exacta de la inversión que se hará de los fondos de la agrupación y para que quedemos suficientemente justificados ante la opinión pública en todos nuestros actos.

EL PNR ES FRANCAMENTE UN PARTIDO GOBIERNIST A, NO VAMOS A ENGAÑAR A LA OPINION PUBLICA, COMO SE LE HA ENGAÑADO EN EPOCAS ANTERIORES, PRESUMIENDO DE QUE EL PNR SERÁ UN PARTIDO INDEPENDIENTE, LA REVOLUClÓN HECHA GOBIERNO NECESITA DE UN ORGANO DE AGITACION y DEFENSA. EL PNR SE ENORGULLECE DE SER ESE ORGANO DE AGIT ACION y DEFENSA DEL GOBIERNO. EL GOBIERNO NO TIENE EL PROGRAMA DE LA REVOLUCIÓN, EL PARTIDO TIENE EL PROGRAMA DE LA REVOLUClÓN y DEL GOBIERNO. No será como los partidos que han existido en épocas pasadas, partidos que sin miramientos en los medios han llegado al poder por cualesquiera circunstancias No serán tampoco los miembros del PNR, como los que formaron los partidos han existido en México, los vigilantes del Gobierno que se distancian de él cuando no han sido satisfechas sus mezquinas ambiciones. El PNR no pretenderá ser tampoco un gestor de empleos para sus miembros; no es éste su papel. El PNR, irá a las colectividades, moverá el sentimiento de las colectividades para que ellas se organicen y se cohesionen con el programa de la Revolución y con el programa administrativo del Gobierno. No irá tampoco, como lo han hecho en otras épocas partidos políticos de fines electorales, a estar frente al Gobierno con diarias exigencias. No; será un colaborador del Gobierno, un colaborador sincero de la administración, que apoyará su obra revolucionaria. Esta es la misión del PNR y por síntesis, lo que se propone hacer el PNR durante su actuación. Llevaremos a todas las conciencias nuestras ideas; NO SOMOS UN PARTIDO DE CLASE NI PRETENDEMOS SERLO. Apoyaremos francamente, como lo hace el Gobierno de la Revolución, los intereses de las clases proletarias de México, obreras y campesinas; pero invitamos también a las demás colectividades a que vengan a fusionarse, siempre a base de que el programa radical de la Revolución sea reconocido por esas colectividades.
Si, es tiempo ya de que los obstáculos y las dificultades que se han opuesto a la marcha triunfal de la Revolución, acaben; si los privilegiados están convencidos (o deben convencerse) de que los monopolios y las prerrogativas de que disfrutan no deben existir en un pueblo revolucionario como el de México; si las clases acomodadas han sufrido derrota, tras derrota; si ellas quieren convencerse de que es necesario venir a sumarse a la obra revolucionaria del Gobierno ¡Bienvenidas sean! Pero, digo, a base de que ellas reconozcan como indispensable el cumplimiento del programa avanzado de la Revolución.

Por eso no pregonamos el odio ni la violencia. Simpatizadores ardientes y CONVENCIDOS DE LA LUCHA DE CLASES, QUEREMOS QUE ESA LUCHA SE ENNOBLEZCA, que se levante y QUE SEA UNA LUCHA DE CULTURA A BASE DE CONVENCIMIENTO, porque la Revolución ha convencido a todos los grupos conservadores, de que ha tenido razón.

Y ahora, compañeros del PNR, todos los que en estos momentos y en las distintas regiones del país se interesan por la obra del PNR, llevad a todas partes la ideología salvadora del PNR; decid a todas las colectividades, que queremos que se unifiquen en la acción y en el pensamiento para llevar esa acción y ese pensamiento directamente a la mejoría económica y social de los trabajadores del campo y de la ciudad.

Id, llevad el convencimiento, llevad la fe, de que la función que estamos cumpliendo es una misión histórica de importancia para la Revolución y para la nación mexicana. Id convencidos de que cada uno de nosotros debe sacrificarse por su partido y por la Revolución Mexicana, porque sólo así cumpliremos con nuestros deberes de revolucionarios sinceros.