Home Page Image
 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 
 
2017
 


1928 El Partido Nacional Revolucionario. Emilio Portes Gil

Marzo 2 de 1938

 

Conclusiones que dio acerca del Partido Nacional Revolucionario

La sucesión en el poder se haga en favor de la persona o del grupo de personas que representan sus tendencias, sus intereses y su ideología.

Esto es lógico, porque ningún poder que gobierne puede dejar de interesarse por el porvenir de la colectividad. En los países cultos, la intervención de las autoridades en favor de los candidatos de su partido es más hábil, menos violenta y al mismo tiempo más eficaz. En México, los procedimientos que emplean los Gobiernos son a veces violentos y llegan hasta la presión descarada. Sin embargo, de 1920 a la fecha, las sucesiones presidenciales se han hecho por las mayorías organizadas afines al régimen, que han logrado imponer su voluntad de acuerdo con sus intereses de clase. Podemos decir que, gracias a tal organización de los trabajadores y principalmente de los campesinos, los cuartelazos tienden a desaparecer y cada vez que han estallado para querer imponer la voluntad pretoriana (1923-1927-1929) los Gobiernos han conseguido destruir los brotes rebeldes con el auxilio de las organizaciones proletarias. O, lo que es lo mismo, de 1923 a la fecha, ningún movimiento militarista ha sido capaz de derrocar a ninguno de los Gobiernos revolucionarios, como sucedió antes de aquel año.

Naturalmente, esto se ha logrado porque los Gobiernos que, desde 1920, ha tenido el país han contado con las simpatías de las masas populares, las cuales han sido su más firme sostén, no solamente para imponer la paz y el orden cada vez que ha habido alguna crisis armada; sino también para realizar sucesiones electorales que han asegurado el continuismo del régimen.

II. -Cuando los Gobiernos se han hecho odiosos a la opinión pública, bien por sus inmoralidades, bien por sus claudicaciones, la oposición siempre ha sido capaz de derrocarlos y ha frustrado las tendencias imposicionistas de tales regímenes. Ejemplo: la frustrada imposición que, en 1920, trataron de hacer los amigos del Presidente Carranza.

III. -La creación del Partido Nacional Revolucionario, hoy Partido de la Revolución Mexicana, ha significado para la República un positivo ensayo de democracia que ha disciplinado las antes dispersas fuerzas de la Revolución, con lo cual se ha logrado prevenir cuartelazos que eran deshonra de nuestra historia.

Además, en el aspecto constructivo, los Gobiernos emanados del Instituto Político de la Revolución, han podido desarrollar un programa de principios previamente elaborado, de acuerdo con la realidad mexicana y dentro de las posibilidades de nuestro medio social y geográfico.

IV. -Los ataques que se han hecho al Partido Nacional Revolucionario, desde su fundación, proceden de personas que, por su comportamiento, han quedado fuera de las filas revolucionarias, o de elementos ignorantes de la realidad mexicana que han pasado los mejores años de su vida entregados a sueños románticos de democracia; pero totalmente incapacitados para lograr una obra de mejoramiento en bien de la colectividad.

V. -Con todos sus vicios, que deberán corregirse por la experiencia, el Partido Nacional Revolucionario o Partido de la Revolución Mexicana, debe subsistir para bien de las instituciones republicanas, siendo urgente -desde todos los puntos de vista- que el Gobierno le otorgue una fuerte subvención para que dignamente esté en posibilidad de desarrollar una labor social y política que lo prestigie.

* Portes Gil, Quince años..., pp. 230-232.