Home Page Image
 

Edicion 2017

 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 

Comentarios:
MePolMex@gmail.com

 
 
 
 


1914 Respuesta del presidente Carranza a las "Proposiciones de los generales Villa y Obregon"

13 de Septiembre de 1914

"Con la atención y escrupulosidad que la trascendencia de la materia lo exige, me he impuesto del contenido de las proposiciones presentadas en nombre del Cuerpo del Ejército del Noroeste y de la División del Norte, ya que se me hizo el honor, como Jefe Supremo de la Revolución, de someterlos a mi criterio.

"En general, cuestiones de tan profunda importancia, no pueden ser discutidas ni aprobadas por un reducido número de personas, ya que ellas deben trascender a la Nación entera, y son, por lo mismo de su soberana competencia.

"De ingente necesidad es el establecimiento de un Gobierno verdaderamente nacional, que sea la representación genuina del pueblo, y por ende, la segura garantía de sus libertades y derechos; es decir, que este Gobierno sea una resultante natural y legítima de la voluntad popular. Si la Revolución ha creado con el pueblo compromisos que debe cumplir, justo y necesario es que esa Revolución se inspire en los intereses de ese pueblo: investigando y extrayendo las raíces de sus males, aplicando los remedios consiguientes y orientándole de una manera definitiva hacia una finalidad progresista y firme. Esta finalidad, en mi concepto, solamente puede alcanzarse con las reformas más propias y adecuadas a la transformación de nuestro actual medio político-económico, y con las leyes que deben garantizarlas.

"En las expresadas ideas se fundamenta mi criterio (seguro estoy que el de ustedes también) para proceder a la reconstrucción del país, siendo esta reconstrucción una consecuencia forzosa de los ideales revolucionarios. Claro que el Plan de Guadalupe, inspirado en las anormales y urgentísimas circunstancias del momento, no pudo siquiera diseñar todos y cada uno de los problemas que debieran y deben resolverse; pero tras el movimiento inicial, esos problemas han surgido de una manera espontánea y urge su resolución, más o menos inmediata, ya que podemos decir que la insurrección llega a su fin, destruyendo —tal es su objeto— los obstáculos para el proceso regenerador e innovador.

"De las nueve proposiciones contenidas en el estudio a que me refiero, la primera debe considerarse como definitivamente aprobada; en la cuarta, es necesario la modificación en el sentido de que se convoque a elecciones de Ayuntamientos y Jueces Municipales, en aquellos lugares en que está establecida la elección popular para el caso, y en los demás, conforme a las leyes respectivas. Las demás proposiciones, de trascendentalísima importancia, no pueden considerarse objeto de discusión y aprobación entre tres o cuatro personas, sino que deben discutirse y aprobarse, en mi concepto, por una asamblea que pueda tener invívita la representación del país.

"Inspirado en este espíritu democrático-práctico, además, he creído de altísima conveniencia la convocación a una junta, en que deban discutirse y aprobarse, no solamente las proposiciones a que me refiero, sino todas aquellas de la trascendencia de ésta y de interés general. Esta junta deberá celebrarse en esta ciudad, el día primero del próximo octubre, y es seguro que de ella surgirá la cimentación definitiva de la futura marcha política y económica de la Nación, ya que tendrá que ser ilustrada con los más firmes criterios y los más enérgicos espíritus que han sabido sostener los ideales revolucionarios.

"En consecuencia, espero que sabrán interpretar ustedes las sanas intenciones mías, y que sabrán cooperar en la trascendente obra con esas mismas intenciones; lo cual, además de ser en bien de la Patria, redunda en gratitud de la colectividad mexicana hacia sus actuales directores.

CONSTITUCIÓN Y REFORMAS. —Palacio Nacional, D. F., a 13 de septiembre de 1914. V. CARRANZA. A los Generales Álvaro Obregón y Francisco Villa".