Home Page Image
 

Edicion 2017

 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 

Comentarios:
MePolMex@gmail.com

 
 
 
 


1914 Manifiesto de José María Maytorena

Septiembre 23 de 1914

Conciudadanos:

El general Francisco Villa ha desconocido al señor Venustiano Carranza como Primer Jefe del Ejército Constitucionalista y Encargado del Poder Ejecutivo de la República. Esta resolución ha sido una imperiosa necesidad. El Jefe de la División del Norte hizo cuanto estuvo de su parte, y muy abnegada mente, a fin de evitar este conflicto. Con toda prudencia trató de corregir los gravísimos errores ejecutados por el señor Carranza; comprendiendo, y muy hondamente sintiendo, las verdaderas aspiraciones del pueblo y de la patria, en muchas ocasiones, con acendrado patriotismo, con singular cordura, le expuso los arduos problemas poli ticos que forzosamente debían resolverse antes de que Carranza asumiera la Presidencia provisional. Por toda respuesta sólo obtuvo promesas engañosas y nada positivo para el verdadero bienestar del pueblo.

La conducta de Carranza se concretó, inmediatamente de su entrada a México, a favorecer a sus íntimos, a quienes considera como su familia oficial, ya falsear, sofistica y perversamente, el mismo Plan de Guadalupe. Dio a entender que se encargaba del Poder Ejecutivo como Primer Jefe del Ejército Constitucionalista y no como Presidente provisional; así da una dolosa interpretación a las cláusulas 5ª y 6ª de dicho Plan, pretendiendo demostrar que la Primera Jefatura del Ejército Constitucionalista y la Presidencia provisional son condiciones políticas distintas que no le impedirán ser electo Presidente legalmente. En tal sentido, se propone, como Encargado del Poder Ejecutivo, bajo su dictadura militar y los auspicios de sus comandantes en los Estados, llevar a cabo las elecciones de diputados al Congreso Nacional, y una vez formado éste a su antojo, nombrar como Presidente Interino a uno de sus amigos incondicionales a fin de quedar capacita. do de presentar su candidatura como Presidente Constitucional, sosteniendo la teoría, ya propagada por la prensa que le es adicta, de que las situaciones revolucionarías no son situaciones constitucionales.

Partiendo de este sofisma, inspirado nada más que en los intereses de un partido personalista, y con el cual hace traición a los principios esenciales revolucionarios y a la patria, quiere perpetuarse en el poder, ya como Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, ya como Presidente Constitucional, porque ambas representaciones son enteramente distintas y no están comprendidas, en consecuencia, en las prohibiciones que para este caso impone la Constitución Política de la República, puesto que, al hacerse cargo del Poder Ejecutivo como Jefe del Ejército Constitucionalista, no llenaba ningún requisito constitucional.

Esta falsedad y esta traición a las aspiraciones populares, por una parte, y, por otra, su propósito antipatriótico de demoler todo lo que signifique ley u organización de gobierno para fundar su poder militar sobre las ruinas de la patria; su falta de respeto a los gobiernos de los Estados legítimamente constituidos, que eficaz y poderosamente ayudaron al movimiento popular en contra de la usurpación; sus franquicias ilimitadas a sus aduladores; sus injusticias para aquellos ciudadanos que lo han sacrificado todo por la patria; su resistencia pertinaz y malvada para realizar las Reformas Agrarias que satisfagan las necesidades del pueblo y, en fin. su ambición desmedida a la dictadura militar, han sido causas sobradas para el patriótico desconocimiento que ha hecho el jefe de la División del Norte, al cual este Estado de Sonora secunda con todas sus energías porque lo considera de justicia y de grandes y fecundos resultados para la futura prosperidad nacional.

En tal concepto, he tenido a bien adherirme al desconocimiento y resolver:

1º En nombre del pueblo de Sonora, cuyo patriotismo proclamo una vez más, se desconoce al C. Venustiano Carranza como Primer Jefe del Ejército Constitucionalista y Encargado del Poder Ejecutivo de la República.

2º Comuníquese esta resolución a todas las autoridades militares y civiles del Estado y a los funcionarios del ramo federal.

Nogales, Sonora, septiembre 23 de 1914. El Gobernador Constitucional de Sonora.

José María Maytorena