Home Page Image
 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 
 
2017
 


1914 Nota de Carranza a los plenipotenciarios del A.B.C., por conducto de Zubaran Capmany, dando por terminado el incidente diplomático de la mediación.

De Saltillo, el 20 de junio de 1914.

 

Señor licenciado Rafael Zubaran.
Washington.

Sírvase hacer llegar a señores representantes A. B. C., siguiente nota:

Señores embajador del Brasil, D. Da Gama; ministro de Argentina, R. S. Naón; y ministro de Chile, E. Suárez Múgica: Tuve el honor de recibir la nota que me enviaron del Niágara el 15 del actual. Refiriéndome a ella, me permito manifestar a ustedes que siempre he estado dispuesto a tomar participación en las conferencias, que según ustedes mismos, debieron haber tenido por fin, únicamente, solucionar en la vía pacífica y amistosa el conflicto internacional, surgido entre los Estados Unidos y México. En esta inteligencia acepté de muy buen grado los buenos oficios de Argentina, Brasil y Chile, que por el digno conducto de ustedes nos ofrecieron al gobierno de Estados Unidos, a Victoriano Huerta y a mí, como Primer jefe del Ejército Constitucionalista.

Se nos ha imposibilitado para participar en esas conferencias exigiéndose condiciones inaceptables para que mis representantes, designados al efecto, asistieran a ellas; siendo así que la conducta procedente era la de allanar todas las dificultades, procurar un acercamiento de los constitucionalistas con los delegados del Gobierno americano, para solucionar del modo más conveniente el conflicto internacional, surgido y provocado por Huerta y único a debate.

Pretenden ustedes, señores, discutir nuestros asuntos internos, tales como cesación de hostilidades y movimientos militares, entre el usurpador Huerta y el Ejército Constitucionalista, la cuestión agraria, la designación del presidente provisional de esta República y otras más. Ante esta pretensión ajena al objeto primordial de las conferencias, cumple a mi deber de Primer jefe del Ejército Constitucionalista, declarar que se incurre en grave error al intentar solucionar problemas de gran trascendencia para el pueblo mexicano, que sólo a los mexicanos corresponde resolver por el indiscutible derecho de soberanía. Además, señores, me permito con la debida atención expresarles que estos actos resultan no de buenos oficios, sino de mediación, de arbitraje y hasta de intervención, que nosotros no habríamos aceptado. Por estas causas estamos convencidos de que las conferencias del Niágara, no tendrán el resultado que de ellas esperábamos las partes interesadas y las naciones extranjeras.

En consecuencia, si en las conferencias internacionales del Niágara se han tratado de cualquiera manera asuntos interiores, que sólo competen al Gobierno y a los ciudadanos de México (debatir), declaro formalmente mi inconformidad en contra de tales actos, deplorando que los representantes de tres pueblos hermanos, seguramente celosos guardianes de su propia soberanía, sean los primeros en atacar con sus actos (los derechos) que un Estado libre y soberano, tiene derecho de ejercitar y obligación de sostener. Tomo debida nota de las comunicaciones de ustedes y de 2 y 15 del actual, y al dar por terminado este incidente diplomático, les ruego acepten las seguridades de mi atenta y distinguida consideración. El Primer jefe del Ejército Constitucionalista. Venustiano Carranza. Rúbrica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente:
Fabela, Isidro (Dir.) Fabela Josefina E. de (Coord.) Carranza, Wilson y el A.B.C. Tomo III. México. México. [Serie: Documentos históricos de la Revolución Mexicana, 14] México. [Comisión de investigaciones históricas de la Revolución Mexicana 1974] Editorial JUS. 1963.