Home Page Image
 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 
 
2017
 


1913 Manifiesto al pueblo de México. Venustiano Carranza.

Campamento en Ramos Arizpe, 4 de marzo de 1913

 

Manifiesto de Carranza al Pueblo de México.

Amplia y sobradamente conocen ya el Pueblo Mexicano y las Naciones todas de la Tierra, los recientes dolorosos acontecimientos ocurridos en la República; las circunstancias que prepararon el último movimiento reaccionario; los aviesos fines que condujeron al general Huerta, quien había de dar al traste con el orden constitucional establecido, 9 el resultado de la doble infidencia del Ejército Federal, que tuvo por epílogo los sucesos del día 19 de próximo pasado, febrero, en la capital de la República.

El momento histórico porque atraviesa la Nación entera, es por demás difícil y angustioso para los que creyeron que la Revolución salvadora de 1910 había fijado definitivamente el límite de los Poderes y el carácter y solidez de todas las Instituciones; para los que oyeron sonar la hora de las libertades y para los que hambrientos de justicia lanzáronse al campo de la guerra por olvidados fueros del Derecho.

El Gobierno del Estado de Coahuila, al publicar el presente manifiesto, poco esfuerzo hace para justificar su conducta; porque como hijo de la Gloriosa Revolución de 1910, no podrá permitir la subversión ni el desequilibrio de los Poderes de la República, sea cual fuere la causa que tal origine y mucho menos puede permitir ni tolerar siquiera la forma en que se operó el último cambio del Ejecutivo Federal y su Gabinete.

Si los derechos del hombre son la base y el objeto de todas las instituciones sociales, mal pueden los Poderes apoyar su fuerza, su respeto y su prestigio en el éxito de un motín militar llevado a efecto por unos cuantos centenares de soldados; si la Primera Magistratura de la Nación se ha tomado por asalto, los Estados Federales, en su más perfecto derecho, deben reaccionar para restablecer el orden constitucional, toda vez que es espurio el personal que en estos momentos integra el nuevo Gobierno y toda vez que se han violentado las leyes de la República, se ha pisoteado la Constitución Federal y se han escarnecido todas las instituciones del país.

El general Huerta y su Gabinete no constituyen, pues, el Ejecutivo Federal; no importa el medio criminal ni la forma ilegítima de que se valieron para adueñarse del Poder; ni son 5.000 soldados los que acuartelados en la Capital de la República, pueden ni deben regir los destinos de la Patria.

CC. Gobernadores de los Estados de la República, jefes de Armas con mando, Autoridades y Ciudadanos:

El Ejecutivo del Estado de Coahuila os invita solemnemente a que lo secundéis en esta empresa: la de restaurar el Orden Constitucional en la República; los medios que están a nuestro alcance: el desconocimiento absoluto de todos los actos, acuerdos y determinaciones del pseudo-gobierno federal; el triunfo será de todos si las armas del país, al unísono, se levantan contra el enemigo común y si la opinión pública, en un solo y formidable grito de protesta, ensordece al intruso que una vez más pretende arrebatar la soberanía de todas las Entidades Federativas.

Acabemos de un golpe y para siempre con la ilegalidad; llenemos de asperezas su camino y al fin de esta lucha fratricida, la Patria, cobijada con el sagrado manto de la gloria, premie a sus buenos hijos que amantes y celosos de su nombre, despreciando la muerte, supieron darle con la paz, honor y fama entre todas las Naciones de la Tierra.

Libertad y constitución. Campamento en Ramos Arizpe, 4 de marzo de 1913.

 

El Gobernador, V. Carranza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Fabela, Isidro: Documentos Históricos de la Revolución Mexicana, Fondo de Cultura Económica. 1963.