Home Page Image
 

Edicion 2017

 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 

Comentarios:
MePolMex@gmail.com

 
 
 
 


1912 El presidente Madero al abrir las sesiones ordinarias del Congreso.

Abril 1° de 1912.

 

Señores Diputados:
Señores Senadores:

Me es grato cumplir por primera vez con el precepto de nuestra Constitución Política que ordena que el Presidente de la República informe sobre el estado que guarda el país en el acto de la apertura de las sesiones del Congreso.

Nuestras relaciones con los demás países siguen siendo singularmente cordiales.

Todos los Soberanos y Jefes de Estado de las grandes potencias y de casi todas las otras naciones han contestado en términos halagadores las cartas autógrafas que les dirigí, anunciándoles que había tomado posesión de la Primera Magistratura de la República.

En nuestras relaciones con los Estados Unidos de América han ocurrido incidencias a que, por su interés, debo referirme, no obstante que son ya del dominio público. Empezaré por el asunto del Chamizal que ha sido motivo de antiguas y frecuentes negociaciones entre ambos Gobiernos.

En junio de 1910 se firmó en Washington una convención entre el Embajador de México, y el Secretario de Estado de los Estados Unidos de América, en la cual, después de definirse y describirse el territorio en disputa, llamado El Chamizal, se acordó que la diferencia entre ambos países respecto del dominio eminente sobre dicho territorio, se sometería a la Comisión Internacional de Límites, aumentada con un tercer miembro, que sería un jurisconsulto canadiense.

En cumplimiento de lo estipulado, y previa la tramitación respectiva, el Tribunal Arbitral resolvió, por mayoría de votos, que el dominio eminente sobre una parte del territorio del Chamizal pertenecía a los Estados Unidos de América, y sobre otra parte, la mayor en extensión, a los Estados Unidos Mexicanos.

Dentro del plazo señalado en la convención para la ejecución del fallo, él Gobierno de los Estados Unidos de América manifestó al Gobierno de México que no podía considerar dicho fallo como válido y obligatorio; y el señor Presidente de aquella República, en su Mensaje al Congreso, fecha 7 de diciembre del año anterior, declaró lo siguiente:

“Nuestro arbitraje sobre la cuestión de límites con México denominada El Chamizal, fué desgraciadamente un fracaso; pero mediante los empeñosos esfuerzos de parte de ambos Gobiernos, que la importancia del asunto demanda, se espera poder llegar a un arreglo práctico de la dificultad.”

No es ésta la ocasión de exponer en detalle las razones en que se funda el Gobierno Americano para sostener que el fallo fue un fracaso.

El Gobierno Mexicano ha sostenido lo contrario, a pesar de las objeciones que en público se han hecho sobre los inconvenientes que podría acarrear el que una fracción que de facto forma parte de la ciudad de El Paso y que está separada de Ciudad Juárez por el cauce actual del Río Bravo, quede bajo el dominio y jurisdicción de la República Mexicana.

Animados ambos Gobiernos de los mejores deseos para resolver la dificultad, el Mexicano, a invitación del de los Estados Unidos, ha hecho saber a éste que, sin prescindir de la posición que le ha dado el fallo arbitral, escuchará y estudiará las proposiciones que el Gobierno Americano tenga a bien hacerle.

La agitación armada que existe en algunas partes de la República ha dado lugar a rumores sobre la posibilidad de una intervención en México por parte de los Estados Unidos.

Estos rumores, fomentados en dicho país por algunos periódicos sin escrúpulos, no han sido parte a suscitar diferencias entre los dos Gobiernos, ni a que el de Washington sufra el influjo de esa labor malsana.

Los grandes y respetables diarios de los Estados Unidos, sus más notables estadistas y sus más altos pensadores, así como todos los que tienen legítimos intereses en México, comprenden bien que el término “intervención” es solamente un eufemismo para decir guerra, dado que este pueblo, a pesar de todas las deficiencias de que adolece o que se le atribuyen en el orden político, ama su independencia y su dignidad más que su propia vida.

El Gobierno de los Estados Unidos ha sido el primero en poner coto, con sus propios actos, a la insensata idea de intervención, y ha dado pruebas reiteradas al Gobierno Mexicano de su profundo espíritu de justicia y de su sincero respeto a los derechos de este país como nación soberana.

Una demostración patente de este espíritu es la reciente ley del Congreso de los Estados Unidos que faculta al Presidente para impedir que el territorio americano sirva de fuente de abastecimiento de armas y municiones a los que se rebelan contra los gobiernos de los países americanos, y, como consecuencia de esa ley, la proclama del Presidente encaminada a prohibir que los que se han alzado en armas en nuestro territorio, se provean de material de guerra en la República vecina.

El Presidente de la Unión Americana ha procedido en el caso, según nota oficial dirigida a nuestra Secretaría de Relaciones, con el vivo deseo de que la Nación Mexicana pronto vuelva a gozar de los beneficios de la paz y la prosperidad.

Nuestras relaciones con los demás países no exigen mención especial y se mantienen en la más perfecta armonía.

Debo aludir, sin embargo, al tratado de arbitraje entre México y los Estados Unidos del Brasil, promulgado el 5 de enero último, por el cual ambos países convienen en someter al Tribunal Permanente de La Haya las cuestiones de carácter jurídico o relativas a la interpretación de tratados que no haya sido posible arreglar por la vía diplomática y que no afecten los intereses vitales, la independencia o la honra de los países contratantes.

Aunque el orden reina en la mayor parte de los Estados de la República, en otros, desgraciadamente, la paz está perturbada, debido a causas de órdenes diversos.

La cuestión de Morelos, que está casi solucionada desde el punto de vista militar, entraña un problema de carácter social, que la impaciencia de algunos de los habitantes de ese Estado ha querido que se resuelva sin preparación, sin estudio y sin justificación.

El habitante de los campos y de las poblaciones rurales en Morelos se cree víctima del capitalismo agrario y ha buscado la satisfacción de reivindicaciones, que quizá en parte sean legítimas, aunque en muchos casos seguramente no lo son, acudiendo a procedimientos destructores que ha sido necesario combatir por la fuerza de las armas, ya que los medios de persuasión que en la época del Gobierno interino hubieron de intentarse, no alcanzaron el resultado apetecido, por motivos que sería largo exponer en este informe.

Al tratar del ramo de Fomento me permitiré presentaros algunas consideraciones sobre la cuestión agraria, en general, y no sólo desde el punto de vista exclusivo de Morelos.

El movimiento de rebelión en el Estado de Chihuahua es de carácter distinto, pues a tomado por pretexto que el Gobierno no ha cumplido las promesas de la Revolución de noviembre.

La insensatez de este fundamento salta a la vista con sólo considerar que el Gobierno que presido, desde el día siguiente al de su instalación, puede decirse, tuvo que afrontar movimientos de rebeldía y conspiraciones más o menos bien combinadas, algunas de las cuales, como la reyista, fracasó ante la indiferencia nacional.

El primer deber del Gobierno era prevenir los movimientos armados y sofocarlos, llegado el caso, a fin de que, iniciado un franco período de paz, la Nación pudiese desarrollar sus actividades legítimas.

La ambición política, que ciega la inteligencia y hace perder de vista los grandes peligros que para la independencia de la patria acarrearía una nueva conflagración general, determinó a algunos espíritus inquietos a lanzarse en armas, pretextando la falta de cumplimiento de promesas que no se precisan y que, o no constan en el invocado Plan de San Luis, o se han cumplido ya, o no debieron cumplirse desde que la Revolución y el Gobierno entonces constituido celebraron los convenios de Ciudad Juárez.

El hecho de que los movimientos revolucionarios que han agitado y agitan al país se hubiesen concebido y preparado desde antes de que el ciudadano que tiene la honra de dirigiros la palabra, ocupara la Presidencia de la República, quita toda justificación a dichos movimientos, contra los cuales el buen sentido de la Nación se ha pronunciado, al prestar al Gobierno fuerte apoyo moral y material.

Verificadas las elecciones generales de Presidente y Vicepresidente de la República en el mes de octubre último, la Cámara de Diputados de este mismo Honorable Congreso tuvo a bien declararme electo a la Primera Magistratura por el voto casi unánime de nuestros conciudadanos. Vosotros fuisteis testigos del movimiento electoral, cuyo carácter sinceramente democrático reconocisteis con vuestros sufragios.

Vuestra participación directa en el acto solemne que me confirió la alta investidura con que me dirijo hoy a vosotros, me releva de hacer mayor referencia en este informe a las elecciones generales.

En los Estados de Aguascalientes, Colima, Chiapas, Guanajuato, Guerrero, Puebla, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Veracruz y Yucatán, se han celebrado elecciones, unas de Gobernador solamente y otras de todos los poderes del Estado, conforme a las constituciones de las respectivas Entidades.

Las relaciones del Ejecutivo Federal con los Gobiernos de los Estados se han mantenido siempre cordiales, convencidos, como estarnos todos los funcionarios públicos, de que en estos momentos de intranquilidad es necesario que haya armonía entre los elementos gubernamentales, para poder así operar, de manera rápida y enérgica, contra los elementos de disolución social que, ya en forma de rebeldía, ya en la de bandolerismo siniestro, han aparecido en algunas partes de la República.

Solamente estuvo a punto de perturbarse esa armonía, tratándose del Estado de Oaxaca, con motivo de un levantamiento armado en Juchitán; pero por fortuna, previas las necesarias explicaciones entre el Ejecutivo de la Unión y el del Estado y animados ambos poderes del deseo de solucionar el conflicto en bien de la patria, desapareció toda causa de desacuerdo y se restableció la más completa armonía en las relaciones entre los dos Gobiernos.

A mediados de enero, el Ejecutivo, con aprobación del Consejo de Ministros, sometió a la consideración de la Honorable Comisión Permanente un proyecto de decreto sobre suspensión de garantías.

A ello se vió obligado por ineludibles exigencias de protección social contra la anarquía amenazadora que se había desarrollado en Morelos y que se extendía a algunos de los Estados limítrofes. La Comisión Permanente prestó al Ejecutivo su apoyo y aprobó el decreto.

La reorganización de las fuerzas rurales ha sido asunto que ha ocupado la atención del Ejecutivo, quien ha tenido en cuenta la necesidad de ayudar en lo posible a la seguridad de varios Estados cuyas fuerzas son insuficientes para su objeto. El número de cuerpos rurales cuya reorganización está casi terminada, es de sesenta y tres.

La salubridad pública en el Distrito Federal ha mejorado notablemente, pues han desaparecido, como epidemias, la escarlatina y la viruela. Esta última enfermedad afecta, sin embargo, forma epidémica en algunos Estados de la República.

Se ha emprendido activa campaña contra el tifo, consiguiéndose dominar la epidemia y abrigándose fundadas esperanzas de que aun la endemia quedará reducida a cifra de poca significación.

El Consejo de Salubridad, en bien de los intereses generales, ha ido extendiendo su esfera de acción a los Estados de la República, dictando, entre otras medidas, las que se han considerado eficaces para evitar la propagación de la meningitis cerebroespinal, que actualmente asume forma epidémica en el Estado de Texas.

Oportunamente se tomaron medidas para combatir la invasión del cólera. Respecto de la de fiebre amarilla, se hace toda clase de esfuerzos para su extirpación, aunque, por desgracia, no se ha podido lograr extinguirla completamente en la ciudad de Mérida.

La Beneficencia Pública ha sido objeto de especial vigilancia. Las oficinas administrativas de este ramo han quedado establecidas en un solo edificio; y en su Laboratorio se está terminando la instalación de una maquinaria para la fabricación de medicamentos.

En el Hospital General de la ciudad se abrió un nuevo pabellón para niños; en el Juárez se hicieron totalmente nuevas las obras de drenaje y abastecimiento de aguas y se construyeron nuevas salas.

Los Hospitales Morelos y Homeopático fueron también objeto de obras de consideración; y en el Manicomio General, Escuela de Ciegos, de Sordomudos, Industrial de Huérfanos, Hospicio de Niños, Casa de Expósitos, Dormitorio Público y Lavaderos Públicos, se han ejecutado obras de conservación y mejoramiento, estableciéndose un kindergarten en la Casa de Niños Expósitos.

El Gobierno del Distrito ha sometido a la Secretaría de Gobernación proyectos de reformas importantes a diversos servicios públicos, tales como el ramo de casas de empeño, y de loterías y rifas, diversiones públicas y circulación de automóviles.

La casa de Corrección para Varones, en Tlálpam, y los edificios de las Comisarías quinta, sexta y séptima han sido objeto de notables ampliaciones o reformas.

Se ha construido, con todas sus dependencias, un edificio destina do a Comisaría, en la Plaza de la Concordia, y ha sido mejorado el servicio de policía aumentándose, en cifra importante, el número de gendarmes montados.

En el ramo de obras públicas dependiente de la Secretaría de Gobernación, ha habido activo movimiento. Para ampliar, abrir y regularizar diversas vías públicas, se han adquirido predios que importan ciento setenta y nueve mil doscientos treinta y dos pesos.

Las obras de reconstrucción y conservación de las calzadas del Distrito y de la que conduce a Cuernavaca, continúan sin interrupción, siendo de advertirse que las calzadas bajo la dependencia de la Dirección General de Obras Públicas, alcanzan un desarrollo de ciento quince kilómetros.

El servicio de atarjeas y de pavimentos ha seguido siendo debidamente atendido, extendiéndose según planes anteriormente trazados.

El sistema de alumbrado eléctrico con candelabros establecido en la Avenida de San Francisco, se aplicará próximamente a la Avenida del Cinco de Mayo y a las porciones de vía pública que ligan ambas avenidas.

En cumplimiento de uno de los anhelos del país, el Ejecutivo ha tomado providencias en la órbita de sus facultades para preparar la reorganización política y municipal del Distrito Federal, sobre la base de que los Ayuntamientos vuelvan a adquirir sus propias y genuinas funciones.

En los Territorios de Quintana Roo, Tepic y Baja California, son atendidos, de la mejor manera posible, los servicios públicos, cuidándose especialmente de dotar a los Territorios de elementos de seguridad, para que hagan frente a cualquier peligro en la actual situación.

Al mismo tiempo, se estudia la manera de reorganizar el gobierno de los Territorios en consonancia con los principios democráticos que nos rigen; y con este propósito se han nombrado comisiones en el Distrito Norte de la Baja California, que, examinando de cerca las condiciones Fecales, proporcionen datos para formular un proyecto de ley en el sentido que se ha indicado.

La .Secretaría de Justicia, considerando como una medida indispensable la reforma del artículo ciento treinta del Código Penal, cuyo texto antiguo era un obstáculo para que se contara a los reos de la Penitenciaría el tiempo pasado en la Cárcel General, inició ante la Honorable Cámara de Diputados el decreto respectivo, ahora en vigor, con lo cual se favoreció equitativamente a los sentenciados, sin quebrantar las bases del régimen penitenciario.

En vista de las condiciones deplorables en que se encuentra la Cárcel General, se inició el decreto por cuya virtud se ha aplicado al fondo de mejoras de prisiones la suma de cien mil pesos tomada del fondo de indemnizaciones.

Esta suma se está invirtiendo, bajo la inspección de la Junta de Vigilancia de Cárceles, en las obras más indispensables, habiéndose terminado ya dos nuevas galeras.

En la reparación del Palacio de Justicia Penal, que estaba seriamente amenazado de ruina, se ha invertido ya la suma de treinta y ocho mil pesos.

Aprovechando tal reparación, han sido ampliados los locales de algunos juzgados, por exigirlo así las labores de éstos. También en el Palacio de Justicia Civil se han hecho obras indispensables de mejoramiento y conservación, cuyo importe excede de nueve mil quinientos pesos.

La Secretaría de Justicia puso á disposición del Gobierno del Distrito la suma de dos mil setenta y ocho pesos, tomada del fondo de mejoras de prisiones, para mejorar la condición de la Cárcel de Atzcapotzalco, Distrito Federal.

La Comisión Revisora del Código Penal está para concluir su meritoria tarea, que ha exigido varios años. La importancia de las labores de esta Comisión se hará patente cuando se termine la publicación de todos los documentos relativos, que ha acordado la Secretaría de Justicia.

Las relaciones entre el Poder Judicial de la Federación y el Poder Ejecutivo se han mantenido cordialmente, sin que jamás se hayan traspasado los lindes de las facultades constitucionales de uno y otro poder.

El Ejecutivo no ha omitido esfuerzo por dignificar la alta función de la justicia, para lo cual se ha valido de dos medios únicos: mejorar el personal de la judicatura y abstenerse de hacer la más leve indicación que pudiera influir en las determinaciones de los tribunales.

Cada vez que el Ejecutivo ha debido hacerse oír de los jueces, se ha servido para ello del conducto legal: el Ministerio Público. El Ejecutivo de la Unión se enorgullece de su profundo respeto a la independencia del Poder Judicial.

El Ejecutivo dedica especial cuidado a la enseñanza y dicta las medidas que parecen más oportunas para obtener un buen servicio, procurando la mayor idoneidad en el personal, al que la Secretaría del ramo, hasta donde se lo permiten sus facultades, concede aumentos de sueldos, ascensos, jubilaciones y todas las demás franquicias que contribuyen a la prosperidad de ese personal.

Se cuida con esmero de la moralidad del cuerpo docente y de la higiene de las escuelas.

Con esta mira se hacen estudios detenidos de cada local propuesto para escuela y aún de los ya ocupados, para desechar los que sean inconvenientes o costosos.

En el mejoramiento del profesorado y edificios escolares, se busca a la vez el de los educandos, a quienes se facilita la concurrencia a la escuela y se les inspira amor a ésta.

Los departamentos de la escuela especial para niñas y niños enfermos de la piel, siguen siendo muy concurridos, y se han hecho en ellos numerosas aplicaciones de los Rayos X para curar la tiña.

Han recibido tratamiento trescientos cincuenta alumnos afectados de verrugas vulgares.

Entre las medidas para el mejoramiento de la población escolar, deben citarse : la institución de comedores escolares, de los que hay veintinueve funcionando en el Distrito Federal, con asistencia media de cinco mil ochocientos niños que reciben alimentos gratuitos o por precios ínfimos, y la distribución de veinticinco mil pares de zapatos que se liará en las escuelas, también gratuitamente o a precios ínfimos, y cuya manufactura se confió a obreros desocupados, que recibieron gran beneficio con esto.

Como medida económica indispensable, se dictó la de que los muebles, aparatos y útiles y las obras de adaptación de los locales destinados a escuelas, se contraten por medio de concursos, con lo que se ha alcanzado notable disminución en los precios.

Las escuelas superiores y universitarias han recibido impulso y modificaciones que sin duda redundarán en provecho de la educación que en ellas se imparte.

La Secretaría de Gobernación, a propuesta de la de Instrucción Pública, accedió a que los servicios necesarios para la enseñanza de clínicas queden a disposición de la Escuela de Medicina y a cargo de profesores nombrados por la Secretaría de Gobernación, a propuesta de la de Instrucción Pública.

La Escuela Nacional de Arqueología y Etnología Americanas inauguró su segundo año de labores bajo la dirección de un especialista, y como resultado de ello, está para abrirse una exposición de arqueología en el Museo Nacional.

En la época del Gobierno interino, la Secretaría de Instrucción Pública dictó disposiciones que modificaron el año escolar y la distribución del tiempo de los estudios en las escuelas nacionales.

Esto obligó al Gobierno de mi cargo, para no ocasionar mayores trastornos en el trabajo de las escuelas, a promover ante el Congreso el decreto que fue promulgado en 5 de diciembre de 1911, y a dictar las medidas necesarias, de acuerdo con dicho decreto, para que desde 1913 el año escolar comience el 1 de febrero.

La Secretaría del ramo nombró delegados para concurrir al Congreso de Arquitectura que se reunió en Roma en octubre último, así como para el 79 Congreso Internacional de Tuberculosis, que se reunirá este año en dicha ciudad, y para el 189 Congreso Internacional de Americanistas, que celebrará sus sesiones en Londres el mes de mayo próximo.

En bien de la ciencia, se ha ofrecido ayuda oficial a las principales asociaciones científicas de la República, y algunas de ellas ya han comenzado a recibirla en forma de subvenciones en efectivo o de otra manera.

Fue tomada en arrendamiento una casa amplia en la Avenida del 5 de Febrero para alojar a varias de esas sociedades, entre ellas al Muy Ilustre y Nacional Colegio de Abogados, que ya se instaló en dicho edificio.

La Academia Nacional de Medicina ha sido declarada institución oficial, y se le concedió la suma de cinco mil pesos para premiar el mejor trabajo que se presente sobre curación y tratamiento de la lepra.

La Secretaría de Comunicaciones concedió el franqueo, libre de porte, de toda la correspondencia y bultos postales de las mismas sociedades.

Con el propósito de estimular la educación artística, se ha contratado una compañía de ópera italiana para el próximo invierno que trabajará en el Teatro Arbeu y en la que figurarán reputados artistas.

Se tuvo cuidado de estipular que los precios sean reducidos y que se suprima la reventa de boletos, cobrándose un cinco por ciento de aumento en los precios para beneficiar con él á los niños pobres que asisten a las escuelas.

Además de la subvención que se da á la Orquesta del Conservatorio, se ha concedido otra a la Orquesta Beethoven, con la condición de que dé dos temporadas anuales de conciertos.

Los orfeones populares han sido aumentados hasta ocho, y para desarrollar el sentimiento artístico en la juventud, se formarán nuevos orfeones en las Escuelas Preparatoria, de Artes y Oficios e Internado Nacional.

Se ha dirigido además, una excitativa a las colonias extranjeras para que organicen orfeones que puedan competir en futuros concursos con los nacionales.

Finalmente, ha empezado a ponerse en práctica el decreto de 1 de julio de 1911, que mandó crear escuelas de instrucción rudimentaria en toda la República.

Para cada Entidad Federativa ha sido nombrado un instalador de dichas escuelas, proyectándose crear aproximadamente quinientas de éstas.

De julio a diciembre de 1911 se expidieron por la Secretaría de Fomento doscientos setenta títulos de tierras que amparan una superficie de doscientas cuarenta y seis mil hectáreas, y produjeron al Erario la suma de ciento setenta y cuatro mil pesos.

Con objeto de procurar la reducción a propiedad particular de los terrenos de la Nación y proteger a los pequeños propietarios y poseedores y a los vecinos de los pueblos, se han expedido las siguientes disposiciones:

Decreto de 18 de diciembre de 1911, para favorecer el riego y fraccionamiento de terrenos y para preparar el crédito agrícola de la República.

Circular de 8 de enero último, dando instrucciones para el deslinde, amojonamiento, fraccionamiento y reparto de ejidos de los pueblos.

Circular de 7 de febrero del corriente año, haciendo recomendaciones a los Gobiernos de los Estados, sobre deslinde y fraccionamiento de ejidos.

Decreto de 24 del propio mes, sobre rectificación y deslinde de terrenos de la Nación y enajenación o arrendamiento de los mismos terrenos en diversos Estados y en los Territorios.

Con apoyo en las anteriores disposiciones, los Ayuntamientos de varios pueblos han gestionado ya el deslinde de sus respectivos ejidos.

La Secretaría de Fomento ha adoptado definitivamente el criterio de reconocer la prescripción contra el Estado, de los terrenos simplemente poseídos con los requisitos que exige el Código Civil del Distrito Federal; lo cual tiende a consolidar la propiedad y a purgar, a beneficio del terrateniente, defectos de carácter jurídico de que adolecen muchos títulos.

En el Mensaje de 16 de septiembre próximo pasado, el ciudadano Presidente interino anunció al Congreso la organización de una comisión especial que propondría los medios más adecuados para llevar a cabo el riego, fraccionamiento y colonización de tierras.

La Comisión, debidamente organizada con el nombre de Comisión Nacional Agraria, integrada por personal de notoria competencia y animado de alto espíritu de civismo, ha terminado la primera serie de sus labores relacionadas con el problema de la pequeña propiedad y ha propuesto las medidas de mayor urgencia para la solución de este importante asunto.

Merecen especial mención, entre esos trabajos, el programa y dictamen de la Comisión sobre conservación y fomento de bosques, reglamentación del uso de las aguas, colonización, etc., de 7 de febrero próximo pasado.

Actualmente estudia la Comisión, en sus detalles, diversas proposiciones hechas al Gobierno para adquirir grandes predios rústicos, propios para el cultivo, en donde pueden establecerse agricultores en pequeño, mediante adecuado fraccionamiento.

Si de los distintos trabajos antes relacionados se obtiene, como es de esperarse, el resultado que busca el Ejecutivo, pronto aumentará en gran escala el número de las pequeñas propiedades.

Para conseguir resultados prácticos, se ha nombrado, del seno de la Comisión Nacional Agraria, un Comité Ejecutivo que está en contacto directo con la Dirección de Agricultura, con la Sección de Aguas de la Secretaría de Fomento y con la Dirección Agraria, oficinas por las cuales se tramitan todos los negocios relacionados con el problema agrario que se trata de resolver.

A fin de cooperar á los trabajos antes anunciados, la Dirección Agraria estableció oficinas de deslinde en los Estados de Guerrero, Michoacán y San Luis Potosí y en el Territorio de la Baja California.

Los trabajos de estas oficinas tienen por objeto determinar, mediante el examen de los títulos y los respectivos trabajos de campo, cuáles son los terrenos de que la Nación puede disponer.

Se han designado, además, nueve comisiones para que, de acuerdo con el decreto de 24 de febrero último, rectifiquen el deslinde y hagan el fraccionamiento de ciento treinta y dos mil hectáreas en los Estados de Chiapas, San Luis Potosí, Tabasco y Veracruz y en el Territorio de la Baja California.

Me he referido con anterioridad, al hablar de la situación de Morelos, al problema agrario, que ha revestido entre nosotros formas agu.das en varias regiones del país y en distintas épocas de nuestra Historia.

El Plan Revolucionario de San Luis Potosí, de 5 de octubre de 1910, anunció que, mediante procedimientos jurídicos de revisión, se determinaría en qué casos los pequeños propietarios, especialmente los indígenas, habían sido indebidamente despojados de sus terrenos, para restituir éstos en especie u obligar a pagar una indemnización al responsable del despojo.

En el Mensaje Presidencial de 19 de abril de 1911 se prometieron medidas eficaces para el fraccionamiento de grandes propiedades rurales, y, como consecuencia de esa promesa, se llegó á iniciar una ley encaminada a realizarla.

Es inconcuso que las promesas del Plan de San Luis y las del Mensaje Presidencial de 19 de abril de 1911, explotadas como armas políticas por agitadores sin conciencia, han contribuido a revivir nuestra añeja cuestión agraria; pero esas Promesas, cuya intención es perfectamente justificable, sólo pueden cumplirse después de una serie de estudios y de operaciones que el Gobierno que presido no ha podido consumar, precisamente porque los impacientes y los cine aspiran a acogerse a las promesas, impiden con actos violentos su realización.

Por fortuna, este amorfo socialismo agrario, que, para las rudas inteligencias de los campesinos de Morelos, sólo puede tomar la forma de vandalismo siniestro; no ha encontrado eco en las demás regiones del país.

Cuando la paz esté restablecida, el Gobierno, con la cooperación del Congreso, encontrará la manera, no sólo de solucionar el problema, sino de prevenir que vuelva a presentarse en forma violenta. Apoya la buena fe de mis palabras la serie de medidas que el Gobierno ha tomado y de que he hecho relación con anterioridad.

En lo tocante a concesiones de aguas de jurisdicción federal, debo informar que la Secretaría de Fomento, de julio a diciembre de 1911, celebró diez y ocho contratos para aprovechar ciento cincuenta y cinco mil trescientos cuarenta y tres litros de agua por segundo, en riegos; seis contratos para emplear el agua en generación de energía, y otros cuatro para diversas aplicaciones.

Se han expedido, en el mismo período, cinco confirmaciones de derechos al uso y aprovechamiento de aguas.

Finalmente, en el propio semestre se recibieron ciento ochenta y ocho solicitudes para aprovechar aguas de jurisdicción federal en distintos usos.

Con el fin de fomentar la utilización en la agricultura de las aguas subterráneas, se han emprendido los estudios convenientes, y en el próximo Presupuesto se consulta una partida para los gastos que esto demanda.

Las estaciones agrícolas prosiguen sus trabajos con resultados tan Satisfactorios, que se han recibido solicitudes para el establecimiento de otras nuevas en distintas regiones del país. Cinco instructores prácticos recorren la República con el objeto de multiplicar los conocimientos agrícolas por medio de conferencias.

A la Dirección General de Agricultura están encomendados todos los trabajos anteriores, y continúa activamente las demás labores que exige su importante ramo, debiendo citarse, entre otras, la comunicación de instrucciones a los particulares y a los Gobiernos de los Estados para la destrucción de plagas, y la distribución de plantas y semillas en gran número.

Nuestro país estará representado en el Quinto Congreso de los métodos de cultivo de secano, que va a celebrarse en Colorado Springs, Estados Unidos.

En lo tocante a nuestra riqueza forestal, la Secretaría de Fomento está tomando medidas encaminadas a asegurar la adecuada explotación de los bosques nacionales.

Los trabajos para la repoblación de terrenos desnudos se prosigue activamente, habiéndose plantado, hasta el 31 de diciembre último, trescientos veintiséis mil cuatrocientos treinta y tres árboles, independientemente de doscientos veintitrés mil cuatrocientos diez y siete que se han entregado a autoridades o particulares propietarios de terrenos.

En los viveros del Gobierno hay actualmente en existencia cerca de tres millones de árboles.

El Ejecutivo se propone someter a las Cámaras un proyecto de ley forestal, con el objeto de asegurar la conservación de los bosques, sin los cuales peligran la riqueza agrícola y el equilibrio climatérico.

Objeto de especial atención por parte del Gobierno ha sido la reorganización de la Escuela Nacional de Agricultura y Veterinaria, institución que tiene más de cincuenta años de existencia y que, por desgracia, no ha influido en forma sensible en el progreso de la agricultura nacional.

Se espera fundadamente de los últimos métodos adoptados, que la Escuela produzca resultados efectivos.

Todo lo anterior demuestra que el Ejecutivo se preocupa hondamente por el problema agrícola, porque estima que en la solución de este problema está vinculado el porvenir económico de la República.

En el mismo período de julio á diciembre, se expidieron mil cuatrocientos dos títulos mineros que amparan una superficie de algo más de veintidós mil ochocientas hectáreas de minerales preciosos, y cuarenta y seis títulos que representan una superficie de cerca de setecientas cincuenta hectáreas de minerales comunes.

Está en estudio un proyecto para la construcción, en todos los distritos mineros de alguna importancia, de monumentos de adecuadas dimensiones en la parte más culminante del terreno, que sirvan de puntos fijos para relacionar con ellos los fundos mineros.

El servicio meteorológico sigue extendiendo su esfera de acción, habiendo establecido secciones en los Estados de México y Campeche.

La Comisión Geodésica, el Observatorio Astronómico, el Instituto Geológico y las demás instituciones científicas del ramo de Fomento, continúan asimismo sus labores.

La Comisión Geográfico Exploradora ha ejecutado interesantes trabajos relacionados principalmente con los Estados de Coahuila, Chihuahua, Hidalgo, Oaxaca, Tamaulipas, Yucatán y Sinaloa.

La Oficina de Patentes y Marcas ha hecho más de mil operaciones de las que le competen con arreglo a la ley, en el período de seis meses antes mencionado.

En el mismo plazo, la Secretaría de Fomento ha otorgado una concesión de pesca y otra para el establecimiento de una nueva industria, conforme a la ley relativa.

En la Dirección General de Estadística, además de las labores ordinarias, se trabaja activamente en la concentración del último censo, cuyos resultados se publicarán en un plazo relativamente breve.

Estimando el Gobierno que el Territorio de la Baja California entraña problemas de seria importancia, ha resuelto estudiar un plan por el que, hasta donde la acción administrativa pueda conseguirlo, se provoque un movimiento de desarrollo y prosperidad en aquel Territorio.

Al efecto, ocho enviados de la Secretaría de Fomento prosiguen con actividad la exploración y estudio del Territorio, con objeto de conocer sus riquezas y determinar los medios apropiados para ponerlas en explotación.

Los trabajos en los puertos mejorados se han seguido en la mayor escala posible, tanto en el Golfo como en el Pacífico. Las obras iniciales para el mejoramiento del puerto de Frontera han comenzado ya.

Es ocioso encarecer la importancia de estas obras, destinadas a permitir la navegación en grande escala del más importante de nuestros sistemas fluviales, lo que permitirá, a la vez, la explotación de las inagotables riquezas de una de las zonas más feraces de nuestro suelo.

En Mazatlán se hacen los estudios necesarios, que están ya muy adelantados, para las obras que hayan de ejecutarse mediante la convocatoria respectiva. Se ha contratado la construcción de un muelle en Campeche y se han firmado varios contratos para la construcción de muelles privados en el litoral del Golfo.

Una comisión especial estudió la reorganización del servicio de faros, obteniéndose, como resultado inmediato, una economía de trescientos mil pesos en el corriente año fiscal, sin que se perjudique el buen servicio.

La Dirección del ramo, que antes se encontraba en Veracruz, está siendo trasladada a esta capital.

En el litoral del Golfo se han establecido nuevas luces, y se proyecta establecer otras. El litoral del Pacífico ha sido recorrido a fin de estudiar un proyecto para ampliar la insuficiente iluminación de esas costas, en las cuales han quedado establecidas algunas luces provisionales.

Continúase trabajando en las obras de defensa emprendidas en la margen derecha del Río Bravo.

En el Río Pánuco se terminaron varios trabajos de mejoramiento. La canalización de la laguna de Tamiahua ha proseguido hasta dejar practicable la comunicación entre Tampico y la Barra de Tanguijo.

La Secretaría del ramo se preocupa porque la navegación interior entre el Río Pánuco y el Río Túxpam pueda hacerse con las facilidades que demanda la importancia de la región. Finalmente, se limpiaron los Ríos Palizada, Pichucalco y Tlacotalpa, en varios de sus tramos.

Atenta la Comisión Hidrográfica a la necesidad de conservar los ríos, lagos y canales del Valle de México, ha procurado que las obras hidráulicas establecidas al efecto, funcionen con regularidad, y ha procedido al descenso del fondo del Gran Canal.

Como consecuencia de las obras de desagüe, el antiguo lago de Texcoco, que, como se sabe es el más bajo de los del Valle de México, se ha azolvado al extremo de no tener capacidad para almacenar las aguas de las crecientes.

De aquí que se haya proyectado perfeccionar las obras de drenaje del Valle y hacer desaparecer los pantanos que constituyen actualmente el lago de Texcoco, convirtiendo los terrenos que ocupaba, en fuentes de riqueza agrícola de importancia extrema por su proximidad a la Capital.

Una comisión competente se ocupa en hacer los estudios relativos para la realización de tan importante proyecto.

Las suntuosas obras del Teatro Nacional han continuado en parte, y la comisión encargada de estudiar los hundimientos de dicho edificio, informa que éstos han disminuido notablemente.

El edificio de la Secretaría de Comunicaciones estará en plazo breve ocupado por las oficinas del ramo, y en las obras del Palacio Legislativo Federal ha quedado armada la estructura metálica de la cúpula y de las crujías Norte y Sur.

La red ferrocarrilera aumentó desde el mes de septiembre último en una longitud de ciento veintinueve kilómetros, siendo el total desarrollo de vías herradas de la República, de veinticinco mil novecientos diez y seis kilómetros.

Entre los contratos que ha celebrado la Secretaría del ramo para la construcción de nuevos ferrocarriles, merecen especial mención los siguientes con la Empresa de los Ferrocarriles Nacionales de México, para un ferrocarril que, partiendo de Veracruz, llegue a Matamoros, pasando por Tampico, y para otros de Cañitas a Durango, de Allende a las Vacas y de Pénjamo a Ajuno; siendo de observarse que, aprobados los planos relativos, está lista la Empresa para comenzar sus trabajos dentro de breves días.

También se firmó un contrato para la construcción de un ferrocarril entre Balsas y el puerto de Zihuatanejo, con un ramal a Palomas, Estado de Michoacán.

Finalmente, se ha contratado la construcción de líneas de Frontera a Huimanguillo, de Puebla a Chacahua, de Huejotzingo a Acamajuite y de México a Puebla, por tracción de vapor.

La construcción de los terraplenes para el ferrocarril eléctrico de México a Puebla, ha comenzado ya.

Con el objeto de determinar el plan general a que deba sujetarse un sistema de vías férreas en los Estados de Chiapas y Tabasco, se mandó una comisión de ingenieros que estudie sobre el terreno las diversas concesiones que se han solicitado.

En vista de que las grandes carreteras de la República han estado abandonadas, fue creada desde el mes de enero la Inspección de Caminos, Carreteras y Puentes.

Se ha hecho un estudio del estado de los caminos ya construidos, a fin de mejorarlos, y se han emprendido trabajos en el camino de automóviles de México a Puebla; en el antiguo camino carretero entre ambas ciudades, que pasa por Río Frío, acortándose la comunicación entre las dos capitales en más de cuarenta kilómetros; en el camino de Iguala a Chilpancingo; en el de México a Toluca; en el de esta capital a Veracruz, y en el de México a Pachuca.

Los Ayuntamientos del Distrito Sur de la Baja California fueron auxiliados con la suma de seis mil pesos para la construcción de caminos; y en los Estados de Tabasco Chiapas, se han emprendido estudios formales para el trazo de nuevos caminos, a fin de establecer un sistema de comunicaciones que ligue nuestra costa del Golfo con la frontera de Guatemala.

En el ramo de Correos deben mencionarse los siguientes hechos fue puesta en vigor la convención para cambios de giros postales entre México y Honduras Británica; se han modificado las demarcaciones que comprenden el servicio suburbano de la Capital para la aplicación de los portes de la correspondencia; y el servicio de vigilancia en el ramo ha sido perfeccionado, fijándose nuevas zonas postales.

También ha quedado reorganizada la Dirección General de Correos, estableciéndose la Contaduría en lugar de la Subdirección, lo que redujo a siete las doce secciones de dicha Dirección.

Con este arreglo queda el servicio de giros de editores bajo la dependencia de la Administración Local en el Distrito Federal; todo lo cual simplifica trámites, y economiza gastos.

En el primer semestre del presente ejercicio fiscal, se establecieron veintidós nuevas administraciones y cuarenta y nueve agencias, siendo en la actualidad en número de dos mil setecientas seis las oficinas postales, que existen en la República.

El movimiento de piezas de correspondencia en el semestre fue de ciento veintiún millones ochocientas setenta y nueve mil treinta y tres.

La emisión de giros postales interiores importó veinticuatro millones ciento cuarenta y tres mil cuatrocientos veintisiete pesos once centavos.

El importe de los libramientos hechos en México contra países con los cuales se tienen celebradas convenciones sobre giros postales, ascendió a tres millones novecientos diez y nueve mil ochocientos cuarenta y cinco pesos cuarenta y cinco centavos; y los giros recibidos de procedencia internacional, montaron a cuatro millones ciento tres mil cuatrocientos doce pesos veintiocho centavos.

Se cobraron y pagaron a los editores de publicaciones periódicas, cincuenta mil cincuenta y siete libranzas con valor de ciento ochenta y tres mil veintiún pesos sesenta y un centavos.

El movimiento general de productos del Correo ascendió a dos millones cuatrocientos sesenta y cinco mil doscientos siete pesos ochenta y ocho centavos.

Para evitar el rezago de correspondencia mal dirigida, se instituyó el “Directorio Postal,” que ya cuenta con más de ciento cincuenta mil direcciones exactas.

Una comisión estudia el proyecto de crear la “Caja Postal de Ahorros,” institución nueva entre nosotros; pero que, de adoptarse, producirá inmensas ventajas para las clases humildes, como sucede en otros países.

En lo tocante a Telégrafos, debo informar que en el primer semestre del presente ejercicio fiscal, se establecieron, en diversas regiones del país, quinientos cuarenta y un kilómetros de conductores telegráficos, y se repusieron los que se hallaban en mal estado en una extensión de diez y seis kilómetros.

En la ciudad de Puebla se instaló un cable subterráneo de cincuenta conductores con longitud de mil trescientos veinte metros, en substitución del que había, inútil para el servicio. Se hicieron reparaciones en los cables subfluviales de los ríos de San Pedro y Jonuta, del Estado de Tabasco.

Quedaron abiertas al servicio público, y están funcionando satisfactoriamente, tres estaciones radiotelegráficas en Veracruz, Campeche é Isla María Madre. Se inauguró el servicio telegráfico directo entre las oficinas de Payo Obispo, Territorio de Quintana Roo y Corozal, Honduras Británica, quedando así enlazadas las líneas telegráficas federales con las de la citada Colonia Inglesa.

El volumen de correspondencia a que se dio curso por la red telegráfica federal, acusa un aumento de cerca de ocho por ciento con relación al registrado en el semestre anterior, observándose también un aumento en los productos del ramo, de cerca de diez por ciento.

La situación porque atraviesa la República ha tenido que reflejarse, como era natural, en el movimiento de las rentas federales; y así, se observa que, si comparamos el producto de la renta de aduanas en los meses de julio de 1910 a enero de 1911 con el obtenido entre julio de 1911 y enero de 1912, resulta una diminución de cerca de cinco millones de pesos, o sea el veinte por ciento.

Esta reducción estaba prevista desde hacía tiempo, y en mucha parte se debe a que el último semestre de 1910 tuvo extraordinario movimiento por la celebración del Centenario de la Independencia, por lo que no tiene la suficiente importancia para producir alarma acerca del porvenir económico de la República, pues la baja en el rendimiento de las aduanas no se ha acentuado y sigue siendo menor, proporcionalmente, que la habida cuando la crisis de 1907-1908.

La fisonomía fiscal del año en curso puede compararse con la del de 1908-1909, tanto más cuanto que hay manifiesta tendencia a la mejoría, según aparece de la comparación de los resultados obtenidos en los últimos meses.

El aspecto de la Renta del Timbre es todavía menos desfavorable.

La propensión a la baja que se observaba al finalizar el último año fiscal, no se ha desarrollado; antes, en algunos meses, se han observado alzas de cierta consideración, sobre todo en lo que va transcurrido del segundo semestre del presente ejercicio económico.

Por último, los impuestos interiores que se recaudan por la Dirección de Rentas del Distrito Federal, no sólo han conservado la producción alcanzada antes, sino que, en conjunto, han tenido ligera mejoría.

Se puede, por lo tanto, esperar que, a pesar de las penalidades por las que ha tenido que pasar la República, tal vez sea posible, si no surgen mayores males, que los ingresos de carácter normal del año 1911-1912 basten para cubrir los gastos ordinarios del Presupuesto respectivo.

Para lo futuro, y en atención a los desembolsos extraordinarios que han debido hacerse con motivo de la creación de nuevos cuerpos rurales, del armamento del ejército y de otros objetos relacionados con la pacificación del país, será preciso buscar nuevas fuentes de ingreso que permitan hacer frente a dichos gastos extraordinarios.

Ya la Secretaría de Hacienda tuvo la honra de dirigirse a la Honorable Comisión de Presupuestos para tratar este punto importantísimo, cuya resolución recomienda el Ejecutivo a la Representación Nacional.

Los nuevos impuestos que se proponen no gravarán artículos de primera necesidad.

Conforme a las autorizaciones contenidas en los decretos de 12 de abril, 31 de mayo, 7 y 18 de diciembre de 1911, han seguido invirtiéndose, en los fines que dichas leyes determinan, las cantidades autorizadas por el Congreso y procedentes de las existencias del Tesoro.

Las citadas existencias del Tesoro ascendían, en 29 de febrero próximo pasado, a la suma de cuarenta y cuatro millones seiscientos ochenta y ocho mil cincuenta y ocho pesos, de la cual será preciso todavía destinar alguna cantidad, que oportunamente se servirá fijar el Congreso, para los gastos de pacificación del país.

La Comisión Consultiva de Indemnizaciones sigue depurando las reclamaciones formuladas contra el Gobierno por daños y perjuicios que directamente causara al patrimonio privado la Revolución de noviembre de 1910.

Algunas de esas reclamaciones han sido ya resueltas en definitiva por la Secretaría de Hacienda; pero hasta la fecha no se ha efectuado ningún pago.

El Ejecutivo espera poder formarse una idea, por lo menos aproximada, del monto de las responsabilidades que por este motivo habrán de corresponder a la Nación, a fin de iniciar entonces ante el Congreso la expedición de aquellas medidas de carácter financiero que parezcan más a propósito para satisfacer dichas responsabilidades.

En octubre del año anterior, se otorgó la concesión para el establecimiento del Banco Español refaccionario, con capital de dos millones de pesos, y el cual empezó a funcionar en Puebla el 2 de enero próximo pasado.

Se ha solicitado de la Secretaría de Hacienda concesión para establecer un Banco de emisión en la Baja California, con capital de dos millones de pesos.

Considerando de alta importancia todo cuanto conduzca al progreso de ese Territorio, dicha Secretaría ofreció otorgar la concesión tan pronto como el Congreso reforme la ley de 19 de junio de 1908 en la parte relativa.

Hay, además, pendientes de resolución algunas solicitudes para el establecimiento de bancos hipotecarios. Todo lo anterior demuestra que el crédito bancario sigue desarrollándose entre nosotros y que el capital no ha perdido la confianza en el porvenir del país.

A fines de febrero próximo pasado, y de conformidad con la ley relativa, la Secretaría de Hacienda convino con la Caja de Préstamos para Obras de Irrigación y Fomento de la Agricultura, en la reforma de la concesión respectiva, ajustándola a los nuevos términos legales.

Ya tuvo ocasión el Ejecutivo de exponer, en su oportunidad, todo lo que para el desarrollo agrícola del país y para la solución de nuestros problemas agrarios, espera de la reorganización de aquella institución de crédito.

De acuerdo con la ley de la materia, han sido autorizadas para funcionar las Cámaras Nacionales de Comercio de Monterrey y de Xalapa, y se hayan pendientes de resolución las solicitudes formuladas para el reconocimiento de algunas otras Cámaras.

En materia de moneda no ha ocurrido nada especial en el período a que se refiere este Mensaje. Los tipos de cambio internacional se han mantenido dentro de los límites que corresponden, según la ley del régimen monetario, y no se ha notado tendencia a la exportación de nuestro oro acuñado.

Si llegare en lo futuro a manifestarse algún peligro para la estabilidad de los cambios, el Gobierno emplearía todos los recursos especiales que la ley le concede al efecto, para conjurarlo y mantener el valor de nuestra moneda, base de la seguridad de las transacciones y de la confianza de los capitalistas extranjeros.

Es satisfactorio hacer constar que los valores del Estado no han sufrido demérito alguno en su cotización en las bolsas extranjeras, lo que prueba que la confianza puesta por los capitalistas en esa clase de títulos, sigue siendo firme.

Los valores bancarios e industriales han tenido oscilaciones diversas; pero el movimiento en sentido de la baja no ha sido de gran importancia.

En cuanto a los demás ramos administrativos que se encuentran a cargo de la Secretaría de Hacienda, he de limitarme a informar que su marcha ha sido normal y que todos los asuntos a ellos concernientes, se han despachado eficazmente y con estricto apego a las leyes y a las prácticas establecidas.

Habiéndose notado algunas deficiencias en la Ordenanza que regía al ejército desde el año de 1908, se estimó necesario hacer en ella reformas de consideración, y para el efecto se nombró una comisión competente, que dio término a sus labores en diciembre del año próximo pasado.

La nueva Ordenanza, preparada por dicha comisión, fue promulgada por el Ejecutivo, en uso de facultades concedidas por el Congreso, y empezó a regir el 5 de enero último.

El Reglamento de la Escuela Militar de Aspirantes previene que los cursos se hagan en cuatro semestres de estudios; pero teniendo en consideración circunstancias especiales y la escasez de oficiales subalternos, se acordó una promoción en enero anterior, lo que produjo cuarenta y seis subtenientes de infantería y treinta y dos de caballería, que salieron desde luego al ejército.

En marzo próximo pasado, y por las mismas razones que antes se indican, se hizo una excitativa al personal de alumnos de dicho plantel, a la cual contestaron patrióticamente todos los que estaban por terminar sus estudios, alistándose en el ejército como oficiales cincuenta y seis de infantería y veintinueve de caballería.

Como se ve, en muy corto tiempo la Escuela de Aspirantes ha dado un gran contingente de nuevos oficiales, por lo que el Gobierno se propone consultar al Poder Legislativo un aumento de cien plazas de alumnos y el número competente de profesores.

Para hacer más efectiva la persecución al bandolerismo, se ha dispuesto que en los Estados de Aguascalientes, Guanajuato, Nuevo León, Puebla, San Luis Potosí, Sonora, Veracruz y Yucatán, se organicen cuerpos irregulares auxiliares, a las órdenes de jefes y oficiales del ejército.

El Gobierno Francés tuvo la deferencia de permitir que dos oficiales mexicanos hagan su práctica en regimientos de esa República. Ha sido comisionado un General Brigadier en Europa para estudiar los sistemas de fortificación y defensa de las costas.

Ha sido retirado el Agregado Militar de la Legación de Honduras, y se han nombrado Agregados a las Legaciones de Francia y Bélgica.

Con carácter exclusivamente consultivo, fue creada la Junta Superior de Guerra, que estudia todo lo que se relaciona con la reorganización del ejército.

El Ejecutivo, en uso de las facultades que le habían sido conferidas por el Congreso en materia de guerra, expidió un decreto en 24 de noviembre de 1911, que fija la manera de reemplazar las bajas en el ejército.

La Secretaría del ramo, en cumplimiento de lo preceptuado en el dicho decreto, dio a conocer el reglamento provisional para el sorteo

y operaciones de reclutamiento, y se iniciaron desde luego las labores de la oficina central, nombrándose el personal militar de las comisiones destinadas a funcionar en las capitales de varios Estados.

Se ha suspendido, sin embargo, el reclutamiento en la forma indicada, debido a que, por las circunstancias que atraviesa la República, varios Estados no hubieran podido cumplir con lo preceptuado en el decreto respectivo.

La Secretaría de Guerra adquirió veinticinco mil granadas de mano “Martín Hale” y ha hecho pedidos de diez mil carabinas Maüsser de siete milímetros y de diez y ocho mil cañones para fusil y carabina.

La Fundición Nacional ha producido en muy buenas condiciones el metal para la fabricación de cascos y cartuchos, y en la fábrica de cartuchos se están elaborando, en condiciones satisfactorias, municiones para armas sistema Maüsser y Remington.

Han podido allanarse las dificultades con que en un principio se tropezó en la Fábrica Nacional de Pólvora para la elaboración de pólvora sin humo.

Con la Compañía de Fraguas y Aceros de la Marina d'Homecourt se está gestionando el cambio de los morteros de ochenta milímetros sistema Mondragón contratados anteriormente, por cañones de montaña más convenientes para el servicio de nuestro ejército.

Ha sido cubierto ya el primer abono estipulado en el contrato para la instalación de una fábrica de granadas y estuches de latón para las mismas, destinadas al servicio de los materiales de artillería reglamentarios.

En el contrato celebrado para el establecimiento de una Escuela de Aviación en México, se estipuló que se facilitarían todos los aparatos y se impartiría la instrucción necesaria, sin costo alguno, a los oficiales facultativos que desearen dedicarse al estudio de la materia.

El cañonero "Demócrata," perteneciente al litoral del Pacífico, fué retirado después de más de treinta años de servicio activo, y se dispuso que dicho barco fuera utilizado como pontón carbonero.

El 1 de febrero, comenzó a regir la nueva Ordenanza de la armada, que, entre otras innovaciones de importancia, contiene la relativa al ceremonial marítimo.

Ha quedado establecido un hospital militar de campaña en Cuernavaca, y se tiene especial cuidado de que el servicio sanitario del ejército sea lo mejor posible.

Las operaciones de guerra que actualmente se llevan a cabo y que tienen alguna importancia desde el punto de vista militar, son las de Morelos y Suroeste de Puebla y las de Chihuahua.

Las primeras consisten fundamentalmente en perseguir con toda actividad a las hordas zapatistas, manteniendo guarniciones de distinta importancia en las poblaciones y otros puntos convenientes.

Las operaciones militares de Chihuahua, iniciadas bajo la dirección del señor General don José González Salas, van a continuarse con todo vigor; para lo cual el Gobierno ha ordenado la concentración de elementos importantes de guerra.

Como consecuencia del combate librado en Rellano, en el cual las columnas de infantería federal sufrieron bajas que no excedieron del nueve por ciento de su efectivo, y las fuerzas enemigas, pérdidas enormes por el fuego certero de nuestra artillería, el General en Jefe, que había ordenado la concentración en Torreón, creyó, á lo que parece, que la artillería encargada de proteger la retirada había caído en poder del enemigo.

Esto no sucedió; pero el señor General González Salas, suponiendo lo contrario e ignorando los destrozos que la artillería había hecho en las filas enemigas, se consideró derrotado y, bajo tan penosa impresión, se privó de la vida.

El ejército nacional ha perdido a uno de sus más pundonorosos jefes y el Gobierno de la República a uno de sus más leales servidores.

Antes de terminar el ramo de Guerra, debo informar al Congreso que el total efectivo de fuerzas combatientes que dependen de la Secretaría del ramo en estos momentos, es de veintisiete mil setecientos noventa y seis hombres.

Si a esto se agrega la fuerza de rurales dependientes de la Federación, que es, en números redondos, de doce mil, puede decirse que el Gobierno tiene sobre las armas cuarenta mil hombres aproximadamente.

El Ejecutivo está activando el reclutamiento, con lo cual las fuerzas federales llegarán en plazo breve a un efectivo de sesenta mil hombres.

No se incluyen en estas estimaciones las fuerzas que sostienen los Gobiernos de los Estados.

Señores Diputados:
Señores Senadores:

Para concluir este informe, debo manifestaros la opinión del Ejecutivo sobre la condición política del país.

El Gobierno que presido, emanación genuina del voto de los ciudadanos, como vosotros mismos lo reconocisteis en solemne declaración oficial, representa el principio salvador de que todo poder dimana del pueblo, principio que los buenos mexicanos debemos esforzarnos en sostener, porque si naufragara, con él naufragaría la suprema conquista democrática que hemos realizado y quizá también nuestra propia nacionalidad.

Cuando estalló la Revolución de noviembre, muchos creyeron que el movimiento era exclusivamente personalista.

Ya nadie tiene derecho a pensar de este modo, desde que la Revolución, por obra de los convenios de Ciudad Juárez, se encauzó en el sendero de la ley, demostrando así la pureza de sus intenciones.

Los más sañudos enemigos de la Revolución de noviembre, los que la combaten en el campo de la política deben confesar que, gracias a ese movimiento que hoy condenan, pueden ejercer derechos consagrados por la Constitución y que en épocas anteriores rara vez podían ejercerse.

Felizmente, la gran mayoría de los mexicanos, estimando el valor de las conquistas de la Revolución, presta al Gobierno su concurso y lo auxilia en su lucha contra la rebelión armada, que pronto quedará extinguida por obra de nuestro ejército y por la acción poderosa de la opinión pública.

Séame lícito en este momento, solemne por el lugar en que nos congregamos, levantar mi voz para enaltecer a nuestra clase militar, que desde el soldado humilde hasta el jefe de más elevada jerarquía, han demostrado ante el inundo que el ejército nacional no está formado ya por pretorianos que hacían y deshacían gobiernos y llenaban a la patria de luto y de ignominia; sino por abnegados servidores del derecho, que sólo hacen uso de las armas que la República ha puesto en sus manos, para defender la ley y para mantener muy alto el decoro nacional.

Vais a iniciar vuestras tareas.

El Ejecutivo sabe que vuestros actos se inspirarán en el deseo de ver al país desarrollar nuevamente sus elementos de progreso al amparo de la paz y de la justicia.

El Gobierno espera contar con vuestra cooperación, porque está animado de esos mismos propósitos.

Teniendo todos como fin el bien de la patria, no podrá interrumpirse la armonía entre los supremos Poderes de la Nación.

 

Contestación del Dip. Lic. Guillermo Obregón, Presidente del Congreso.

 

Señor Presidente:

El acto solemne de apertura del secundo período de sesiones del vigésimo quinto Congreso Constitucional, no sólo permite poner de manifiesto cuál es la marcha del país en los varios ramos de la Administración, como lo hace ver el importante informe a que acabáis de dar lectura, sino que calmará la palpitante ansiedad que domina en la vida nacional, en los momentos en que la paz pública se está viendo tan cruelmente comprometida.

Es motivo de complacencia para el Congreso escuchar de vuestros labios que nuestras relaciones con todas las naciones amigas han continuado siendo cordiales y que, con el objeto de desarrollar el programa de paz y de concordia que los países del Nuevo y del Viejo Continente han inaugurado desde hace muchos años, se ha celebrado un convenio de arbitraje con los Estados Unidos del Brasil, a fin de someter al Tribunal Permanente de La Haya las cuestiones de carácter jurídico, relativas a la interpretación de tratados que no haya sido posible arreglar por la vía diplomática, a excepción de aquellas que afecten los intereses vitales, la independencia o la honra de los países contratantes.

Al conocimiento del Congreso de la Unión ha llegado hoy que el Tribunal de Arbitraje al que nuestro Gobierno y el de los Estados Unidos de América sometieron la decisión del caso llamado "El Chamizal," resolvió por mayoría de votos que el dominio eminente sobre una parte del territorio en disputa pertenecía a aquella importante República, y, sobre otra, la mayor en extensión, a los Estados Unidos Mexicanos; aun cuando le es sensible saber que dicha resolución no hubiera sido considerada como un fallo válido y obligatorio por parte del Gobierno de los Estados Unidos de América y que éste haya estimado que dicho fallo sea desgraciadamente un fracaso.

La conducta de nuestro Gobierno ha sido prudente y digna; porque no sólo ha sostenido los derechos que el fallo arbitral otorga a la Nación, sino que, animado, como siempre lo está, de los mejores deseos para resolver dificultades diplomáticas, ha significado al Gobierno de los Estados Unidos de América, con motivo de la invitación que al efecto le hiciera, que sin prescindir de la posición que por virtud de dicho fallo arbitral le corresponde, está dispuesto a escuchar y a estudiar las proposiciones que tenga a bien hacerle.

Es plausible que los dos Gobiernos continúen dando muestras del alto espíritu de cordialidad que anima nuestras relaciones mutuas, y que no sean obstáculo para ello, ni la agitación armada que existe en algunas partes de nuestro país, ni los rumores imprudentes esparcidos por periódicos sin escrúpulos, sobre la posibilidad de una intervención en México.

Es un hecho digno de llamar la atención de nuestro pueblo, que el Gobierno de los Estados Unidos de América, con fecha reciente, haya dado muestra al Gobierno Mexicano de su deseo de mantenerse dentro del estricto cumplimiento de sus obligaciones internacionales, al modificar sus leyes interiores para garantizar la neutralidad y evitar que dentro de su territorio se provean de armas y materiales de guerra los perturbadores del orden público de las diversas naciones de la América Latina.

Tan clara demostración del espíritu de justicia que anima al Gobierno de los Estados Unidos de América, es una prueba de que su conducta habrá de ceñirse al acatamiento de los principios de la ley internacional.

Por desgracia, la perturbación de la paz en diversos lugares del país, debilita profundamente y en parte destruye nuestro progreso material y económico; es para todos, y con razón, motivo grave de inquietud y afecta hondamente la atención de las Cámaras.

El problema social que con caracteres tan alarmantes existe, sobre todo en el vecino Estado de Morelos, se ha prolongado en demasía, causando serios daños, y precisa llegar a su más pronta solución dentro de la equidad y la justicia, armonizando los legítimos intereses de los habitantes de los campos y de las poblaciones rurales con los igualmente legítimos del capital agrario.

E1 Congreso anhela que cesen males de tal trascendencia, y para ello y para cuanto se refiera a mejorar las precarias condiciones en que se encuentran los habitantes del país, coadyuvarán sin duda todos los buenos ciudadanos.

Los actos de bandolerismo que en el Mismo Estado de Morelos y en los limítrofes se vienen cometiendo, exigen a su vez una enérgica y total represión.

Cuando no se logra convencer a los hombres que ejecutan actos perjudiciales para la vida social, de que deben refrenar y modificar radicalmente su conducta, los Poderes Públicos, dando todo género de garantías a las clases sociales, deben resueltamente reducir al orden a quienes desconozcan el respeto debido a la autoridad, se substraigan a la obediencia de las leyes y ejecuten actos reprobados por la justicia y la moral.

La rebelión armada en los Estados de Chihuahua, Durango y Puebla, es en extremo desconsoladora.

Los hombres que provocan la discordia, los que sólo quieren la paz y el orden, siempre que ellos manden, no sólo desconocen los grandes intereses del pueblo, sino que atentan contra las leyes, el bienestar y la misma vida de la Nación.

Impiden así toda labor en la agricultura, en el comercio, en la minería y en las demás industrias, causando daños sin cuento a los trabajadores y a los propietarios; destruyen las vías de comunicación para después tenerlas que reparar a gran costo; paralizando el trabajo de los obreros, ciegan las únicas fuentes de sus recursos, siembran la desconfianza y el terror y ocasionan a la Patria todo género de males.

No se puede concebir que se prosiga en ese camino, ocasionando males de tanta trascendencia, y que todos los hombres de bien no se unan para restablecer el orden.

La ambición política no puede nunca ser motivo legítimo para alterar la paz pública, y si el buen sentido de la Nación es decididamente contrario a tales movimientos armados, el Gobierno, por su parte, debe identificarse sin reserva con los intereses de la República, dando la más absoluta garantía de respeto y la más cabal satisfacción a todas las actividades honradas, sanas e inteligentes, por medio de las que el pueblo obtendrá el bien y la prosperidad general.

A estos fines conducirán de seguro las leyes del Congreso, apoyadas sólo en la justicia y en la conveniencia nacional, como lo ha hecho siempre que se trata de salvar las instituciones, la paz y el progreso de la República.

Pero para realizar prontamente los más fervientes votos de las Cámaras, para que concluyan las convulsiones políticas, porque ya la Nación está cansada de padecer, hay que respetar la voluntad nacional y que hacer una pronta reconciliación general de todos los mexicanos.

La unión y la paz deben procurarse a costa de cualquier sacrificio, y tal debe ser la base indeclinable de la política del Gobierno y de la conducta de todos los gobernadores.

Hay que desterrar la intolerancia, que es odiosa en la deliberación y marcha de los negocios públicos, que puede conducir a los más terribles fracasos.

Hay que sacrificar resueltamente intereses y resentimientos personales.

Así no habrá desunión ni desconfianza y así podremos tener la concordia indispensable para que no haya en México más que un solo corazón y una sola alma, dominados exclusivamente por el deseo de hacer el bien, que deberá ser el único resorte que impulse los actos y resoluciones de los Poderes Federales.

La renovación de los poderes públicos en diversas entidades federativas, tan importante para conservar el orden regular de sucesión en el Gobierno, es sin duda satisfactorio que se haya efectuado sin tropiezos, por medio de las elecciones recientemente efectuadas.

Y más satisfactorio aún el movimiento general y sinceramente democrático que se produjo en el país cuando acudió la inmensa mayoría de los ciudadanos a cumplir su deber en las elecciones generales que se efectuaron en octubre último, y como consecuencia de las cuales la Cámara de Diputados reconoció y declaró que vos fuisteis electo por la absoluta mayoría de nuestros conciudadanos para desempeñar el cargo de Presidente de la República.

Mantener relaciones cordiales con el Gobierno de los Estados, contribuirá esencialmente y sin duda a restablecer la paz pública, teniendo como norma invariable el respeto estricto a la soberanía de cada una de las entidades federativas, y es motivo de especial satisfacción que el conflicto que estuvo a punto de producirse entre el Gobierno Federal y el de Oaxaca haya sido felizmente evitado por la patriótica resolución de la Cámara de Diputados y por la cordura de los que, para fortuna del país, le dieron término.

Es de tomarse nota especial de las obras, trabajos y servicios llevados a cabo en diversos ramos dependientes de la Secretaría de Gobernación, y especialmente en materia de salubridad y beneficencia públicas, que tanta importancia tienen para el bienestar general.

La nueva organización, casi terminada, de las fuerzas rurales, es asunto del mayor interés, por estar destinadas a la seguridad pública de los Estados donde son insuficientes las fuerzas de policía.

La Comisión Permanente expidió el decreto sobre suspensión de garantías que solicitó el Ejecutivo, con aprobación del Consejo de Ministros, a mediados de enero último, para combatir la anarquía y contribuir eficazmente a la defensa social.

Es motivo de complacencia para el Congreso, saber que está terminándose la revisión del Código Penal, que hace tanto tiempo se anhela.

A trabajo tan importante consagrarán las Cámaras preferente atención.

Dignificar la alta función de la justicia, cuidando que ninguna voluntad privada sea superior a la ley y que la rectitud y la probidad sean siempre distintivos de los funcionarios judiciales, significará el respeto a los derechos del hombre, y entonces la propiedad, el honor y la vida estarán siempre bajo la salvaguardia de los jueces y alcanzarán alto grado de perfección la administración de justicia y la moralidad pública y privada.

La necesidad de educar integralmente a los habitantes todos de la República, a fin de hacer que entre ellos existan lazos sociales que subordinen para siempre al bien público las mezquinas ambiciones y las envidias disolventes, y que cada hombre aspire a ser una unidad socialmente útil, y llegue, en efecto, a serlo, es una necesidad imperiosa, que mientras no quede satisfecha hará insegura toda labor honrada y comprometerá profundamente la seguridad, lo mismo que el porvenir de la Patria.

El Congreso espera ansiosamente que se atienda, con la eficacia, el celo, el entusiasmo y desinterés que son indispensables, la educación del pueblo, en tanto cuanto es preciso para que los mexicanos todos lleguen a adaptarse debidamente a la vida social.

Toda ayuda que se imparta a las clases pobres para asegurar el cumplimiento del precepto de la educación obligatoria, será siempre aplaudido por cuantos ambicionen la redención de las víctimas de la ignorancia, y es, por tanto, motivo de complacencia saber que se han instalado y están prestando servicios en el Distrito Federal, 29 comedores escolares, en los que se ministran alimentos gratuitamente o a precios ínfimos a los niños pobres.

Igualmente satisface, por las mismas razones, que se hagan esfuerzos para difundir la educación del pueblo en toda la República.

La Representación Nacional concederá a la instrucción pública la atención que reclama.

Las Cámaras toman conocimiento por vuestro interesante informe en el ramo de Fomento, de la expedición de un buen número de títulos de tierras, de instrucciones comunicadas para el deslinde, fraccionamiento y reparto de ejidos, y que las estaciones agrícolas prosiguen sus trabajos con resultados satisfactorios.

Estos establecimientos de investigación y enseñanza experimental, y la propagación de ella por medio de instrucciones prácticas, así como la reorganización de la Escuela Nacional de Agricultura, digna de la mejor protección y cuidado, seguramente producirán opimos frutos.

El estudio por oficinas y comisiones de deslinde, mediante el examen de títulos y respectivos trabajos de campo, a fin de determinar cuáles son los terrenos correspondientes a la Nación en diversos Estados y Territorios, es de esperar que dará el mejor resultado.

El Congreso estudiará en su oportunidad el proyecto de ley forestal, concediendo la importancia que corresponde a la explotación, fomento y conservación de bosques nacionales.

Con referencia a los trabajos de la Comisión Nacional Agraria, que ha terminado la primera serie de sus importantes labores, y en lo tocante a concesiones de aguas de jurisdicción federal, es notorio el interés tomado por la Secretaría de Fomento en problemas de tanta entidad y de los que la Nación espera grandes bienes.

La atención dada al ramo de minería se comprende con el alto número de títulos mineros expedidos, afectando visible interés el proyecto de construir en los principales distritos mineros, monumentos adecuados a servir de plintos fijos para relacionar con ellos los fundos de tal clase.

El desarrollo dado al servicio meteorológico, los importantes trabajos ejecutados por la Comisión Geográfico Exploradora, el buen número de operaciones hechas por la oficina de Patentes y Marcas y el avance en los trabajos de concentración del último censo, significan una labor empeñosa y eficaz.

La vitalidad de la República se revela al examinar los cuantiosos elementos que manifiesta en medio de las luchas que sin patriotismo se provocan actualmente.

La adopción definitiva de la prescripción contra él Estado, tratándose de terrenos poseídos con los requisitos que exige el Código Civil del Distrito, es punto importantísimo, porque en verdad tiende a consolidar la propiedad.

Para que la sociedad sea posible, se ha necesitado que la prolongada posesión se convierta en un derecho. De todas las instituciones de derecho civil, la prescripción es la más necesaria al orden social.

Las obras en los puertos, que permiten y facilitan la navegación en grande escala, producirán grandes bienes al comercio y a diversas regiones del país; pero es indispensable la conservación de las existentes, con toda solicitud, para el logro de propósitos tan loables y para evitar la pérdida de los grandes elementos invertidos por la Nación.

La reorganización, y con economías importantes, del servicio de faros; las obras hidráulicas en el Valle de México; las de drenaje para hacer desaparecer pantanos en el lago de Texcoco y convertir sus terrenos en fuentes de riqueza, y las de defensa en el Río Bravo y canalización de la laguna de Tamilma, para la comunicación interior entre Tampico y Túxpam, deben recomendarse para su terminación más pronta.

El aumento en la red ferrocarrilera y el establecimiento de estaciones radiotelegráficas, así como toda mejora que se haga en el servicio de telégrafos, son motivo de satisfacción; pero la construcción de nuevas vías férreas y especialmente la de Veracruz a Matamoros pasando por Tampico, causarán grandes bienes a la Nación.

Ojalá que, en efecto, se comiencen las obras dentro de breves días, porque será un medio de proporcionar trabajo inmediato a muchos brazos y así se concluirá más pronto un camino tan importante.

Son de notar las mejoras hechas en el servicio de correos, aumentando las oficinas, el movimiento de piezas de correspondencia y el de giros interiores y para el exterior.

Causan satisfacción al Congreso las indudables muestras de solidez que ha dado la Hacienda Pública en medio de las agitaciones de nuestra actual vida política y de las perturbaciones que son obstáculo para su natural desenvolvimiento y para su marcha serena y tranquila.

Revelan y comprueban esa solidez: nuestros cambios internacionales, que han podido mantenerse dentro de las naturales oscilaciones que les son peculiares, a pesar del fuerte envío de capitales hecho al extranjero ; la fundación de nuevos establecimientos de crédito llevada a cabo todavía con fecha reciente; el que la disminución de los impuestos normales ni sea tan sensible, como era de temerse, ni haya afectado por igual a todas las diversas fuentes de ingresos, y el que, como una consecuencia de todos estos diversos factores, la deuda pública nacional que se cotiza en el extranjero, haya conservado en las Bolsas un valor elevado, que refleja la confianza que de años atrás ha procurado merecer el Gobierno de la República.

Las Cámaras habrán de prestar su cooperación eficaz para asegurar el éxito de todas las medidas que tienden a procurar la nivelación de los presupuestos, base ineludible de toda buena gestión hacendaria.

Las iniciativas que la Secretaría de Hacienda ha hecho por conducto de la Comisión de Presupuestos para subvenir al acrecentamiento de necesidades nacionales que las perturbaciones del orden público traen consigo como forzoso corolario, habrán de estudiarse empeñosamente, porque es un deber del Congreso dotar al Ejecutivo con todos los recursos que considere necesarios para que, además de garantizar el pago regular de los servicios públicos normales del presupuesto, esté en situación de restablecer el orden y la paz en toda la República.

La política hacendaria que ha seguido el Ejecutivo, ya modificando la organización de la Caja de Préstamos, a fin de ponerla en situación de servir útilmente los intereses de la agricultura o ya estudiando el modo de establecer nuevas instituciones de crédito, donde la legislación vigente prohíbe crearlas, para que ellas atraigan de nuevo capitales extranjeros a nuestro país, es digna de todo aplauso, porque revela que independientemente de la preocupación del momento, que consiste en cubrir sin deficiente el aumento constante de los gastos públicos y en conservar incólume el crédito nacional que se ha obtenido tras de grandes esfuerzos, vuestro Gobierno piensa en preparar el porvenir del país por medio del desarrollo de sus fuente' s de riqueza, el cual desarrollo sólo puede lograrse mediante el empleo de los cuantiosos capitales que el crédito puede proporcionar.

Todo cuanto afecte al régimen y servicio del Ejército es de capital importancia, y por eso sin duda tiene interés que se haya reformado la Ordenanza vigente desde mil novecientos ocho, así como la creación de la Junta Superior de Guerra.

El excelente trabajo hecho por la Escuela Militar de Aspirantes, con formación de competentes oficiales subalternos, queda de manifiesto tanto por los datos que expresan el número de dichos aspirantes que han sido promovidos, cuanto también por la patriótica y esforzada labor que han realizado.

Al logro final de la pacificación del país, es de esperarse que contribuya asimismo la organización de los cuerpos irregulares auxiliares que se está efectuando en diversos Estados.

Puede considerarse prudente la resolución que aplazó el cumplimiento del decreto de 24 de noviembre último, que fija la manera de reemplazar las bajas del Ejército, en vista de las condiciones por que atraviesa el país.

Es de grande interés el dato relativo al número de hombres que forman actualmente las fuerzas del Ejército y Rurales y los que se propone tener listos el Ejecutivo para atender al restablecimiento del orden.

La conveniente adquisición de pertrechos de guerra, la buena fabricación de cartuchos, de pólvora y cuanto tiene por objeto poner al Ejército en condiciones tales, que le sea posible realizar arduas y trascendentales funciones, como defensor de la ley, el orden y la independencia misma de la República, son de todo punto plausibles, así como todo mejoramiento en el servicio médico y establecimiento de hospitales que alivien los sufrimientos de los bravos y abnegados luchadores, cuya lealtad asegura la reconquista de la paz.

Las campañas que el Ejército sostiene, particularmente en Morelos, Suroeste de Puebla y Chihuahua, han puesto de relieve una vez más las grandes virtudes del soldado mexicano.

Si un momento de ofuscación privó de la vida al pundonoroso General González Salas, el hecho final de las operaciones no debe ser dudoso, dada la decisión heroica e inquebrantable firmeza de las tropas, cuyo valor y disciplina, cuya abnegación y patriotismo coadyuvan con el noble propósito de la Nación, que quiere que se devuelva la paz a la República.

Señor Presidente:

La Revolución de 1910 marcó un alto en la marcha ascendente que el país había logrado; pero legalizada, porque patrióticamente se la hizo entrar en el orden constitucional, hay que encauzar ahora de nuevo las actividades del pueblo por los caminos de la justicia y de su engrandecimiento, a fin de que a la sombra de la paz pueda marchar en el trabajo con seguridad hacia el progreso.

Para esto se necesita dar firmeza y consolidar al Gobierno.

Esto se obtiene con el amor y la confianza de los pueblos, y a fin de conseguirlo y conservarlo, nuestra divisa debe ser Unión y Patria.

La obra grandiosa de reconstrucción que tenemos que llevar a cabo, es obra de unión y concordia, y para ella, para realizarla, es necesario difundir en todo el país un aliento poderoso que dé vigor a todos los buenos mexicanos, para que a la luz de la libertad se convenzan que no deben seguir otro camino que el que exige el amor a la Patria; es indispensable hacer a un lado prejuicios de partido y que el Gobierno procure el concurso de todos los elementos útiles y sanos y sea lo que debe ser, un Gobierno realmente nacional.

En esta obra patriótica, única salvadora, el XXV Congreso Constitucional, que no espera ni quiere otro premio que el testimonio de su conciencia de haber obrado en bien de la República, os prestará ayuda franca, porque sólo inspiran sus actos el interés de la nación y el bien de la Patria.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: El Impacial, abril 2 de 1912.