Home Page Image
 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 
 
2017
 


1865 Jesús Terán, propone a Juárez los fundamentos de la futura política exterior frente a las potencias europeas.

Florencia, abril 20 de 1865

 

 

Jesús Terán, propone a Juárez los fundamentos de la futura política exterior frente a las potencias europeas.

Ciudadano ministro de Relaciones
Chihuahua

Ciudadano ministro:

Aunque los descalabros últimamente sufridos por las fuerzas nacionales parecen alejar el término de la guerra, como en cambio en los Estados Unidos se precipitan los sucesos favorables a la unión, deseo conocer las intenciones del gobierno respecto a la conducta que debo observar en el caso de que salga de la república el archiduque Maximiliano. No juzgo imposible que en ese caso los gabinetes de Londres o de Madrid se presten a recibirme y aun me propongan el arreglo de algunos asuntos. Deseo, pues, saber si en tal eventualidad la intención del gobierno es que yo exhiba mis credenciales y entable relaciones o que me abstenga de ello. Espero que el gobierno no [lleve] a mal que le manifieste mi opinión sobre el particular, protestando acatar la resolución que se me comunique, sea cual fuere.

El triunfo que el gobierno obtenga sobre las fuerzas extranjeras que han invadido a México, es a mi ver la ocasión más oportuna y quizá la única que puede presentársele para modificar los antiguos tratados con los gabinetes europeos, que tanto han perjudicado a la nación. Visto ya lo que cuesta a una nación europea una guerra contra México, debemos estar seguros de que ninguna nos la hará, sino por motivos muy poderosos en que se interesara su conservación. Como, por otra parte, ellas han desconocido al gobierno nacional cuando el derecho de gentes no las autorizaba para ello, creo que aquél está en su derecho dando por terminados los tratados antiguos.

Mi opinión, en consecuencia, es que el gobierno se abstenga de toda relación con las potencias europeas, limitándose a cumplir lo mejor que le sea posible los compromisos pecuniarios que están pendientes; esperar a que ellas reclamen la observancia de los antiguos tratados y manifestarles entonces que habiéndolos dado ellas mismas por terminados, México no entrará con ellas en relaciones diplomáticas sino mediante otros nuevos, prometiendo entretanto una estricta observancia de las leyes y del derecho de gentes con los extranjeros. Sírvase usted dar cuenta con lo expuesto al ciudadano presidente para su superior resolución y aceptar las protestas de mi consideración y distinguido aprecio.

Florencia, abril 20 de 1865
Jesús Terán

 

 

El Gobierno comparte la opinión de Terán sobre la derogación de los viejos tratados

Julio 22 de 1865

Ciudadano Jesús Terán,
Agente del gobierno de la República Mexicana
Florencia

En la nota de usted número uno que me dirigió desde Florencia en 20 de abril de este año, se refirió usted a la posibilidad de que el término de la guerra civil en los Estados Unidos, apresurase la retirada de México de Maximiliano y de que, en tal caso, los gabinetes de Londres y Madrid o alguno de ellos, se prestarían a recibir a usted y aun le propusieran el arreglo de algunas cuestiones.

Se sirvió usted manifestarme con este motivo que, a reserva de obrar como el gobierno lo juzgase mejor, tenía usted la opinión de que no sería conveniente abrir desde luego nuevas relaciones con aquellos gobiernos, sino aprovechar, en tal caso, la ocasión de reformar los antiguos tratados que tanto han perjudicado a la república, cuyo gobierno podría entonces limitarse a cumplir del mejor modo posible los compromisos pecuniarios y, si se llegaba a alegarle los antiguos tratados, contestar que habían dejado de existir por causas de aquellos gobiernos que los han roto y manifestarles que la república estaría dispuesta a celebrar otros nuevos, prometiendo, entretanto, una estricta observancia de las leyes y del derecho de gente, con los extranjeros.

El gobierno ha tenido ya ocasión de afirmar y emitir antes, el mismo juicio, con otros motivos. Si no la había comunicado a usted había sido por no creer tan inmediata la oportunidad de manifestárselo, como lo verifica ahora que ha tocado usted este punto con su inteligente previsión y celo por el bien de la república.

En tal virtud, ha acordado el ciudadano presidente diga a usted que, no creyendo ya conveniente que use usted en ningún caso del carácter de ministro Plenipotenciario que se le confirió en San Luis Potosí para poder representar al gobierno de la república cerca de los gobiernos inglés y español, tan sólo juzga conveniente que pueda usted usar del carácter y autorización que le comuniqué desde esta ciudad con fecha 31 de marzo de este año, para que, como agente del gobierno de la república, pueda usted oponerse a lo que la perjudique y procurará lo que le sea favorable, conforme a las instrucciones generales o especiales que tenga usted del gobierno.

Protesto a usted mi muy atenta consideración.

(Sebastián) Lerdo de Tejada