Home Page Image
 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 
 
2017
 


1850 Discurso pronunciado por Juárez ante el Congreso de Oaxaca, al abrir su periodo de sesiones extraordinarias.

Oaxaca, noviembre 19 de 1850

 

DISCURSO PRONUNCIADO POR JUAREZ ANTE EL CONGRESO DE OAXACA, AL ABRIR SU PERIODO DE SESIONES EXTRAORDINARIAS

Señores diputados senadores:

Asuntos de grave importancia para el Estado han venido a interrumpir el reposo del Cuerpo Legislativo. Antes de la época que la Constitución señala para sus sesiones ordinarias, el pueblo ve reunidos a sus legítimos representantes para ocuparse de las medidas que consideren a propósito para afianzar la soberanía del Estado y la futura independencia de la Nación. Amagada nuestra Hacienda y próxima a disminuir en los pocos recursos de que se forma, y con serios temores de que la nacionalidad de la República se menoscabe, es preciso que el Cuerpo Legislativo busque un medio que nos ponga a cubierto de tan inminentes riesgos, y he aquí el motivo principal por qué ha sido convocado extraordinariamente.

Fácil es prever las tristes consecuencias que tendrá que lamentar el Estado, si por desgracia se adopta un medio distinto del que la Constitución Federal señala al Gobierno Supremo para exigir recursos de las partes integrantes de la República. Fácil, también, calcular el peligro que se nos espera, si con tiempo no se precaven los males que puede resentir el Estado, quedando la comunicación de los mares por el Istmo de Tehuantepec confiada, sin solemnes ni fuertes garantías, a las manos de una Nación poderosa y astuta. La iniciativa que el ministerio de Hacienda dirigió a las augustas Cámaras, el 25 de julio último, y el Tratado celebrado para la comunicación del mar Pacífico con el Atlántico por el Istmo de Tehuantepec, ofrecen a primera vista las consecuencias funestas que se acaban de indicar.

Ocupaos, señores, del examen y rígido análisis de esos documentos y meditad el remedio de los males que envuelven. Al mismo tiempo que consagréis vuestros afanes a los dos importantes negocios que he relacionado, también ocuparán vuestros desvelos las iniciativas que el Poder Ejecutivo os dirija para consolidar la paz y expeditar la marcha de la administración pública.

Comenzad, pues, señores, vuestras importantes tareas. El gobierno, cumpliendo con su deber, os prestará los auxilios que quepan en su posibilidad para facilitar vuestros trabajos; y si para conservar el orden constitucional y promover la felicidad de los pueblos necesitare de elementos que estén fuera del círculo de sus atribuciones, ocurrirá a vosotros, seguro de vuestra eficaz cooperación.- He dicho.

Oaxaca, noviembre 19 de 1850.

[Benito Juárez]