Home Page Image
 

Edicion 2017

 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 

Comentarios:
MePolMex@gmail.com

 
 
 
 


1843 Carta de José María Bocanegra a Waddy Thompson, Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de EU en México

23 de Agosto de 1843

23 de agosto 1843 El gobierno mexicano ha reunido suficientes datos, que publica con difusión la prensa norteamericana, de que se trata de someter a la deliberación del congreso de los Estados Unidos en su próxima sesión la propuesta de incorporar a ellos la llamada República de Texas, y aunque todavía espera el excelentísimo señor presidente que una autoridad tan circunspecta deseche un designio tan injusto y un ataque tan decisivo a los derechos de la nación mexicana sobre aquel territorio. ha mandado al infraescrito que exprese a su excelencia el señor Thompson con el fin de que se sirva transmitirlo a su gobierno, que el de México considerará como una declaración de guerra contra la República Mexicana el que haya ese acuerdo de incorporación de Texas al territorio de los Estados Unidos, bastando la certidumbre del hecho para que, de luego a luego. se proclame la guerra, dejando al mundo civilizado el fallo sobre la justicia del pueblo mexicano, en una lucha que se halla tan distante de provocar. Los colonos de Texas generosamente acogidos por la nación mexicana entraron allí y se alzaron después bajo diferentes pretextos. pero con el ánimo conocido de arrebatar ese territorio a su legítimo poseedor [...] y si ahora un partido promueve en Texas su incorporación a los Estados Unidos es por el conocimiento de su notoria incapacidad para formar y constituir una nación independiente, sin que haya cambiado su situación, ni adquirido títulos para separarse de la madre patria: partiendo el excelente señor presidente provisional de esta convicción profunda, está obligado a impedir que una agresión, sin antecedentes en los anales del mundo, se consume, y si fuera indispensable que la nación mexicana busque a expensas de los desastres de la guerra la incolumidad de sus derechos, ella invocará a Dios y librará la defensa de su justicia a sus propios esfuerzos [...]