Home Page Image
 

Edicion 2017

 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 

Comentarios:
MePolMex@gmail.com

 
 
 
 


1835 Acta del pronunciamiento del estado libre de Coahuila y Texas

22 de junio de 1835

¡Libertad, Constitución y Federación!

Los ciudadanos de la jurisdiccion de Austin, reunidos en una junta pública, se dirigen á sus conciudadanos de Coahuila y Tejas. Esta jurisdiccion deplora sinceramente la presente cituacion desgraciada de la República Mexicana en union de todo amante de la libertad, se lamenta de ver la triste postracion á que se halla reducido el principio federativo republicano, y la creacion de un gobierno, de un dictador sobre sus ruinas. Se lamenta que las esperanzas de los patriotas, y de los vivos deseos de un pueblo numeroso, apenas se libraba de la horrible prision que lo sujetaba al gobierno español, se hayan frustrado tan repentina é inesperadamente y que un sistema igualmente despótico se les imponga de nuevo. El pueblo de Tejas tiempo ha que observa y palpa los abusos del gobierno general, y hace mucho tiempo que se ha convencido que la tendencia del gobierno ha sido la destruccion de la Constitución y del establecimiento de diferente forma; pero siendo pobladores tan recientes y solo ciudadanos por adopcion, enseñados desde su niñez a reverenciar y respetará la legislacion nacional, han mirado en silencio agresiones que no podrían ser justificadas, y usurpaciones que han manifestado peligro, se han contentado con vivir sin quejarse y aun sin sujerir la inconstitucionalidad de tales medidas. Han dejado á los estados nativos á los hombres y ciudadanos del pais el derecho de protestar, y el deber de oponerse. Aun ahora la voz de queja no se habria abrazado á no haber sido las usurpaciones y pasos abanzados del gobierno general que se han estendido hasta el estado de nuestra adopcion y aun amenazado la destruccion de nuestras personas. Nuestros sentimientos, nuestras nociones y nuestras miras han sido materia de revoluciones y malas interpretaciones entre nuestros hermanos mejicanos. Jamás hemos sido enemigos de los mejicanos, jamás opositores de la Constitución. siempre nos hemos adherido religiosamente á la Constitución como la hallamos, siempre continuaremos haciendolo asi, mientras la memoria nos recuerde su mérito y la integridad de su valor. No hay aliciente tan grande que nos pueda inducirá apartarnos de la línea clara de nuestro deber, y no hay fuerza suficiente formidable que nos pueda evitar una libre espresion de nuestros sentimientos. Creemos que el gobierno general y los respectivos estados son unas soberanías independientes que respectivamente se les asignan por la Constitución, consideramos que los estados convinieron en el pacto social de su propia y libre voluntad á fin de asegurar mas eficázmente el que de nuestras libertades que habian ganado, y para llevar adelante con mas armonia y prosperidad las operaciones del gobierno, consideramos que el gobierno general fué creado para objetos enteramente esteriores, y que á los estados se dejó la regularizacion de sus negocios interiores. Una invacion por cualquiera poder de los derechos de otro es igualmente peligrosa, é igualmente se debe resistir. Tal invasion se ha cometido por el gobierno general contra la soberania del estado de Coahuila y Tejas. 1.° En las personas de los representantes del congreso nacional, cuando se le evitó con la fuerza militar del desempeño de los deberes de su empleo. 2.° En el decreto del presidente ordenando una nueva eleccion de empleados en oposicion á lo que se habia hecho constitucionalmente. 3.° En el decreto del congreso general que destruye la milicia cívica, y requiere de los estados la entrega de sus armas. 4.° En la ley del congreso general en que quita al estado de Coahuila y Tejas un derecho constitucional para dar cartas de ciudadanía á sus colonos, 5.° En el arresto por las tropas permanentes de D. Agustin Viesca, el gobernador constitucional del estado, 6.° En el reciente decreto que declara tiene e] congreso general derecho y facultades para alterar la Constitución segun le parezca, sin sujetarse á las restricciones prescriptas en el sagrado instrumento. 7.° En la creacion de un dictador con poder absoluto, el cual no tiene otra norma para dirigir su conducta que su propia voluntad y capricho. 8.° Y por ultimo, en otros numerosos actos todos manifestando un total olvido de los derechos de los estados, y una determinacion de las presentes autoridades que dominan á la nacion, de destruir en su totalidad el sistema federal republicano. Contra todos estos actos y violaciones, todos estos abusos y usurpaciones, el pueblo de Tejas solemnemente protesta, y resuelto como esta á no sucumbir jamás á ellas, ha creido de su deber hacer esta declaracion al gobierno y esta apelacion á los pueblos.

Este pueblo sostendrá la Constitución del estado de Coahuila y Tejas según se adoptaron originalmente y ahora ecsisten. Sostendra á todo trance al gobierno del estado, y todos los demás empleados en el desempeño de sus deberes. Estas dos resoluciones se observarán en su concepto todos los deberes que se podrian ecsigir como ciudadanos y en ellas no se contiene mas que aquellos sentimientos que deberia tener todo amante de la libertad constitucional en toda la república. En el sostenimiento de esta declaracion, lo mismo que nuestros padres en la revolucion, nos ofrecemos á cada uno nuestras vidas y fortunas y nuestra sangre y los derechos de nuestra tierra, y derramando la ultima gota de sangre que circula en las venas del último hombre en nuestro Tejas.

¡Conciudadanos adoptivos de Tejas en vez de la libertad que de nuestra constitución, os llama a su defensa; la Constitución violada y la hollada'soberania de nuestro estado, os llama á obedecer vuestros juramentos en su defensa y sostenimiento. Se os hace saber en términos nada equívocos que vuestros derechos estan envueltos en la lucha: que vuestro gobernador es prisionero en manos de los militares y por ellos es perseguido vuestro congreso, y que en este momento estais sin gobierno esceptuendo el de un dictador y militar; y no solo esto, se os dice: que e] dictador ya esta concentrando sus fuerzas para marchar contra Tejas, y contra el pueblo de Tejas en que descansa esperanza de la libertad de la Republica; si titubeais 6 temeis por un momento la contienda todo se pierde: si marchais a encontrar al enemigo con vuestra acostumbrada firmeza, vuestro pais será redimido.

Plantar el estandarte de la soberania de los estados y jurar sostenerlo, y marchareis victoriosos sobre todas las dificultades, quitareis toda posicion, y lebertareis a vuestra Constitución y á vuestras autoridades. Hareis mas que todo esto ¡despertareis la dormida energia de los liberales de la Republica, animareis á los valientes y visarros mejicanos en todo nuestro pais, y la libertad y la Constitución se librará de la prision en que las tiene el enemigo. Conciudadanos de la Cohauila la contienda mas noble en que jamás ha entrado el hombre es la contienda, ¡por la libertad. El mundo entero ha visto con placer la resistencia heroica que habeis hecho contra el despotismo español: un pueblo libre y simpatizador que os congratuló en aquella vez, os implora en esta época turbulenta, que de nuevo sacudais el yugo, que de nuevo encontrareis al enemigo, que de nuevo resolvais por libres ó morir, y que émancipeis a vuestra contitucion y a vuestro gobernador. Solo tenis que declarar que asi lo quereis; solo un esfuerzo intrepido y unido tenies que hacer y la victoria es vuestra. Solo tenis que resolver vuestra libertad y la Diosa descansará sobre vuestro estandarte. ¡Vuestros conciudadanos de Tejas jamás os abandonarán en tan noble lucha. Los hallareis unos firmes é invorrables sostenedores de la Constitución; y los enemigos acérrimos de sus opositores! ¡Sostendran la Constitución y las autoridades del pais de su adopcion, ó su sangre regara y enriquesera este suelo! Perseverarán inviolables sus derechos segun los asegura la Constitución, ó dejarán á Tejas en un horrible decreto. Pero semejante peligro no temen conocer sus fuerzas en Tejas y fuera de Tejas: saben muy bien que diez mil carabinas que tienen para la defensa de sus derechos no se han de alzar en sus pacificas casas hasta que esos derechos no se hallan asegurarlo de nuevo. No hay poder suficiente en el gobierno mejicano para echarlos fuera del pais, y saben que cualquiera fuerza que venga contra ello, solo vendra a encontrar, la victoriosa venganza de un pueblo que siempre ha sido valiente y siempre sera libre; por nosotros nada tenemos que temer. En Tejas somos indecibles; pero descariados que vosotros fueceis libres; os lo rogarnos por la memoria de la libertad que hasta ahora habeis gozado por la tiranía que antes habeis sacudido, por el dulce, el sagrado, el carísimo nombre de libertad: que volvais á empuñar vuestras espadas y que habreis como hijos de libres, y como los libres descendientes de vuestros patrioticos antecesores. Os suplicamos no hagais vanas las esperanzas de vuestra hermana la república del Norte, de que siempre continuaren creceindo un pueblo libre y prospero. No entregais vuestros hogares, vuestros altares y vuestro pais al enemigo de vuestra libertad. ¡Liberales de la república!! Los ojos del mando civilizado estan sobre vosotros estan indignados de ver la conducta traicionera de vuestroenemigo. Simpatizan en vuestra desgracia, y todopatriota en todas partes del mundo ofrece sus oraciones al cielo, de que aun desperteis de vuestra apatia y sereis libres. Animaos y levantad de nuevo sobre vuestros suelo la bandera la libertad; de nuevo jurad que sostendreis con vuestra sangre y tesoro, el sistema federativo republicano. ¡Levantaos republicanos y vuestro amado pais será salvo! Jurad conquistar o morir, y la Omnipotencia de laverdad pronto decidirá en vuestro favor, como lo ha hecho antes de ahora. ¡Vuestras luchas contra el enemigo de lalibertad constitucional ya tienen para que vivir cuando se destruya vuestra forma de gobierno republicano federal deben primero morir que sucumbir en la aristocracia. Cumplir pues, vuestros juramentos que habeis hecho al mundo y á la nacion de sostener la Constitución del gobierno segun fué adoptada, y dar esta proga a todas las naciones de que herais justificados cuando declarasteis á la españa que todos los hombres por la naturaleza eran iguales y todos debian ser libres. Abrazad fuertemente los pilares de la Constitución y solo la debeis abandonar cuando seais sacrificados en su total ruina. Tomar por vuestra ultima esclamacion, aun en la ultima hora de espirar, estas palabras: ¡LA CONSTITUCIÓN DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS! Conciudadanos, en Texas, tenéis una obligación sagrada que cumplir; desde vuestra niñez se os ha inculcado cuán cara es la libertad u cuán odiosa la tiranía. Vuestros padres fueron los que primero plantearon en el suelo de la América el estandarte de la libertad, con su sangre, y con sus tesoros compraron y os dejaron en posesión de tan valiosa escencia. Debéis sostenerlo firmemente hasta el morir. Vuestros hermanos de los Estados Unidos del Norte, os desean muy muchos la victoria, y a la hora del peligro ocurrirán en millares en vuestro socorro; por todas partes se os dirá que vuestra causa es justa, vuestros esfuerzo plausibles, y cada madre y cada hermano ofrecerá al cielo sus oraciones para que en la hora del peligro, ninguno de sus amigos sea traidor a su patria. Tomad para el norte de Texas: la Constitución Federal, la Constitución del Estado.

Dios y libertad, San Felipe de Austin, junio 22 de 1835. — R. M. Williamson, presidente.- Moceley Baker, secretario.