Home Page Image
 

Edicion 2017

Edición Web Limitada

Autora: Doralicia Carmona Dávila

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 
 
 
 


1833 Que los religiosos no se mezclen en cosas de políticas.

8 de Julio de 1833

 

Circular de la de la Secretaría de Justicia sobre que los religiosos guarden recogimiento y no se mezclen en cosas de políticas:

Este supremo gobierno ha tenido noticias de que algunos religiosos de distintas órdenes, faltando á lo que deben á su profesión y á su carácter de ministros de paz, encargados de enseñar la obediencia á las autoridades, se ocupan con mucho escándalo de persuadir á personas del pueblo que éste no debe comprometerse con el actual gobierno, porque en breve el general Arista con sus fuerzas y todo lo trastornará.

Tal conducta es subversiva y contraria abiertamente al santo Evangelio, y ha llamado poderosamente la atención del gobierno; y convencido de que el tamaño mal exige un pronto remedio, ha resuelto diga yo á V. P., como lo hago, que lo ponga luego, haciendo que todos los religiosos de su obediencia guarden el recogimiento que es propio de su profesión y les está prevenido por sus estatutos y providencias del gobierno, y que demandan las circunstancias presentes, previniéndoles no se mezclen en cosas políticas, y que en sus conversaciones no excedan de su profesión y ministerio, que se de paz y obediencia; en concepto que el gobierno, que por su primaria obligación vela por la conservación de la paz y el orden público, así como tiene medios para reprimir á los que abiertamente atacan la Constitución y las leyes, los tiene también para contener en sus justos límites á los que con mayores obligaciones abusan de la sencillez del pueblo, para, engañándolo, comprometerlo á que se rebele ó falte á sus más justos deberes.

Lo que de orden de S. E. el vicepresidente comunico á V. P. para su pronto y exacto cumplimiento, esperando que para las nueve de la noche de hoy me comunique las ocurrencias que hubiese notado, las providencias que haya tomado y la cooperación que necesite para hacerse obedecer y lo demás que estime conducente para su inteligencia, encargándole sobre todo su más estrecha responsabilidad.