Home Page Image
 

Edicion 2017

Edición Web Limitada

Autora: Doralicia Carmona Dávila

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 
 
 
 


1832 Acta y Plan de Veracruz sobre remoción del Ministerio.

Enero 2 de 1832

 

El intento de ordenar al país con medidas firmes que no dudaron en fusilar a los descontentos dio origen a una creciente insatisfacción con el régimen de Anastasio Bustamante, que el general Santa Anna decidió aprovechar para saltar al escenario político. El movimiento parecía pequeño y aislado, pero se convertiría en una verdadera revolución que en todo el territorio enfrentaría a milicias y ejército permanente. 2 de enero de 1832. (1)

 

 

En la Heroica Ciudad de Veracruz, a los dos días del mes de enero de mil ochocientos treinta y dos, reunidos los señores Jefes y Oficiales de esta Guarnición y de la Fortaleza de Ulúa, en la casa del señor coronel don Pedro Landero, previa citación del señor Comandante General D. Ciriaco Vázquez, tomando en consideración la situación política de la República, amagada de la más sangrienta revolución, por los notorios y repetidos actos de los enemigos de nuestras instituciones y garantías individuales, y la treste y peligrosa alternativa de ser expuesta la Federación a sufrir el yugo más ominoso o resentir los horrores de la anarquía, y, particularmente, esta Plaza, alarmada justamente por las insidias de la ambición, convinieron: que es constante la protección dispensada por el Ministerio, ya en sus periódicos, y ya de otros modos ostensibles, a los atentados cometidos contra la Constitución y garantías públicas individuales, y que muy pronto consumarán la ruina del sistema, los agentes de los ministros, tan luego como sucumbiese esta Plaza a sus intrigas, pues la llegada de ellos, estaba, por desgracia, próxima, y, en ese caso, serían tal vez en vano los sacrificios de los mexicanos libres: que, por otra parte, la revolución espantosa que se preparaba en diversos Estados de la Federación, para la cual se invitaba al Excmo. General D. Antonio López de Santa Anna, y otros Jefes de esta Guarnición, sería tanto más terrible, cuanto que se extendía a toda la Administración actual, lo cual, produciría, ciertamente, el aumento de los males, en lugar de cortar o modificar los que resentíamos; que era evidente que el ministerio estaba odiado, y que la opinión pública se hacía oír por todas partes en contra de sus manejos, sin que se lograse otra cosa que la persistencia de estos funcionarios, en sus errores e injusticias; pero que también era sabido que S. E. el Vicepresidente, se había manifestado firme en medio de estas ilicitudes, a favor del sistema que nos rige y había evitado muchas veces los avances de las pasiones del ministerio; que si S. E. no había removido a sus Secretarios debía considerarse el estado de aislamiento a que las maniobras ministeriales lo hubiesen reducido respecto a que se le haría creer que el Partido del Ministerio era solamente con el que contaba la actual Administración, y, que, despojados de sus sillas los Secretarios no tendría apoyo el Vicepresidente, al paso que los anarquistas envolverían la Patria en el más desastroso desorden; que para acudir al remedio de tan enormes y extraordinarios males, debía esta guarnición buscar un medio entre los extremos, renovando sus protestas de sostener a toda costa la Constitución y las Leyes proclamadas en el Plan de Jalapa, y al actual Vicepresidente, a quien se pediría enérgicamente, conforme al artículo cuarto de dicho Plan, la remoción de un Ministerio, contra quien se ha pronunciado la opinión pública, y que solo inspira desconfianza a los amigos del orden constitucional y de los derechos individuales; y, que, en fin, era conveniente que S. E. el General Santa Anna fuera invitado a ponerse a la cabeza de esta guarnición, si adoptaba estos principios, con lo cual calmarían las zozobras de los Estados y de todos los mexicanos, exaltados justamente al ver próximo el día funesto en que se les reduzca a la más afrentosa esclavitud, o en que se les precipite al abismo de la anarquía; pues repuesto el Ministerio con hombres de prestigio y probidad, se restablecerá la calma en los espíritus, la confianza en los pueblos, la fuerza moral en el Gobierno y el respeto a la Constitución y a las Leyes, única áncora que podrá salvarnos de las revoluciones y de las desgracias consiguientes a ellas, en el año presente, que ha de renovarse el Magistrado Supremo de la República; época siempre llena de agitaciones en todas las naciones, en que el Poder Público es electivo. Y estando conformes unánimemente en todo lo manifestado, los Jefes y oficiales que subscriben, y después de explanados muy pormenor los fundamentos de estos principios, acordaron:

Artículo 1º. La guarnición de Veracruz, renueva las protestas hechas por el Plan de Jalapa, de sostener a todo trance sus juramentos por la observancia de la Constitución Federal y las Leyes.

2º. Pide al Excmo Sr. Vicepresidente la remoción del Ministerio, a quien la opinión pública acusa de protector del centralismo y tolerador de los atentados cometidos contra la libertad civil y los derechos individuales.

3º. Dos jefes de esta guarnición, serán comisionados para presentar esta resolución al E. S. General Don Antonio López de Santa-Anna, y suplicar a S. E., que, conformándose con ella, se digne venir a esta plaza y tomar el mando de las armas.

4º. En tal caso, la guarnición se abstiene de dirigir ocurso alguno y de dar ulteriores pasos a este respecto; pues S. E. el General Santa—Anna, deberá dirigir esta Acta y las disposiciones que juzgue convenientes, al E. Sr. Vicepresidente y demás autoridades de la Federación y los Estados, dictando las demás providencias que sean oportunas para que se verifiquen los laudables deseos de los que subscriben.

Y habiéndose todos conformado con los expresados artículos, se nombraron para presentarlos al E. S. General

Santa-Anna, al Teniente Coronel del Segundo Batallón Permanente, D. Ramón Hernández, y al Sr. Coronel Primer Ayudante del Noveno Batallón Permanente, D. Juan Andonaegui; y los firmaron los referidos Jefes, y de los oficiales, uno por clase, conmigo el Secretario nombrado para el efecto.

—El Comandante General de la Plaza, Ciriaco Vázquez. —

 

 

 

Acta celebrada por la guarnición de Alvarado (6 de enero, 1832)

Acta celebrada por la guarnición de Alvarado; adhiriéndose al Plan de Veracruz. 6 de enero, 1832. (2)

En la villa de Alvarado, á los seis días del mes de enero de 1832, convoqué á los Sres. jefes y oficiales de la guarnición, y reunidos en la casa de mi habitación les hice manifiesto la Acta que el Ecsmo. Sr. general de división D. Antonio López de Santa-Anna me envió desde la plaza de Veracruz, en donde consta que su guarnición se pronunció pidiendo al Ecsmo. Sr. vicepresidente de la república la remoción del ministerio, en razón de sus abusos y del descontento general que por tales se advierte; protestando de nuevo la espresada guarnición de dicha plaza su constante decisión por sostener á todo trance la constitución federal y las leyes, conforme al plan de Jalapa.

Enterados los Sres. jefes y oficiales de la ocurrencia con el detenimiento que se requiere en tan delicado caso, y penetrados de la razón y justicia con que se ha dado la voz, satisfechos de que en su concepto es meramente de remedio y de ninguna manera ostensible al imperio de la ley; teniendo también en consideración las virtudes patrióticas del vencedor de Tamaulipas que felizmente está puesto á la cabeza, y de que tan ilustre caudillo no puede desear más que la felicidad de la patria; acordaron de unánime parecer cifrarse en los artículos siguientes:

1º. Los Sres. jefes, oficiales y tropas de la guarnición de Alvarado se adhieren en un todo al pronunciamiento constante en la Acta que se menciona.

2º. Los mismos Sres. jefes, oficiales y tropas se someten á las órdenes del Ecsmo. Sr. general C. Antonio López de Santa-Anna mediante á estar á la cabeza de la guarnición de Veracruz.

3º. En consecuencia se elevarán dos ejemplares de esta Acta al propio Ecsmo. Sr. general para su superior conocimiento.

Con lo que concluye esta junta firmando conmigo para constancia los Sres. jefes y oficiales que la componen, —

 

 

(2) Alvarado (6 de enero de 1832), Boletín de la Secretarla de Gobernación, 1923, 152.

 

 

Senado de la República-COLMEX. Planes de la Nación Mexicana. Libro 2, pp. 74-75.