Home Page Image
 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 
 
2017
 


1823 Instrucciones de Alamán* a Filisola a su paso por Chiapas

México, 30 de Julio de 1823

Reservada

Repetidas veces se ha manifestado a V. S. que el carácter de justicia que distingue al gobierno de México, diversos motivos de interés nacional, exigían de su imparcialidad y detenimiento, que respetando la voluntad libre de los pueblos, reservara pronunciar sobre la suerte de algunas provincias del territorio nombrado de Guatemala, el Congreso convocado por V. S. en 29 de marzo último. Sin embargo, ha creído que esta conducta de moderación y liberalidad, no debía ser un motivo para que violentándose la voluntad de los pueblos unidos a esta nación, con la libertad, prudencia y previsión conveniente se ofendieran los respetos que se le deben, que altamente reclama el derecho de las naciones, y que la mexicana se vanagloria de guardar a todo el mundo: tal es precisamente la situación de la provincia de Chiapas, en el actual estado de cosas: ella en su totalidad y de un modo inequívoco, protestó y proclamó sus deseos de formar un todo, con la de México y colindantes, calculó las ventajas que su comercio, su población, etc. debían prometerse de esta unión: consideró que su situación topográfica e inmediación a Oaxaca, Tabasco y Yucatán la obligaban a identificar sus intereses y relaciones con esas provincias, y en una palabra, se persuadió de que la naturaleza y los justos motivos de su prosperidad y riqueza, la llamaban a incorporarse a la asociación grande de las provincias de México. Convencido de tales verdades y con presencia de distintos documentos que el presbítero D. Pedro Solórzano, enviado de aquella provincia cerca de este gobierno, para promover la incorporación expresada, el Soberano Congreso, a quien no podrán atribuirse miras tiránicas o de dominación la decretó y aprovechó, con la circunspección y solemnidades propias de su alta representación, sin embargo, hoy una facción poco numerosa, contra el sentir de la mayor y más sana parte de sus habitantes, olvidando los verdaderos intereses de la provincia, y la consideración y respetos debidos a la nación a que pertenece, intenta separarla de ella violentando así su voluntad, y sus deseos. En tales circunstancias el supremo poder ejecutivo a quien no es dado descuidar jamás la salud de la patria, se halla en el caso de tomar medidas que asegurando el decoro y dignidad nacional, protejan convenientemente la suerte, intereses y libertad de la misma provincia, hasta ahora parte integrante y apreciable de la nación mexicana.

Con este motivo y recordando siempre la entereza, amor al orden y principios liberales que adornan a v. s. y que tan distinguido lugar le han hecho en el aprecio de S. A. y de sus conciudadanos, ha dispuesto confiarle el importante encargo de sostener los derechos y libertades de la repetida provincia.

En consecuencia, V. S. al dirigir sus marchas por ella, entrará a su capital, donde valiéndose de los medios de persuación y convencimiento que le son tan familiares, si fueren bastantes, restablecerá el orden y observancia de la constitución provisoria del estado en la parte que rige, disolverá una junta que allí se ha erigido y reinstalará la diputación provisional, dando al jefe político nombrado por este gobierno, la debida posesión, a cuyo fin acompaña a V. S. el duplicado de su nombramiento. En este caso será muy conveniente, y lo dispuesto, que S. A. deje en dicha capital una guarnición, la que considere bastante a conservar la paz, a las órdenes de su comandante que nombrará v. s. y merezca su confianza por reunir las cualidades que reclama este cargo verificado este paso de tanta utilidad para la patria, continuará V.S. inmediatamente sus marchas a desempeñar y concluir la otra comisión reservada que S. A. ha confiado a sus virtudes y talentos, según se lo promete de un general que a la par de ciudadanos tiene tan acreditado su patriotismo, valor y prudencia. Todo lo que de orden del supremo ejecutivo comunico a V. S. para su inteligencia, satisfacción y cumplimiento.

Dios guarde a V. S. muchos años.

Alamán

 

*El secretario de Estado y del despacho de Relaciones de México se dirige al general Filisola dándole. instrucciones sobre lo que debe hacer a su paso por Chiapas.