Home Page Image
 

Edicion 2017

Edición Web Limitada

Autora: Doralicia Carmona Dávila

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 
 
 
 


1823 Abdicación de Agustín de Iturbide

20 Marzo 1823

Secretaría de Relaciones.- El señor secretario de S.M. me ha dirigido con esta fecha un oficio que a la letra dice así: "Excmo. Sr. -El Emperador me manda decir a V. E., para que se sirva elevarlo al superior conocimiento del Soberano Congreso:

Primero. Que una vez hecho el reconocimiento del expresado cuerpo, como en el que reside la representación nacional, por la junta de Puebla y tropas adheridas a la acta de Casa Mata, cesó el motivo de la división que por desgracia experimentamos a unos días, y la razón también porque S. M. I. conservó a su inmediación y fuera de la corte las tropas que quisieron seguirle; ya la persona del Emperador, ni la investidura que la Nación le concedió no deben ser un obstáculo ni un pretexto para realizar los planes que se crean más convenientes a la felicidad de la patria y a sus mayores progresos.

Segundo.- Que admitió la corona haciendo el más costoso de los sacrificios, por haberse persuadido que con este acto daba a la Nación el último testimonio de que estaba enteramente decidido a que nada le quedara que hacer en sus servicios: ya había expuesto su vida, su honor, su familia y su fortuna por ella; y después su libertad, su tranquilidad y el amor de los pueblos única recompensa que esperaba, lo sacrificó también pues no ignoraba que todo lo perdía subiendo al trono: en tal concepto, solo deseaba ocasión de bajar de él, y ninguna más oportuna que ahora en que entregando las riendas del gobierno, evita al menos que su nombre sirva de pretexto a la guerra civil y males que le son consiguientes: desde que preveía el resultado de las causas que dieron origen a las circunstancias de hoy, se resolvió a abdicar una corona que tanto le pesa. Y solo le contuvo no haber autoridad competente [... ] * está el Congreso, y a él entrega el poder ejecutivo que ejerce, haciendo una absoluta abdicación.

Tercero.- Que la presencia en el Imperio, del Emperador, cuando deje de serlo servirá de pretexto a mil movimientos que se le atribuirían, aunque está seguro de que jamás tendría parte en ellos. Para evitarse persecuciones, alejar de sí toda sospecha, y a la Nación males, se expatriará voluntariamente, y en un país extranjero oirá con satisfacción las prosperidades de su patria, o con sentimiento el mal destino que le haya preparado la suerte.

Cuarto.- Doce o quince días le bastarán para poner en corriente sus asuntos domésticos y poder llevar consigo a su familia.

Quinto.- Sin embargo de las asignaciones que le hicieron como generalísimo almirante y como emperador después, las atenciones del Erario y la necesidad de sostener tropas y empleados que siempre consideró deber ser preferidos a su persona, hizo que de dichas asignaciones solo recibiese una parte; pero era necesario vivir y dar a la autoridad al menos algo de lo que en todas partes se le concede; para esto contrajo deudas con sus amigos, que aunque no son de grandes cantidades, está su crédito comprometido, y pide a la Nación se haga cargo de satisfacerlas.

*Espero de V. E. se sirva avisarme de la resolución del Soberano Congreso.

Dios guarde a V. E. muchos años.— Tacubaya, marzo 20 de 1823.—Álvarez.—Excmo. Sr. Ministro de Relaciones.

Lo comunico a V. E. para que se sirva hacerlo presente al soberano Congreso.

Dios guarde a V. E. muchos años.— México, 20 de marzo de 1823. José del Valle.- Excmos. Sres. diputados y secretarios del Soberano Congreso.