Home Page Image
 

Edicion 2017

 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 

Comentarios:
MePolMex@gmail.com

 
 
 
 


1812 Bando de D. Mariano Jiménez sobre varias materias.

Diciembre 14 de 1811

 

Don José Mariano Ximenez, Teniente General de los Exércitos de América, y Comandante en Xefe de las divisiones que giran por estas Provincias, y comisionando en toda forma por el Exmo. Sr. Capitán General de esta América D. Ignacio Allende, Tenientes Generales y Mariscales de Campo que componen el consejo y junta superior de nuestras Tropas, fc.

Por cuanto todo el objeto de nuestra presente guerra sea únicamente separar lo preciso de lo vil, esto es, entresacar de nuestra República a aquellos malos Españoles, que olvidados de los nobles sentimientos que inspiran en el corazón del hombre la gratitud, el honor y la sagrada Religión que hemos profesado, han procurado con obstinación y pertinencia proteger y seguir las perversas máximas del Emperador de los Franceses, queriendo hacernos esclavos vilísimos de este pésimo viviente, como lo han hecho con los de nuestra madre Patria la antigua y desgraciada España los detestables traydores que por sus miras particulares han sacrificado Patria, Padres y Religión, constituyéndose por esta causa el horroroso objeto de las Naciones más bárbaras; siendo pues nuestro noble empeño exterminar esta perniciosa semilla que esparcida en el fertilísimo campo de nuestra obediente y Religiosa Nación, procura ingrata sofocar la estimable heredad de Jesucristo, protegida por su augusta y soberana madre con inauditos prodigios, mando a todo Americano que ha protestado seguir nuestras Vanderas, que en donde quiera que se encuentren alguno o algunos monstruos de este tamaño, nos lo aprehendan o denuncien para separarlos como miembros podridos de nuestro amado cuerpo; y por el contrario mando que a todo Español que presentare letras mías, de mi Capitán general o de mi Generalísimo, sea tenido y respetado como verdadero ciudadano Americano, sin atreverse alguno a molestarlo en sus personas o bienes, para cuyo efecto mando a todos los Intendentes, Corregidores, Subdelegados, Encargados de Justicia, Gobernadores y demás individuos estantes y habitantes en esta Provincia, cumplan y hagan cumplir en todas sus partes todo lo prebenido, castigando con la mayor severidad al contraventor.

Y por cuanto tengo noticia de andar desparramados por Haciendas y Pueblos varios individuos que con nombre de comisionados nuestros hostilizan y destruyen quanto encuentran, desconceptuando con este torpe y vil modo de proceder nuestra gloriosa empresa, y haciéndonos odiosos y temibles mando a todas nuestras sobredichas Justicias que cuando tengan noticia, o se les presente alguno de estos defraudadores lo persigan hasta su aprehensión, dándonos cuenta inmediatamente de sus arresto y excesos para proceder a su castigo.

Últimamente prevengo a todos los soldados de mi Exército, que si se atreviesen a saquear alguna Hacienda o casa, o permitiesen que la Plebe cometa semejante exceso, serán castigados irremisiblemente con todo el rigor de leyes a cuyo efecto mando a todos lo Gefes que velen sobre la conducta de sus subalternos, principalmente evitándoles la hebriedad que ordinariamente les induce a cometer este y otros crímenes que degradan la conducta que observamos que se cumpla con la santa moral y preceptos de evangelio de Jesucristo, para cuyo debido cumplimiento condeno con la pena de veinte y cinco pesos, que aplicarán a nuestra área militar a todos los que vendiesen o de algún modo fuesen parte en que alguno de mis soldados se embriague. Y lo tendréis entendido, y para que lo cumplís como es mi voluntad, mando que, publicado según estilo, se fixe este mi bando en las partes acostumbradas, encargando a todas las justicias de el más puntual cumplimiento a esta mi determinación que no tiene otro objeto que mantener en paz los Pueblos, para que se cultiven las Artes y Agricultura como principios de una buena Policía.

Dado en mi quartel general subalterno del Valle de Matehuala a 14 de Diciembre de 1810.

El Teniente general de los Exércitos de América. José Mariano Ximenez.

 

Fuente: Infidencias Mexicanas. Tomo 15. de Septiembre 9 de 1871.