Home Page Image
 

Edicion 2017

Edición Web Limitada

Autora: Doralicia Carmona Dávila

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 
 
 
 


1543 Carta de Carlos V a los Reyes y Repúblicas de las Indias Orientales, solicitando amistad y colaboración

1º de Mayo de 1543

Don Carlos, por la gracia del verdadero Dios que crió el cielo y la tierra, etc. A los Reyes, Príncipes y señores, Repúblicas y comunidades de todas las provincias, tierras e islas que están al Mediodía y al Poniente de la Nueva España. nuevamente en nuestros tiempos descubierta por la bondad de nuestro verdadero Dios a nuestro señorío sugeta, salud y verdadera y perpetua felicidad. Como todos los hombres sean obligados a amar y servir a Dios verdadero, por los aver criado y por los sustentar y conservar cada hora y momento, aquellos tienen a esto más especial obligación, que de El han recebido mayores y mas beneficios. Por lo cual, Nos, considerando cómo Dios nuestro Señor, por su sola misericordia y bondad y sin algunos merecimientos nuestros ha querido darnos tan gran parte en el señorío deste mundo por él criado, que demás de ayer sido servido de juntar en nuestra persona muchos y muy grandes Reynos, que nuestros agüelos y progenitores tuvieron, siendo cada uno por sí poderoso rey y señor con ellos, ha sido servido que después que començamos a reinar se ha dilatado mucho nuestra real Corona en grandes provincias y tierras descubiertas y señoreadas hazia la parte del Mediodía y el Poniente destos nuestros Reinos: Nos tenemos mas obligación que otro ningún príncipe del mundo a procurar su servicio y la gloria de su nombre, empleando todas las fuerças y poder que El nos ha dado, en trabajar que sea conocido y adorado en todo el mundo por verdadero Dios, como lo es, y Criador de todo lo visible e invisible. Y desseando esta gloria de nuestro Dios, como somos tan obligados, y aviendo gran compassión de los que con tanto daño y peligro suyo no le conocen, no podemos dexar de dolernos mucho de saber, cómo sabemos, que, en muchas partes de la tierra que El ha criado, los hombres que El hizo a su imagen y semejança, y a quien dotó de tan grandes perfecciones sobre todas las criaturas vivan sin tener noticia de él, y andando rastreando las cosas divinas, con el apetito natural que dellas tienen, y él les dio las almas, ayan caído en tan gran ceguedad e ignorancia que muchos tengan por Dios a algunas criaturas suyas, y las adoren ofreciéndoles sacrificios, siendo todas ellas sin comparación de menor valor que los hombres, y las adoren, y criadas para servicio del hombre, y no para otro fin.

Y porque hemos entendido que en[tre] otras partes del mundo que carecen deste conocimiento, en essas vuestras provincias y tierras, hasta agora no hay noticia de nuestro Dios verdadero; o porque El con sus secretos e incomprensibles juicios no ha querido hasta agora manifestarse en essas partes, o por ventura por la negligencia y flaqueza de vuestros antecessores se ha perdido la memoria de la predicación de su nombre y Fe que en ella se hizo en los tiempos passados, desseamos cumplir con vosotros y vuestras gentes y pueblos la obligación que en esto tenemos, porque es tan grande la bondad del verdadero Dios a quien servimos, que como es Padre de todos los hombres, assí nos manda que a todos los hombres tratemos como a sus hijos y hermanos nuestros, haziéndoles obras de tales, y encaminándoles en el camino de la verdad, de que estuvieren desviados. Y acordamos de embiaros al reverendo in Christo padre don fray Juan de Zumárraga, Obispo de México, del nuestro Consejo, y a los devotos padres fray Domingo de Betanços y fray Juan de la Madalena, e otros religiosos, que estas nuestras cartas os mostrarán, varones siervos de Dios, y que menospreciando las honras y riquezas deste mundo, que con estos cuerpos corruptibles se acaban siempre, se ocupan en merecer para sí y para sus próximos la vida eterna, que comiença después de la muerte, la qual a todos los christianos promete la Fe y religión christiana que guardamos, para que, como sabios y muy informados en las cosas de Dios, os enseñen a quién aveis de reconocer por vuestro Criador y de todo lo que veis y no veis en el mundo, y os den a entender cómo el Sol y la Luna y otras criaturas suyas que os agradan, a quien algunos engañados suelen servir y reverenciar, son ministros suyos, por El criados para executores de su voluntad, para la buena governación y conservación deste mundo, el qual su summa sabiduría hizo de nada; y para que, finalmente, os comuniquen los grandes secretos que por Dios están revelados a los que en la religión christiana le servimos y adoramos. Con los quales, después de oídos y entendidos por vos, tenemos por ciento que mucho holgareis en vuestros coraçones, porque las ánimas que goviernan estos cuerpos siempren andan con desseo de conocer la verdad y saber de donde vinieron, y para donde son criados, porque bien sienten que pues nada de lo deste mundo enteramente le satisfaze, que en otra parte está su reposo y contentamiento.

Mucho os rogamos, quan affectuosamente podemos, que pues nuestro fin de embiarlos a vos es, principalmente, por vuestro bien, como esperamos lo conocereis presto, y ellos por sólo vuestro provecho, sin otro interesse alguno, se disponen a sufrir los grandes peligros y trabajos que avrán passado quando ante vosotros llegaren, los recibais y trateis benignamente, y los oigaís y deis entero crédito a lo que de nuestra parte os dixeren, porque todo será en gran bien y provecho vuestro, y para mejor govierno de vuestros súbditos, y para mucha prosperidad de vuestras tierras, como por la experiencia vereis si con paciencia oís sus palabras y con atención recebís sus consejos y con diligencia los poneis en execución.

Y porque Nos desseamos tener con vosotros toda amistad y buena confederación, para que aviendo conformidad todos sirvamos a Dios como devemos, les hemos dado todo nuestro poder cumplido, para que puedan con vos hazer qualesquier concordias y assientos, para que aya entre Nos y vosotros verdadera amistad y mucha benevolencia, y entre nuestros súbditos y los vuestros toda hermandad y compañía, y vuestras tierras gozen de lo que en estos nuestros Reinos Dios ha criado, que allá no tengais, y lo que los ingenios y la industria de nuestros súbditos en todos los siglos passados ha hallado e inventado: de lo qual creemos que, quando tengais entera noticia, terneis mucho contentamiento. Y también esperamos, que como la summa sabiduría de Dios en todas las partes del mundo cría cosas de mucho provecho para los hombres, y en cada provincia da a los naturales della ingenios e industria bastantes avrá alguna cosa en essa vuestra tierra de que nuestros Reynos sean aprovechados y reciban beneficio. Por lo qual huelgan de os ir a ver y llevar las cosas con que sientan que teneis mas contentamiento. Dada en la ciudad de Barcelona a primero día del mes de mayo, de mil quinientos y quarenta y tres años. Yo el Rey. Yo Juan de Samano, secretario de sus Cesáreas y Católicas Magestades, la fize escrivir por su mandado. El Obispo de Cuenca. El Doctor Bernal. El Licenciado Gregorio López. El Licenciado Salmerón. Registrada, Ochoa de Luyando. Por chanciller, Ochoa de Luyando.