Home Page Image
 

Selección de textos y documentos:

Doralicia Carmona Dávila

 
 
2017
 


1522 Cédula Real confirmando el gobierno de Cortés en la Nueva España

15 de Octubre de 1522

Don Carlos por la gracia de Dios y doña Juana su madre, etc. Por cuanto a la Providencia Divina plugo de reducir y poner debajo de nuestro yugo e obediencia las tierras y provincias de Aculuacan e San Juan de Ulúa, llamada la Nueva España, donde está la gran laguna en que está edificada la gran ciudad de Temistitlán-México, a acatando la suficiencia y habilidad de vos, Hernando Cortés, e que está aquí e al prerente habéis estado en ella, e regido e gobernado la dicha tierra, e a vuestra suficiencia e mucha experiencia que tenéis della, e indios e moradores, e secretos della, e porque entendemos que ansi cumple al servicio de Nuestro Señor e nuestro e de la conversión de los dichos indios a nuestra santa fe católica, que es nuestro principal fin, e a la ejecución de nuestra justicia e buena gobernación de las dichas tierras e islas, nuestra merced e voluntad es que agora y de aquí en adelante cuanto nuestra merced e voluntad fuese, hasta que nos mandemos proveer otra cosa, e sin perjuicio de cualesquier derecho que el adelantado Pedro Velázquez o vos el dicho Hernando Cortés, tengáis o pretendáis tener por el descubrimiento y conquista de la dicha tierra, seáis nuestro gobernador e capitán general de toda la tierra e provincias de la dicha Nueva España e de la ciudad de Temistitlán, e que hayáis tengáis la nuestra justicia civil y criminal en las ciudades, villas y lugares que al presente hay e hubiere e se poblasen en la dicha Nueva España a provincias della, e a los nuestros oficiales e capitanes e veedores e otras personas que en ellos residieran, e para ellas habemos mandado proveer proveeremos adelante a cada uno dellos luego que con ella fueren requeridos, sin otra larga ni tardanza alguna e sin no mas requerir ni consultar ni esperar otra carta ni mandamiento segunda y tercera, tomen e reciban de vos, el dicho don Hernando Cortés e de todos los dichos vuestros lugartenientes, a vuestro nombre y por nuestra corona real, el juramento y solemnidad que en tal caso se requiere e debe dar, en el cual por ellos habéis hecho los hayan, reciban e tengan por nuestro juez e gobernador e justicia e capitán general de la dicha Nueva España e provincias e villas e lugares della, e vos dejen e coryc+entan libremente osar e ejecutar el dicho oficio de gobernador por el tiempo. que como dicho es, nuestra merced e voluntad fuere: e nos mandamos proveer otra cosa e cumplir ejecutar la nuestra justicia en ella y en cada una dellas por vos o por vuestros oficiales y lugartenientes. Que es nuestra merced que en los dichos oficios de alcaldías y alguacilazgos y otros oficios a la dicha gobernación anexos e concernientes, podáis poner e pongáis, los cuales podáis quitar e admover, cada e cuando vierdes que a nuestro servicio e a la ejecución de nuestra justicia cumpla; e poner e subrogar otros en su lugar e oír e librar e determinar los pleitos e causas, así civiles como criminales, que en las dichas tierras e provincias, ansí entre la nuestra gente que las va a poblar, como entre los naturales que en ellas hubiese; e podáis llevar e llevéis vos, el dicho don Hernando Cortés e los dichos vuestros alcaldes y lugartenientes e alguaciles, los derechos y salarios al dicho oficio pertenecientes; a hacer cualesquier pesquizas en las cosas de derecho premisas, e todas las otras cosas al dicho oficio pertenecientes en que vos e vuestros oficiales entendáis que a nuestro servicio e a la ejecución de la nuestra justicia e población e gobernación de las dichas tierras e islas se cumpla; e para usar ejercer el dicho oficio e cumplir y ejecutar la nuestra justicia, todos se conformen con vos e con vuestras personas e gentes, e vos den e fagan dar todo el favor e ayuda que pidieres e hubiéredes menester, y en todo vos acaten y obedezcan e cumplan vuestros mandamientos e de vuestro lugarteniente [...]

A nos, por la presente vos recibimos e habemos por recibido a tos dichos oficios e al uso y ejercicio dellos, e vos damos poder cumplido para los usar, ejercer y cumplir y ejecutar la nuestra justicia en la dicha tierra e provincias y en cada una dellas, por vos o por los dichos vuestros oficiales o lugartenientes, como dicho es, caso que por ellos o por alguno dellos no sean recibidos; e por esta mi cédula, mandamos a cualquier persona o personas que tienen varas de la nuestra justicia de todas las dichas tierras e islas y de cada una deltas, que luego que por vos, el dicho Hernando Cortés, fuesen requeridos, vos den y entreguen e no usen más dellas sin nuestra licencia y especial mandato, so las penas en que caen e incurren las personas privadas que usan de oficios públicos e reales para los que no tienen poder ni facultad, e a nos, por la presente los suspendemos y habemos por suspendidos [...]

Para lo cual todo lo que dicho es, e para usar y ejercer el dicho oficio de nuestro gobernador de las dichas tierras e islas, e cumplir y ejecutar la nuestra justicia en ellas y en cada una de ellas, vos damos poder cumplido por esta vuestra carta, con todas sus incidencias e dependencias, anexidades y conexidades; e otrosí, vos mandamos que las personas pertenecientes a nuestra cámara e fisco, en que vos e vuestros alcaldes e lugartenientes condenáredes, e los que pusiéredes para la dicha nuestra cámara e fisco, ejecutéis y cobréis por inventario e ante escribano público, e tengáis dello cuenta e razón para hacer deltas lo que por nos fuese mandado. Ni los unos ni los otros non fagades ni fagan ende al, so la pena de la nuestra merced e de doscientos mil maravedís parala nuestra cámara e fisco, a cada uno que lo contrario ficiese. Siendo tomada la razón de nuestra provisión por los nuestros oficiales de la Casa de la Contratación de las Indias, que residen en la ciudad de Sevilla, a quince días del mes de octubre, año del Señor de mil e quinientos e veinte e dos años. Yo el Rey

(Cedulario Cortesiano, compilación de Beatriz Arteaga Garza y Guadalupe Pérez San Vicente, México, Editorial jus, 1949, pp. 33-38.)