Home Page Image

Edicion 2017

Edición Web Limitada

Autora: Doralicia Carmona Dávila.

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 
 
 
 
 

 


 


Se funda la CONCAMIN

Septiembre 13 de 1918

Es fundada la Confederación de Cámaras Industriales (CONCAMIN). Diez meses antes, se había llevado a cabo el Primer Congreso Nacional de Industriales, convocado por el Centro Industrial Mexicano de Puebla y auspiciado por la Secretaría de Industria y Comercio. Ese congreso tuvo como objeto analizar la problemática que planteaba la reconstrucción económica del país... Una de las mayores preocupaciones mostradas por los empresarios industriales en el congreso se referiría a la reglamentación del artículo 123.

Como resultado de ese congreso se constituye la CONCAMIN, en la que se integran las cámaras industriales antes dispersas. Los objetivos de la nueva organización son los siguientes: coordinar las actividades de los empresarios de la industria, representar ante el Estado los intereses generales de la industria, fomentar el desarrollo de la misma, ser órgano de consulta del Estado, ejercer el derecho de petición y solicitar cuando proceda la expedición, modificación o derogación de leyes o disposiciones administrativas con objeto de fomentar y proteger el desarrollo de la industria nacional. Además puede actuar como árbitro en los conflictos que surjan  entre sus afiliados y desempeñar la sindicatura en las quiebras de industriales inscritos en alguna de sus cámara a solicitud de éstas.

Roderic Ai Camp ha encontrado diversas coincidencias de la CONCAMIN con otras organizaciones como la CONCANACO y la CANACINTRA: “Estas organizaciones  tienen en común el hecho de que fueron formadas por el Estado, la participación es obligatoria por ley (de acuerdo con el tipo y el tamaño de la empresa) y usan el principio de un voto por empresa. En especial en el caso de la CONCANACO y la CONCAMIN, la mayoría de los miembros no están activamente comprometidos porque resienten la afiliación obligatoria. En el caso de la CONCANACO, los pequeños industriales han desempeñado un papel importante en su liderazgo.

“La CONCAMIN y la CONCANACO se asemejan también en su actitud hacia el gobierno. Ambas tienen comités ejecutivos que representan las diversas cámaras que integran estas organizaciones, los que actúan como consejos asesores... Estas dos organizaciones difieren de otros grupos de interés en lo ideológico, debido a su composición y a su relación estructural con el Estado. En términos estructurales, la calidad semioficial de estas organizaciones no sólo se debe al papel que el Estado desempeñó en su creación, sino también al hecho de que un representante de la Secretaría de Industria y Comercio puede asistir a las reuniones del comité ejecutivo con voz, pero sin voto...” Concluye que estas organizaciones, por esas mismas razones, han adoptado, en general, posturas moderadas respecto al gobierno.

De hecho, la CONCANACO y la CONCAMIN integraron durante algunos años una misma organización, la CONCANACOMIN. Esto se debió a que en 1936 fue expedida la Ley de Cámaras de Comercio a Industria, que estableció en su artículo 21 un régimen de integración de ambas. Sin embargo, en 1941 una nueva Ley de Cámaras de Comercio e Industria estableció la separación de esa organización de acuerdo a su actividad, lo cual no fue bien aceptado. En septiembre de 1941 la CONCANACOMIN, en una asamblea general, decidió separarse en sus dos ramas.

Como se ha dicho, con esto el gobierno vulneraba el “frente único de la burguesía”; no conforme con esto, el Estado también promoverá la creación de la CANACINTRA, a la que se opondrán ambas organizaciones.

Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.