Home Page Image

Edicion 2017

Edición Web Limitada

Autora: Doralicia Carmona Dávila.

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 
 
 
 
 

 


 


Abelardo L. Rodríguez asume el cargo de Presidente Sustituto Constitucional a Presidencia

3 de Septiembre de 1932

(Biografía)

Ante la renuncia de Pascual Ortiz Rubio a la presidencia de la República, el Congreso de la Unión designa a Abelardo L. Rodríguez, Secretario de Guerra y Marina, quien asumirá el cargo al día siguiente.

En día anterior, las Cámaras de Diputados y de Senadores acordaron que el Congreso de la Unión, en su sesión de mañana- día 4 de septiembre-, se acepte la renuncia del ingeniero Ortiz Rubio, entregada hoy por el subsecretario de Gobernación. El PNR sugirió como candidatos a sustituirlo al general Joaquín Amaro, el ingeniero Alberto J. Pani, el general Juan José Ríos y el general de División Abelardo L. Rodríguez; éste último fue quien resultó nombrado como Presidente Sustituto Constitucional, después de haber sido leída la renuncia de Ortíz Rubio.

Al día siguiente, 4 de septiembre, el Presidente de la Congreso, Flavio Pérez Gazca, tomará la protesta de Abelardo L. Rodríguez, quien declarará si intención de “llevar a su cabal desarrollo los postulados de la Revolución y cumplir el programa" de su Partido.

Luego de la ceremonia, en nuevo presidente fue a Cuernavaca a visitar a Calles; éste declaró a la prensa: “México ha entrado de lleno a la vida institucional que tanto he anhelado yo para mi país”, que el país prosperará con Rodríguez y que Ortiz Rubio renunció por su propia voluntad, sin que se ejerciera ninguna presión sobre él.

El gabinete de hecho no cambió. En noviembre de 1932, emitirá una fuerte declaración, que repetirá el 27 de septiembre de 1933, cuando enviará una circular a secretarios de estado, jefes de departamento y procuradores, en la que les pedirá que dejen de consultar con Calles los asuntos políticos y de la administración pública del gobierno a su cargo.

Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.