Home Page Image

Edicion 2017

Edición Web Limitada

Autora: Doralicia Carmona Dávila.

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 
 
 
 
 

 


 


1808 El Ayuntamiento pide al Virrey Iturrigaray dicte ordenanzas que declaren la independencia provisional de la Nueva España

19 de Julio de 1808

El Ayuntamiento de la ciudad de México, del que forman parte Francisco Primo de Verdad, Juan Francisco Azcárate y Melchor de Talamantes, en vista de la abdicación y prisión de Fernando VII en Francia, pide al Virrey Iturrigaray dicte ordenanzas que declaren la independencia provisional de la Nueva España, ya que conforme a la jurisprudencia local, la Nueva España puede darse un gobierno autónomo.

Sobre el hecho, Ernesto Lemoine escribe: “… alentaba Iturrigaray; instaurar, por el voto de los Ayuntamientos de Nueva España, una Junta Suprema de México, de la él sería la cabeza, que detentara la soberanía mientras durase la cautividad de Fernando VII. Tamaño paso -discurrieron los oidores- conducía sin remedio a la emancipación política total. Y no dejaron que se diera. En la noche del 15 de septiembre de 1808, trescientos españoles acaudillados por el rico comerciante Gabriel del Yermo asaltaron el Palacio y aprehendieron al virrey con sus principales asesores, estableciendo un gobierno militar cerrado a toda innovación… La súbita muerte en prisión de uno de los criollos más renombrados, el síndico del Ayuntamiento Primo Verdad y Ramos, fue como un sombrío aviso del destino que aguardaba a los que intentaran promover un cambio político en el virreinato”.

Iniciarán a partir de entonces una serie de conspiraciones…

Desde la instauración de la monarquía borbónica, la élite criolla novohispana ha resentido el trato de colonia –proveedora de materias primas y consumidora de mercancías españolas- que se le ha dado a la Nueva España y no como un reino integrante del imperio español; ha sufrido con resignación el establecimiento de estancos y de monopolios, la expulsión de los jesuitas, la exclusión de todos los altos cargos y la disminución de su poder en los ayuntamientos al establecerse las Intendencias, la consolidación de los vales reales para financiar a la monarquía, y a partir de ahora, la prohibición de crear una junta americana de gobierno.

Crecerá la sospecha entre los criollos de que pronto la colonia será entregada a los franceses.

Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.