Home Page Image

Edicion 2017

Edición Web Limitada

Autora: Doralicia Carmona Dávila.

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 
 
 
 
 

 


 


Juan de Grijalva desembarca en San Juan de Ulúa

19 de Junio de 1518

Antón de Alaminos, uno de los pilotos de la expedición de Francisco Hernández de Córdova, había descubierto las tierras de Yucatán en 1517. Al volver a Cuba con la noticia de que la región estaba densamente poblada y que había oro, el gobernador de la isla Diego Velázquez se aprestó de inmediato a organizar una expedición; así, cuatro naves capitaneadas por Juan de Grijalva, con Antón de Alaminos como piloto mayor, un gran ejército y tripulación de habitantes de Cuba –entre ellos Bernal Díaz del Castillo, Gil González de Ávila, Pedro de Alvarado, Francisco de Montejo, y el clérigo Juan Díaz, nombrado capellán de la armada,- zarparon el 1º de mayo de 1518 y dos días después, el 3 de mayo, descubrieron la isla de las Golondrinas o Cozumel, que Grijalva llamó de la Santa Cruz.

En la ceremonia que Grijalva realizó para tomar posesión de la tierra, fue leído el Requerimiento y levantada un acta. En el templo principal del poblado de Cozumel descubrieron que los indígenas practicaban la "idolatría" y habría que evangelizarlos. Celebraron una misa y luego, zarparon hacia Yucatán y costeando pasaron por Tulum, cabo Catoche y llegaron a Lázaro el 22 de mayo, y después a la laguna de Términos; descubrieron la isla del Carmen o This y Tabasco (el río fue llamado Grijalva); y siguieron hasta Veracruz, donde hallaron los ríos Coatzacoalcos y Papaloapan. Por el regalo de un pectoral de oro fino del cacique de Centla, los españoles se dieron cuenta del grado en que los indígenas dominaban la fundición del oro.

De ahí pasaron a una isla que llamaron Sacrificios (por las evidencias de los mismos) y luego descubrieron lo que llaman Santa María de las Nieves -San Juan de Ulúa- y ahí desembarcan hoy, 19 de junio de 1518; pero en contra de la opinión de sus oficiales, Grijalva no funda una colonia, pues no tiene la instrucción precisa de Velázquez. No obstante, como después lo hará Hernán Cortes, Grijalba informará directamente al rey de sus descubrimientos, por encima de las autoridades españolas de Cuba.

En el río de Banderas, Grijalva recibe a Teutlamacazqui y a Cuitlalpitoc, embajadores de Moctezuma Xocoyotzin, noveno señor mexica. Sin intérpretes, intercambian señas y mímica, Grijalva no comprende que lo creen Quetzalcoatl, el dios que ha vuelto; y con los muchos regalos recibidos, en vez de que se vayan como es la intención de Moctezuma, aumenta aún más su codicia y continúan su expedición. Grijalva, manda a Pedro de Alvarado de regreso a Cuba mientras él sigue la exploración; regresará a Cuba el 21 de septiembre de 1518.

Por no haber fundado una colonia en San Juan de Ulúa, Grijalva será sustituido en el mando por Hernán Cortés, quien regresará con otra expedición y conquistará Mexico-Tenochtitlan. Grijalva morirá en Olancho, Honduras, en 1527.

La importancia de los viajes de exploración de Francisco Hernández de Córdoba y de Juan de Grijalva radica en que descubrieron el territorio de lo que ahora es la República Mexicana.

Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.