Home Page Image

Edicion 2017

Edición Web Limitada

Autora: Doralicia Carmona Dávila.

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 
 
 
 
 

 


 


Se constituye el Partido Nacional Agrarista PNA

13 de Junio de 1929

Lo fundan Antonio Díaz Soto y Gama, Rodrigo Gómez, Felipe Neri, Aurelio Manríquez, Rafael Ramos Pedrueza, Felipe Santibáñez y Octavio Paz Solórzano. Queda constituido bajo la presidencia del primero, ideólogo destacado del zapatismo. Sus metas fundamentales son la consumación de la reforma agraria y el triunfo de los ideales proclamados por Emiliano Zapata. Es el primer partido político que presenta planteamientos sistemáticos sobre temas agrarios. Considera a los campesinos como una clase explotada que debe luchar contra su miseria inmediata, sin ninguna elaboración teórica precisa.

En el Congreso de la Unión, el PNA pronto se convertirá en un “pequeño partido dotado de un gran líder”, gracias al carisma de Soto y Gama, diputado cuatro veces, cuya brillante oratoria hará creer que realmente existe el PNA, aunque no sea más que “un grupo de generales agraristas que se amparan tras esa elocuencia ”. Así, desde su fundación y hasta 1924, el PNA será el defensor del agrarismo en alianza con los llamados gobernadores del Golfo: Portes Gil de Tamaulipas, Tejeda de Veracruz, Garrido de Tabasco, y Carrillo Puerto de Yucatán; a pesar de que antes de que termine este año, la Confederación Nacional Agraria, organización interna del PNA, integrada por Gildardo Magaña, Miguel Ménduza López y Andrés Molina Enríquez, decidirá separarse de esta organización política, con el argumento de que Soto y Gama actúa como dictador en el seno del partido, interesándose más en obtener curules que en defender a los campesinos.

A cambio de que realice el reparto de tierras, el PNA apoyará a Obregón, a pesar de que éste no desea una reforma agraria rápida y radical, sino que se haga “de un modo tal, que cuando quede destruida la gran pro piedad, quede substituida su producción, porque ya esté creada la pequeña propiedad”. También con apoyo de Obregón, en 1922, el PNA se aliará con el Partido Laborista para formar la Confederación Nacional Revolucionaria con el fin de obtener la mayoría en el Congreso y así arrebatar el poder al Partido Liberal Constitucionalista, distanciado de Obregón, que aún mantiene posiciones en las cámaras.

El 15 de noviembre de 1923, el Partido Nacional Agrarista formulará en su convención como “finalidades del orden práctico las siguientes:

1o.- Ejercitar cuantos medios de acción política y social estén a su alcance, para ayudar a todos los campesinos, obreros y hombres de la clase media que deseen dedicarse personalmente a la agricultura, a obtener la parcela de tierra que las leyes vigentes asignan a cada ciudadano.

2o.- Al efecto, trabajar para que se pongan en práctica, con toda amplitud y, sin vacilaciones, los diversos procedimientos constitucionales de la dotación y restitución de ejidos, el fraccionamiento de latifundios, la creación del patrimonio de familia y las concesiones temporales de los terrenos que permanezcan ociosos.

3o.- Reformar las leyes vigentes en el sentido de garantizar ampliamente los derechos, hasta ahora olvidados, de los jornaleros, aparceros y arrendatarios.

4o.- Impulsar la política de irrigación, iniciada por el Gobierno Federal y por algunas administraciones locales, hasta lograr que las regiones de escasa precipitación fluvial, dispongan del agua necesaria para los diversos cultivos, bien sea por medio de la construcción de presas o mediante la perforación de pozos, según las condiciones de cada lugar.

5o.- Proveer a las necesidades pecuniarias del pequeño agricultor por medio de la creación de cajas rurales según el sistema de crédito cooperativo, que provean aquel de los fon dos necesarios para la adquisición de semillas, semovientes, aperos y toda clase de útiles de labranza.

6o.- Promover la formación de sociedades cooperativas, con el apoyo del Gobierno para acrecentar la potencialidad económica del campesino por los diversos medios de acción en común que el cooperativismo utiliza; y de este modo poner a disposición de los labriegos la máquina perfeccionada y los modernos procedimientos de cultivo, indispensables para el mejoramiento de la producción.

7o.- Fomentar la creación del seguro agrícola que garantice al campesino contra los riesgos de la pérdida de cosechas, plagas del ganado y otras eventualidades.

8o.- Practicar los principios de solidaridad respecto de la clase trabajadora de las ciudades procurando la acción conjunta de obreros y campesinos para la defensa de sus intereses comunes.

9o.- Impulsar la creación de sus escuelas rurales”.

Asimismo, apoyará la candidatura de Plutarco Elías Calles para la presidencia de la República, junto con los gobernadores del Golfo, las Sociedades Agronómicas y la CROM de Morones. Á fines de este mismo año, contribuirá con su gente a la lucha en contra de la rebelión “fascista” de De la Huerta. Sin embargo, desde 1925 el PNA tendrá diferencias con Calles; Soto y Gama se enfrentará a la corriente callista en la Cámara de Diputados cuando se discuta la Enmienda Pani al convenio De la Huerta-Lamont sobre la deuda exterior; asimismo, la salida de Gilberto Valenzuela del gabinete callista convertirá al PNA en un partido de oposición y a su líder Soto y Gama en crítico permanente de la actuación gubernamental de Calles, quien en respuesta auspiciará que se expulse del PNA al grupo de Soto y Gama y de Aurelio Manrique. Además, con la anuencia de Calles, Morones comenzará la sindicalización de todos los obreros y campesinos para afiliarlos a la CROM, lo que provocará la ruptura política con el PNA primero y después la lucha sangrienta con sindicatos católicos, patronales y rojos. Así, al sentirse relegado por Calles, el PNA apoyará resueltamente el retorno de Álvaro Obregón a la presidencia de la República.

Asesinado Obregón, al integrarse el Partido Nacional Revolucionario en 1929, el PNA desaparecerá fusionado con este nuevo partido.

Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.