Home Page Image

Edicion 2017

Edición Web Limitada

Autora: Doralicia Carmona Dávila.

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 
 
 
 
 

 


 


El gobierno porfirista y los revolucionarios firman el Pacto de Ciudad Juárez. Díaz renuncia a la presidencia.

Mayo 21 de 1911

El gobierno porfirista y los revolucionarios firman el Pacto de Ciudad Juárez, por el cual se comprometen a renunciar a sus cargos el presidente Díaz y el vicepresidente Corral y se nombra como presidente interino al “científico” León de la Barra, quien convocará a nuevas elecciones; se acuerda también, el licenciamiento de las tropas revolucionarias y la indemnización a los particulares que sufrieron daños por la revolución.

A principios del mes de mayo, Porfirio Díaz expidió un manifiesto en el que exponía la posibilidad de dejar el poder; estaba cierto que militarmente tenía pocas opciones de someter la insurrección que cundía y dominaba ya varios estados. El 10 de mayo, Madero y unos dos mil quinientos antirreeleccionistas tomaron Ciudad Juárez. Después de este hecho, las fuerzas federales se comenzaron a replegar y los revolucionarios tomaron el control en varios estados de la república; entre ellos, Sonora, Chihuahua, Coahuila Morelos, Guerrero, Nayarit y Michoacán. Este día 21 de mayo, Madero y emisarios de Díaz firman el Pacto de Ciudad Juárez.

Jose María Pino Suárez, Francisco Vázquez Gómez, Francisco Madero y Francisco Carbajal. 1911

En dicho pacto, Madero reconoce a Díaz como presidente y la legalidad del Congreso, con lo que contradecía al Plan de San Luis Potosí; el poder queda en manos de Francisco León de la Barra; se acuerda conservar el Ejército Federal y licenciar a las fuerzas revolucionarias. (Ver Documento). El Congreso aceptaría la renuncia de Díaz el 25 de mayo siguiente, fecha en que León de la Barra asumiría el cargo.

El Pacto de Ciudad Juárez, sigue siendo polémico. Algunos estudiosos consideran que Madero cometió un error al firmarlos porque dificultó y pospuso el triunfo de la Revolución; otros, lo ven como una traición a los principios del Plan de San Luis Potosí o como un oscuro arreglo. El caso es que Madero temía la violencia y pensaba que Díaz era el mal del país y que habiendo éste renunciado, su objetivo estaba cumplido.

En los Tratados de Ciudad Juárez Madero aceptó, principalmente, la continuidad de la legitimidad de Porfirio Díaz, […] Empero, no previó la verdadera actitud de ese gobierno interino ni la de algunas instituciones porfiristas, como el Ejército Federal. […] De la Barra favoreció en cuanto pudo los intereses del antiguo régimen y entorpeció al máximo el triunfo revolucionario […] fortaleció al Ejército Federal y debilitó gravemente al ejército maderista. A unos los llamó héroes y a otros bandidos, provocando un nuevo enfrentamiento entre ambos ejércitos. […] por otra parte, la participación de los campesinos desde el inicio de la Revolución, imprimía a la lucha un nuevo sesgo que Madero no vio y es quizá uno de los orígenes del enfrentamiento con Zapata.

Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.