Edicion 2017

Edición Web Limitada

Autora: Doralicia Carmona Dávila.

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 
 
 
 
 

 


 


Se inician las Conferencias de Niágara Falls por intermediación de Argentina, Brasil y Chile para resolver el conflicto entre Estados Unidos y México.

20 de mayo de 1914

Debido al rechazo de la opinión publica norteamericana a la intervención para derrocar el gobierno de Huerta, el presidente Woodrow Wilson acepta el ofrecimiento del grupo de países latinoamericanos denominado ABC (Argentina, Brasil y Chile) para mediar en el conflicto entre México y Estados Unidos y se inician las conferencias en Niágara Falls, Canadá. Formalmente, se trata de encontrar solución al problema de la ocupación militar norteamericana del puerto de Veracruz y evitar una guerra entre ambos países.

El pasado día 24 de abril, tres días después de la invasión del puerto, el gobierno de Victoriano Huerta había roto relaciones diplomáticas con los Estados Unidos y  encargado del cuidado de sus intereses nacionales a la embajada de España en Washington. Ese mismo día, el grupo de países ABC, se habían ofrecido como interlocutores.

Los representantes del ABC serán los tres embajadores de esos países en Washington, quienes pretenderán promover un armisticio entre los bandos mexicanos en lucha y la unificación entre huertistas y constitucionalistas a fin de integrar un gobierno provisional. En el fondo se intentará separar a Huerta del gobierno mediante la  convocatoria a elecciones libres y dar a Wilson una salida decorosa para el retiro de sus tropas que ocupan el puerto mexicano.

Huerta enviará como sus representantes a Emilio Rabasa, Luís Elguero y Agustín Rodríguez. Carranza mandará delegados que rechazarán la intervención extranjera en asuntos internos de México y que exigirán a Huerta su rendición inmediata e incondicional, y a los estadounidenses la evacuación de Veracruz. Las negociaciones fracasarán tras una semana de reuniones en las que se hablará de la convocatoria a elecciones generales, del embargo de armas y de un posible armisticio entre los grupos mexicanos en pugna, pero jamás se tocará el tema de la desocupación de Veracruz por los norteamericanos o de un armisticio entre México y los Estados Unidos.

El 1º de junio siguiente, las conferencias entrarán en receso en espera que las facciones mexicanas lleguen a un acuerdo, lo cual nunca tendrá lugar. Después se firmará un simple protocolo de compromiso de buenas intenciones, sin valor práctico alguno.

El 23 de noviembre de este mismo año, las tropas norteamericanas  entregarán el puerto de Veracruz al gobernador Cándido Aguilar, quien lo recibirá en nombre de Venustiano Carranza, primer jefe del Ejército Constitucionalista.

 

Doralicia Carmona. Memoria Política de México