Home Page Image

Edicion 2017

Edición Web Limitada

Autora: Doralicia Carmona Dávila.

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 
 
 
 
 

 


 


Saturnino Cedillo intenta una sublevación en el estado de San Luis Potosí

15 de Mayo de 1938

Cedillo fue maderista, orozquista, huertista y levantado independiente hasta que se une al Plan de Agua Prieta. Después combate las rebeliones delahuertista, escobarista y cristera. Secretario de Agricultura con Ortiz Rubio, apoya a Cárdenas, de quien después se distancia; renuncia a la secretaría, se licencia del ejército y se subleva. La rebelión de Cedillo ocurre en el contexto del debate sobre la expropiación petrolera, mismo que había exacerbado la movilización de las fuerzas derechistas.

Desde 1935 vivía retirado a en su rancho natal llamado "Palomas" sito en el Municipio de Ciudad del Maíz, estado de San Luis Potosí. Por otra parte, el coronel Mateo Hernández Netro, Gobernador de San Luis Potosí. San Luis Potosí, era cacique y controlaba el estado desde 1925; él que había sido ministro de Agricultura en el primer gabinete de Cárdenas, se había enemistado con otros funcionarios tales como Francisco J. Múgica, secretario de comunicaciones y con Vicente Lombardo Toledano, líder obrero; y, compitiendo por el liderazgo de la Confederación Campesina Mexicana, tuvo conflictos con Graciano Sánchez y Aurelio Manrique. La pérdida de influencia y poder les afectó a ambos.

Es entonces cuando en 1938, se acercan a Cedillo fuerzas anticardenistas para que dirija una rebelión, así como representantes de compañías petroleras, algunos gobernadores como el de Sonora, R. Yocupicio, y algunos alemanes como E. V. Merck.

Saturnino Cedillo, figura del agrarismo, rudo e ignorante, se deja convencer por las clases reaccionarias que le harían romper con la Revolución.

El tema es la expropiación petrolera: acusa al presidente Cárdenas de realizar con la expropiación un acto antieconómico, antipolítico y antipatriótico. Cree Cedillo que el país no podría pagar el monto de los bienes expropiados se da lugar a una intervención extranjera y que debía regresar los bienes a sus antiguos propietarios. Llama la atención que en estos “términos negociaban por entonces las cancillerías imperialistas ante el gobierno de México”.

Los reaccionarios potosinos lo adulan y el 8 de octubre de 1937, lo dan a conocer como opositor a la política agraria de Cárdenas realizada en La Laguna; y Cedillo dice que debe hacerse la presa La Palomita, e impulsar al pequeño agricultor.

Al mes siguiente, el 17 de noviembre, los publicistas de Cedillo lo vuelven a hacer hablar: dice que espera se realice alguna reforma que tenga por objeto implantar sistemas colectivistas, mucho menos tratándose de la propiedad y el cultivo de la tierra; y, “que las aspiraciones revolucionarias serían satisfechas con la formación de la pequeña propiedad, que permitiera al mayor número posible de campesinos poseer un pedazo de tierra que les bastara para llenar sus necesidades vitales.” Con estas declaraciones, reafirma su desacuerdo con el presidente Cárdenas.

Así, el 15 de mayo de 1938, Mateo Hernández Netro expide un manifiesto en el que dice que “Cárdenas […] expropiando los intereses de las compañías petroleras, perjudica a los diecisiete millones de habitantes del país”; exhorta a los gobiernos de los estados a secundarlos y exigir la renuncia del presidente y lo llama subordinado de Stalin. Este mismo día, expide también un decreto por el que desconoce a Cárdenas y en el artículo séptimo, nombra “Comandante, en Jefe del Ejército Constitucional Mexicano, que garantizará el desarrollo armado del presente movimiento Legalista que hará impone la observancia de la constitución al C. GENERAL DE DIVISIÓN SATURNINO CEDILLO”. El movimiento adopta el lema: “Constitución, Justicia y Ley”.

Con este decreto, estalla la rebelión y Cedillo de inmediato es abandonado; solamente lo secundan los campesinos de Ciudad del Maíz, colonos agrícola-militares que le debían la tierra que labraban. Por esta razón y porque Cárdenas se presenta en San Luis Potosí en mayo de 1938, la rebelión no prospera.

Poco después, Cedillo sería traicionado por uno de los suyos y muerto por las fuerzas federales entre el 9 y el 10 de enero de 1939.

La rebelión militar de Saturnino Cedillo es la última de la etapa posrevolucionaria.

Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.