Home Page Image
 

Autora: Doralicia Carmona Dávila.

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 

Comentarios:
MePolMex@gmail.com

 
 

 


 


Hernán Cortés se reúne con embajadores de Moctezuma; por vez primera la Malinche actúa como traductora

24 de Abril de 1519

Luego de la batalla de Centla, la expedición de Hernán Cortés desembarcó en la costa arenosa de Chalchinhcuécan el 22 de abril; ahí formaron su real asentando la artillería en lugar conveniente para defenderlo. El siguiente día, Cortés pasó el tiempo cambiando cuentas de vidrio por objetos de oro y se enteró que la Malinche habla nahuatl y, el 24 de abril, llega el tecuhtli de Cuetláxtlan, llamado Teulitlilli, con Cuitlalpitoc; fue entonces cuando utiliza por primera vez a la Malinche como traductora.

Cortés recibe bien a Teuhtlilli y a sus acompañantes; los invita a comer y les dice que es vasallo del rey más poderoso de la tierra y que quiere entrevistarse con el señor de estas comarcas. Enterado Cortés que lo consideran un dios, se viste con sus mejores atavíos y se sienta en un trono que le aderezaron en el alcázar de popa, donde recibe la embajada y los regalos. Teuhtlilli entrega los ricos presentes que lleva de parte de Moctezuma a los que Cortés corresponde con cuentas de vidrio, una silla pintada, una gorra con una medalla de San Jorge y otras miserias y le encarga que mande a sus pueblos que vayan a trocar oro por las cuentas que trae. Aloja a los huéspedes en el castillo de proa.

Al día siguiente Cortés hará amarrar a los embajadores para obligarlos a ver  correr los caballos enjaezados y disparar la artillería. Algunos indígenas se desmayarán, otros quedarán pasmados y para reanimarlos, les darán vino; luego los desatarán y huirán despavoridos, convencidos que los españoles son dioses pues dominaban el fuego y rayo e irán directamente a Tenochtitlan a informar a Moctezuma. Al irse los embajadores, dejarán a muchos indígenas para servicio de los españoles.

Tras estos acontecimientos, en Mexico-Tenochtitlan se reunirá el Tlatócan al que Moctuzuma citará a los reyes Cacama y Totoquihuátzin quienes acordarán recibir en paz a los españoles. Solamente Cuitlahuac se opondrá a Moctezuma diciéndole: “Mi parecer es, gran señor, que no metas en tu casa a quien de ella te eche”.

A principios de mayo siguiente, Teuhtlilli volverá al campamento español con mayores regalos: oro en grano, oro labrado y otros muchos objetos preciosos; dirá a Cortés de parte de Moctezuma que éste se alegra de su llegada y de su deseo de entrevistarse con él, pero que no puede ir a encontrarlo y que para ellos no les resultará un viaje cómodo, que se vayan. Pero los regalos enviados sólo servirán para incentivar la ambición de los conquistadores. Cortés, responderá que vencerá todos los obstáculos y despedirá al embajador Teuhtlilli con un regalo para Moctezuma: una copa de cristal de Florencia labrada y dorada con muchas arboledas y monterías y tres camisas de holanda y otras cosas.

Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.