Home Page Image
 

Autora: Doralicia Carmona Dávila.

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 

Comentarios:
MePolMex@gmail.com

 
 

 


 


Secuestran al banquero Alfredo Harp Helú.

14 de marzo de 1994

 

A las ocho de la mañana de hoy en las inmediaciones de su domicilio en la residencial zona de Coyoacán, al sur de la capital mexicana, cuando Harp viajaba en la parte trasera de su vehículo, un Grand Marquís de color negro, rumbo a sus oficinas, fueron interceptados y encañonados él y su chofer, Eliseo Ortíz, por unos ocho individuos uniformados, al parecer miembros del EPR Ejército Popular Revolucionario. Harp Helú no opuso resistencia y fue secuestrado. El chofer fue drogado y esposado; será localizado después por la policía en la colonia El Rosedal.

Por la noche Banamex emitirá el siguiente boletín: "El día de hoy ocurrió el rumor en el sector financiero del país que había tenido lugar el posible secuestro del presidente del Grupo Financiero Banamex-Accival, C.P: Alfredo Harp Helú, situación que aún no ha sido confirmada. En todo caso, por razones de seguridad y a efecto de garantizar la integridad física del señor Harp, no se dará mayor información hasta que no se haya esclarecido el paradero y la seguridad del presidente del grupo financiero".

Al otro día varios banqueros se reunirán con el presidente Carlos Salinas para comentar la situación. Y el mismo día se publicará una carta firmada por Harp en la que confirmará su cautiverio, señalará que goza de buena salud, pedirá que la policía no intervenga porque su vida corre peligro y solicitará que se cumplan las exigencias de los secuestradores.

Correrá la versión de que Luís Donaldo Colosio, pocos días después asesinado, y Harp habían ideado un "pacto social", para contar con la participación de las organizaciones civiles en la tarea gubernamental.

Harp Helú es uno de los hombres más ricos de México y del mundo según la revista Forbes; es presidente del grupo Banamex-Accival

El diario El País, comentará: “Harp, primo hermano de Carlos Slim, presidente de Teléfonos de México (Telmex) y propietario de la cadena Sanborns (restaurantes y tiendas), nació en Ciudad de México en el seno de una familia de emigrantes de origen libanés. Realizó estudios de contaduría pública, aunque fue como agente de cambio y bolsa como se introdujo en el mundo de las finanzas. En 1971 creó la casa de bolsa Acciones y Valores de México. Harp Helú pertenece a la nueva generación de banqueros y empresarios mexicanos que han apostado por la modernización económica iniciada por el presidente Carlos Salinas de Gortari.”

Harp es dueño de los Diablos Rojos de beisbol, ha trabajado con la ULSA en el desarrollo de plataformas tecnológicas para impartir educación a distancia, infraestructura y apoyo a centros de enseñanza en zonas marginadas, como la Universidad La Salle en Oaxaca y en Ciudad Nezahualcóyotl, en el Estado de México.

El 25 de abril los plagiarios hicieron pública la exigencia de 100 millones de dólares. Después de 106 días de cautiverio y pagar un rescate estimado en 30 millones de dólares, la noche del 28 de junio fue liberado a las 20:15 horas en avenida Universidad y Parroquia, en donde abordó un taxi para dirigirse a casa de un familiar.

Escribirá en su autobiografía (Vivir y Morir jugando béisbol): que “varios vehículos nos bloquearon, personas armadas nos amenazaron, vestían uniformes de alguna corporación policíaca". y que al bajarlo del coche, que no era blindado, le fue aplicada una inyección y perdió el conocimiento, despertándose más tarde dentro de un cuarto de aproximadamente 1.90 por 80 centímetros o sea de 1.50 metros cuadrados sin tener comunicación con nadie más que con sus captores. Señala que "Dios me dio una segunda oportunidad, esas han sido mis palabras después de aquella derrota. El tiempo corre y no quiero desperdiciarlo…”

Para Harp la visión de la vida es la de un partido de béisbol que se juega a ganar todos los días, aunque a veces se pierde. Fueron 106 días con 10 horas los que permaneció en manos de sus captores, etapa de la que comenta que: en estos 107 partidos estuvo aislado, no pudo jugar con su equipo, perdió los juegos porque la cancha estaba lodosa, le tiraban bolas a la cabeza y no le prestaban casco para protegerse… “injustamente me amarraron los brazos para batear, ... por lo que en mis turnos al bat fui ponchado sin haberle tirado a la bola”.

El secuestro nunca será públicamente aclarado ni castigado.

Harp dedicará parte de su tiempo a la filantropía, creará una fundación destinada a proporcionar recursos a los atletas mexicanos discapacitados y promoverá las artesanías indígenas en las regiones marginadas de Oaxaca.

Doralicia Carmona Dávila. Memoria Política de México.