Home Page Image

Edicion 2017

Edición Web Limitada

Autora: Doralicia Carmona Dávila.

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 
 
 
 
 

 


 


El presidente Madero y el vicepresidente Pino Suárez son asesinados; una comisión de diputados felicitará al usurpador Victoriano Huerta.

Febrero 22 de 1913

Pese a que Francisco I. Madero (Biografía) y José María Pino Suárez habían presentado su renuncia al Congreso de la Unión, ambos son cruelmente asesinados la noche de este día en el polígono de tiro del penal de Lecumberri, en la ciudad de México.

Tres días antes habían escrito: “Ciudadanos secretarios de la Honorable Cámara de Diputados: En vista de los acontecimientos que se han desarrollado de ayer acá en la nación, y para mayor tranquilidad de ella, hacemos formal renuncia de nuestros cargos de presidente y de vicepresidente, respectivamente, para los que fuimos elegidos. Protestamos lo necesario. México, 19 de febrero de 1913. Francisco I. Madero. José María Pino Suárez. ”

Antes del asesinato, Márquez Sterling, embajador de Cuba, cuenta que Henry Lane Wilson, en una recepción de la embajada norteamericana informó a los ministros extranjeros que el nuevo gobierno de México le solicitaba la aprobación del Ministerio a designar, a lo que él respondió con el siguiente comentario: “Nosotros no creo que debamos rechazar ni aprobar nada, sino simplemente tomar nota de lo que nos comunica y transmitirlo a nuestros gobiernos.” Él mismo refiere que Wilson declaró que la vida de los prisioneros sería respetada por Huerta porque de lo contrario, la desgracia caería sobre el usurpador. Mientras esto ocurría, la esposa de Madero, que trataba de liberarlo, no pudo entrevistarse con Huerta pero sí con Lane Wilson quien le dijo que era una “responsabilidad que no puedo echarme ni en mi nombre ni en el de mi gobierno.”

Madero –sereno- y Pino Suárez –abatido- continuaban prisioneros. Según el diputado González Garza, Madero comentó: “Como político he cometido dos graves errores que son los que han causado mi caída: haber querido contentar a todos y no haber sabido confiar en mis verdaderos amigos”. Un tren se preparaba para llevar a Madero y Pino Suárez a Veracruz para que se embarcaran fuera del país; sus familias y los embajadores de Japón, Chile y Cuba hicieron todo lo posible porque así fuera; sin embargo, de pronto cesaron los preparativos y por la noche fueron asesinados.

Al día siguiente el rumor será confirmado. La información periodística será escueta, el único detalle que se dará será que Pino Suárez tiene la cabeza destrozada. Se asegurará que al ser conducidos de Palacio Nacional a la Penitenciaría en dos autos, custodiados por el mayor Francisco Cárdenas y tres oficiales, fueron asaltados y resultaron muertos. Sus cadáveres serán conducidos a la penitenciaría, de donde serán sacados al día siguiente para ser sepultados. Al entierro acudirán pocas personas y el silencio de la prensa será casi sepulcral. Los diputados, temerosos de ser detenidos, después de aceptar la propuesta de Querido Moheno de enlutar por tres días el frontis de la Cámara con la inscripción “Por las Víctimas”, enviarán una comisión a felicitar al usurpador. Huerta quedará como el responsable moral.

Este mismo día, Venustiano Carranza, gobernador de Coahuila y José María Maytorena, gobernador de Sonora, inician la rebelión en contra de la dictadura de Victoriano Huerta. En el calendario oficial se conmemoran los asesinatos de Madero y Pino Suárez con la bandera a media asta.

Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.