Home Page Image
 

Autora: Doralicia Carmona Dávila.

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 

Comentarios:
MePolMex@gmail.com

 
 

 


 


Mariano Matamoros es fusilado en Morelia.

3 de febrero de 1814

En presencia de más de tres mil hombres que resguardan la Plaza de la Constitución y escoltado por la Compañía de Granaderos del Regimiento de Nueva España, Matamoros reza el miserere con el tañer de las campanas de las iglesias cercanas. En el centro de la plaza el Ejército del Norte, al mando del brigadier Ciriaco del Llano, forma el cuadro de fusilamiento y las 11:45 se ordena la descarga. Es ejecutado sin los privilegios de su condición de sacerdote, conforme al bando del 25 de junio de 1812 del virrey Calleja.

Es uno de “los brazos” de José María Morelos; el otro, es Hermenegildo Galeana. Sin su participación no hubieran sido posibles las victorias militares de Morelos; su muerte será causa también de la derrota definitiva del movimiento encabezado por el Morelos.

Matamoros, nacido en la ciudad de México el 14 de agosto de 1770, estudia artes y teología en el Colegio de Santa Cruz de Tlatelolco, en el Real Seminario de Tepotzotlán, en el Seminario Conciliar de la ciudad de México y en la Real y Pontificia Universidad de México. En 1811 es cura de Jantetelco, perteneciente a Jonacatepec, cuando es aprisionado por simpatizar con el movimiento insurgente; se evade y va a Izúcar a unirse al ejército de Morelos.

El 4 de enero de 1812 Matamoros es nombrado coronel de infantería; a mediados de ese mismo mes, recupera los cañones que Galeana había perdido en Tecualoya. Durante el sitio de Cuautla es comisionado por Morelos para conseguir víveres y a pesar de haberlos obtenido, no logra hacerlos llegar a su destino: Una vez roto el sitio, después de 72 días, se reúne con Morelos en Izúcar para reorganizar su tropa. Obtiene varias victorias sobre los realistas en Oaxaca y en Chiapas. Sus acciones son determinantes en la derrota de las tropas realistas llegadas de Guatemala al mando de Manuel Dambrini. Su triunfo en San Agustín del Palmar, Puebla, permite salvaguardar la celebración del Congreso de Chilpancingo.

Por sus méritos en campaña, Morelos lo nombra teniente general. Organiza el ataque a Valladolid y en la batalla del 23 de diciembre de 1813, los insurgentes son derrotados por las tropas de Agustín de Iturbide y de Ciriaco del Llano; Morelos insiste en reiniciar el combate, pero son asediados por Iturbide. Tras la batalla de Puruarán del 5 de enero de 1814, José Eusebio Rodríguez, dragón realista, hace prisionero a Matamoros, quien es sujeto inmediatamente a proceso militar en la Hacienda de Puruarán, proceso que continúa después en Valladolid.

El 24 de enero de 1814, Morelos ofrece entregar 200 prisioneros españoles a cambio de Matamoros, pero no aceptan los realistas y hoy lo pasan por las armas.

Su cadáver no será expuesto al público, sino será sepultado en la iglesia de la Tercera Orden de Valladolid.

Izúcar de Matamoros llevará ese nombre en su honor.

En 1823 Matamoros recibirá el título de Benemérito de la Patria.

Sus restos yacen hoy en la Columna de la Independencia.

Doralicia Carmona. Memoria Política de México.