Home Page Image
 

Autora: Doralicia Carmona Dávila.

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 

Comentarios:
MePolMex@gmail.com

 
 

 


 


López Portillo expide nueva Ley Orgánica de la Administración Pública Federal

29 de Diciembre de 1976

José López Portillo al asumir la Presidencia de la República, manifestó que su gobierno realizaría una importante reforma administrativa con el objeto de “ordenar, integrar y articular el sector público y convertirlo en un instrumento adecuado para la conducción del desarrollo económico y social del país”. El programa de reforma administrativa contempló específicamente cinco etapas:

1) Reorganización institucional bajo el lema de “organizar al gobierno para organizar al país”.

2) Reorganización sectorial bajo la relación sector central-sector paraestatal.

3) Revisión de los cruces institucionales, para evitar la duplicidad y buscar la complementación y coordinación.

4) Reforma de ventanilla, con la finalidad de mejorar el servicio al público.

5) El mejoramiento de los sistemas administrativos de recursos humanos del sector público.

Para llevar a cabo estos propósitos. López Portillo expide el presente ordenamiento que abroga la anterior Ley de Secretarías de Estado y Departamentos Administrativos del 24 de diciembre de 1958. La nueva ley establece dieciséis secretarías de Estado y dos departamentos administrativos. Las secretarías son: Gobernación, Relaciones Exteriores, Defensa Nacional, Marina, Hacienda y Crédito Público, Programación y Presupuesto, Patrimonio y Fomento Industrial, Comercio, Agricultura y Recursos Hidráulicos, Comunicaciones y Transportes, Asentamientos Humanos y Obras Públicas, Educación Pública, Salubridad y Asistencia, Trabajo y Previsión Social, Reforma Agraria, y Turismo. Los departamentos son: de Pesca y del Distrito Federal.

Se crea la Secretaría de Programación y Presupuesto SPP, como una dependencia fundamental en la articulación programática, facultándola para “recabar los datos y elaborar con la participación de los grupos sociales interesados, los planes nacionales, sectoriales y regionales de desarrollo económico y social, el plan general de gasto público y programas especiales a solicitud del presidente”.

La nueva SPP se constituye como la dependencia “globalizadora”, encargada de  promover la elaboración e integrar los planes y programas nacionales de desarrollo económico y social, determinar su financiamiento, establecer y operar sistemas de información y mecanismos de control y evaluación de las acciones del sector público; promover y controlar el desarrollo del sistema de personal público federal, y controlar la obra pública. Es un órgano central planificador que interviene en la elaboración y control del presupuesto federal, con lo que se subsana una de las fallas que había imposibilitado el funcionamiento adecuado de la Secretaría de la Presidencia a la que viene a sustituir.     

La función planificadora de la SPP se complementa con las facultades “globalizadoras” conferidas a la Secretaría de Comercio para llevar a cabo las adquisiciones gubernamentales y a la Secretaría de Asentamientos Humanos y Obras Públicas en materia de bienes inmuebles de propiedad federal.

Además de la SPP, se establecen otras tres “supersecretarías”. La nueva Secretaría de Patrimonio y Fomento Industrial, que sustituye a la anterior Secretaría del Patrimonio Nacional, y ahora incluye el sector industrial público, antes a cargo de la anterior Secretaría de Industria y Comercio; es responsable también de la política de energéticos, además de cuidar el aprovechamiento racional de los recursos naturales La también nueva Secretaría de Asentamientos Humanos y Obras Públicas, tiene como funciones formular y conducir la política general de los asentamientos humanos, planear la distribución de la población, promover el desarrollo de la comunidad, formular  y conducir los programas en materia de vivienda y urbanismo, con lo que se trata de dar un gran paso para iniciar la reordenación urbana del país. La nueva Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos asume las funciones de las dos secretarías anteriores para responsabilizarse del control del suelo, del agua y de la irrigación con el propósito de elevar la producción agropecuaria.

Para una mejor coordinación y control del sector paraestatal se dispone su “sectorización” conforme a la materia encomendada a cada secretaría de Estado, de modo que el control ya no estará a cargo de una sola secretaría, sino de todas y cada una de las dependencias centrales, que tienen que ver con su campo de actividad. Se pretende así, integrar al sector público, central y descentralizado, en un todo coherente.

Además, para el mejor despacho de sus asuntos y para coordinar directamente algunas materias de nivel macroadministrativo, la presidencia cuenta bajo su mando directo con las Coordinaciones siguientes: General de Estudios Administrativos, General del Sistema Nacional de Evaluación, de Proyectos de Desarrollo, del Programa para Productos Básicos y de los Servicios de Salud, entre otras. 

Este día 29 de diciembre de 1976, López Portillo también publica las leyes de Presupuesto, Contabilidad y Gasto Público, de Deuda Pública, de Obras Públicas y de Adquisiciones, todas leyes formuladas para adecuar los instrumentos jurídicos a las reformas introducidas a la administración pública.

A principios del año de 1980, se concluirá la elaboración del “Plan Global de Desarrollo 1980-1982”, que entre otros objetivos señalara los siguientes: elevar la producción nacional, disminuir el desempleo, mejorar la distribución del ingreso, y brindar preferencia a los aspectos de alimentación, salud y educación.

En el mes de enero de 1982, se reformará la presente Ley Orgánica de la Administración Pública, facultando a la Secretaría de Programación y Presupuesto para “proyectar la planeación nacional y establecer la metodología y los procedimientos de participación y consulta de los sectores social y privado, en las actividades de planeación”.

Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.