Home Page Image

Edicion 2017

Edición Web Limitada

Autora: Doralicia Carmona Dávila.

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 
 
 
 
 

 


 


Son creadas las Intendencias.

Diciembre 4 de 1786

Carlos III firma la ordenanza que crea las doce Intendencias de la Nueva España, las cuales toman los nombres de las ciudades donde se asientan: México, Puebla, Oaxaca, Veracruz, Valladolid, San Luis Potosí, Guadalajara, Guanajuato, Durango, Zacatecas, Arizpe-Sonora y Mérida. Hasta entonces había mucha heterogeneidad que dificultaba la administración pública: reinos, gobernaciones, alcaldías mayores, corregimientos, comandancias generales, etc.

El sistema es tomado de Francia y adaptado a España por los Borbones; se trata de un plan de carácter centralista para aumentar el control económico y militar. El sistema gubernativo cambia como sigue: un virrey y un superintendente en las principales capitales; gobernadores intendentes en las capitales de las provincias de cada virreinato o capitanía general y subdelegados en los pueblos cabeceras. De este modo, se combinan y escalonan los puestos para lograr unidad y centralización de mandos, así como una graduada dependencia unos de otros, hasta llegar en el último escalón al virrey o capitán general. El virrey con la Audiencia, reúne la autoridad superior para los casos de justicia, gobierno y guerra; el superintendente de Hacienda, con su junta superior atiende las cuestiones fiscales. Los primeros años de funcionamiento de las intendencias dan lugar a desorden y confusión en materia administrativa, pero tuvieron éxito una vez que fueron reivindicadas para la autoridad virreinal todas las atribuciones del poder centralizador.

Jacobo García Álvarez en “El Estudio Neohistórico de las Divisiones Territoriales Subestatales en Europa y América Latina” menciona que el estudio de geografía regional, de las fronteras y divisiones territoriales como construcciones sociales refleja diferencias objetivas internas en el seno del territorio y de la sociedad (paisaje natural y cultural, lengua, religión, historia, organización económica, etc.) así como ideas e intereses ideológicos. “Cada tipo de división entraña, un modelo de sociedad específico; o a la inversa, cada cambio en la estructura social del poder suele propiciar el cambio de la malla político-administrativa. Las revoluciones liberales, las revoluciones socialistas, los procesos de independencia y descolonización, etc., muestran de manera palmaria esta íntima relación… la ordenación del espacio, la manipulación de los marcos territoriales, aparecen así no sólo como un producto o expresión del poder político, sino también como uno de sus más sólidos fundamentos… Entre los objetivos que persiguen las reformas territoriales emprendidas en España y la América Hispana por los Borbones en la segunda mitad del XVIII, culminadas en la implantación del sistema de intendencias, no falta tampoco el de la redistribución social del poder: mediante tales reformas la Corona pretende incrementar su control político y fiscal sobre el territorio a costa de la vieja aristocracia laica y eclesiástica, que en virtud de los modelos de conquista y colonización respectivos ostentaba todavía el señorío jurisdiccional sobre amplias partes de la monarquía. Los intereses del despotismo ilustrado y el liberalismo burgués se tocan estrechamente en este punto… Pero para los liberales que impulsan las reformas en la Francia de 1789 y, posteriormente, en España y la mayoría de los estados iberoamericanos, la homogeneización del viejo mapa político, con sus enormes diferencias internas de tamaño y población, y la fragmentación de los antiguos reinos y principados en unidades más pequeñas y equilibradas ofrecen, además, un potencial añadido: el de diluir las identidades locales o regionales históricas y fortalecer la cohesión e integración nacional de los nuevos estados…

En el México independiente el mapa de los estados de la federación se basará en el de las intendencias del último período colonial, aunque tendrá modificaciones derivadas de las disputas entre los grupos de poder locales como es el caso de la creación de los estados de Aguascalientes (segregado del de Zacatecas), Campeche (del de Yucatán) y Guerrero (del de México), o la separación de los de Sonora y Sinaloa.

Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.