Autora: Doralicia Carmona Dávila.

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 

Comentarios:
MePolMex@gmail.com

 
 

 


 


Nace Camilo Arriaga en San Luis Potosí.

10 de noviembre de 1862

Es descendiente de Ponciano Arriaga, Constituyente de 1857. Graduado de ingeniero, se inicia en la política como diputado local de su estado, en 1887; es diputado federal de 1890 a 1898. Por su ideología liberal, se enfrenta al gobierno de Porfirio Díaz al protestar en las Cámaras que tanto la constitución como las Leyes de Reforma, habían sido violadas en Tlaxcala; él, Felipe Berriozábal –hijo- y Francisco Bulnes, solicitan, además, la consignación del gobernador Próspero Cahuatzin.

En 1900, el obispo Montes de Oca, de San Luis Potosí, en un Congreso realizado en París, habla de la conciliación de la iglesia y el gobierno, asevera que mientras gobierne Porfirio Díaz y se tenga el apoyo de las mujeres mexicanas, el pueblo católico mexicano no tendrá por qué preocuparse. En respuesta, Arriaga lanza un manifiesto de protesta y organiza un grupo de estudiantes cuyo objetivo es la defensa de los principios liberales; así es creado el Club Liberal Ponciano Arriaga con Antonio Díaz Soto y Gama, como vicepresidente y José María Facha, Blas C. Rodríguez, Moisés García y Genaro L. Zapata, como secretarios, organismo  que tiene gran participación en el Primer Congreso Liberal el 5 de febrero de 1901, cuando se reúnen en San Luis Potosí 50 clubes y acuerdan fundar el Partido Liberal Constitucionalista, cuyo propósito es luchar por el cumplimiento de la Constitución de 1857, la libertad de imprenta, el sufragio libre, la supresión de los jefes políticos y la solución de los problemas agrarios.

La ideología del Club va radicalizándose, pasa de anticlerical a oposicionista contra la dictadura de Díaz. La inconformidad que manifiesta, desata persecuciones por parte del gobierno, motivo por el cual Camilo Arriaga, Antonio Díaz Soto y Gama y José Ma. Facha, lanzan otro manifiesto en contra del Partido de los Científicos y de los reyistas; además, hacen fuertes denuncias sobre la política porfirista.

No llega a realizarse el segundo Congreso, citado para el 5 de febrero de 1902, porque el porfirista Heriberto Barrón va a San Luis Potosí con el propósito de combatir al Club Liberal, infiltrándose y escindiéndolos; dispara contra Julio Uranga, uno de los integrantes del club; Arriaga y sus seguidores son hechos prisioneros y trasladados a la ciudad de México, bajo el cargo de sedición. Liberado, Arriaga reorganiza el Club Liberal, al que se suman los hermanos Ricardo y Enrique Flores Magón.

El 23 de febrero de 1903, Arriaga lanza su último manifiesto, pero como no quiso oponerse de modo directo a la sexta reelección del presidente Díaz, muchos de sus seguidores se afilian al Club Antirreeleccionista Redención.

Identificado como antiporfirista, en particular, en su lucha contra Bernardo Reyes, Arriaga se ve obligado a huir y a refugiarse en San Luis Missouri, Estados Unidos, en donde colabora en “Regeneración”, “El Hijo del Ahuizote” y “El Diario del Hogar”. Conforme los Flores Magón se hacen más anarquistas, Arriaga se separa de ellos e intenta hacer más moderado al Partido Liberal Mexicano.

En 1908, regresa a San Luis Potosí y trabaja contra el gobierno de Díaz, al margen de Reyes y Madero. En Puebla, con el apoyo de jóvenes civiles y militares organiza un complot para apresar a Porfirio Díaz; fracasa y Arriaga es encarcelado y procesado, pero puede salvar la vida porque los revolucionarios toman ya Ciudad Juárez, lo que provoca la renuncia de Díaz y la firma del Tratado de Ciudad Juárez.

Libre ya, se une al movimiento maderista, pero luego, mantiene una postura crítica hacia él; sin embargo, participa a muy alto nivel en su campaña, lo que le trae desavenencias con sus compañeros del Partido Liberal.

Al cuartelazo de Victoriano Huerta, Arriaga se ve precisado a marchar de nuevo a los Estados Unidos, vive en Nueva Orleáns. En 1920 regresa a México con el propósito de reintegrarse a la lucha revolucionaria. Ocupa un puesto menor en la administración de Obregón, aunque siempre está presente al lado de revolucionarios como Cesáreo Castro y Antonio I. Villarreal. Colabora en “El Demófilo”, “El Renacimiento”, “Tercer Imperio” y “El Heraldo de México”. Simpatiza con la República Española y con la URSS; se opone al fascismo europeo y a su versión mexicana: el sinarquismo. Muere el 26 de junio de 1945, en la ciudad de México.

Doralicia Carmona. MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.