Home Page Image

Edicion 2017

Edición Web Limitada

Autora: Doralicia Carmona Dávila.

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 
 
 
 
 

 


 


Francisco I. Madero proclama el Plan de San Luis y exhorta al país a rebelarse el 20 de noviembre próximo.

Octubre 5 de 1910

El Plan de San Luis declara nulas las elecciones pasadas por las que se reeligió Porfirio Díaz; desconoce el gobierno emanado de las mismas; propone como Ley Suprema de la República el principio de no reelección del presidente y vicepresidente de la República, de los gobernadores de los estados y de los presidentes municipales; el establecimiento de un gobierno respetuoso de las libertades políticas de los ciudadanos; y llama a que el 20 de noviembre, desde las seis de la tarde en adelante, todos los ciudadanos de la República tomen las armas para arrojar del poder a todas las autoridades que actualmente gobiernan.

Años antes, en 1904, Madero había fundado el Club Democrático Benito Juárez y en 1908, publicado el libro La sucesión presidencial en 1910, en el que afirmó que el pueblo debe retomar el ejercicio de sus derechos políticos y dar fin a la dictadura, y que Porfirio Díaz debía acceder a la formación de partidos políticos y evitar las elecciones fraudulentas; que de continuar las acciones represivas y la defraudación electoral, el pueblo tendría que tomar medidas más drásticas para recobrar sus derechos; escribió también que la clave de la solución de los problemas nacionales, está en lograr un cambio político para conformar un régimen democrático y así impedir una revolución armada o el fortalecimiento de la dictadura de Díaz, quien no tiene intenciones de dejar el gobierno.

En 1909, Madero creó el Centro Antirreeleccionista de México y recorrió los estados más importantes de la República para propagar sus ideas y principios democráticos; Díaz, a través de la prensa oficialista, trató de desprestigiar el movimiento; pero los maderistas no cejaron y editaron tres periódicos: “El Antirreeleccionista”, “El Renacimiento” y “El Demócrata”, para propagar las ideas revolucionarias.

En 1910, el Partido Antirreeleccionista nombró a Madero candidato a la presidencia; al principio Díaz lo menospreció y cuando adquirió popularidad, lo acusó de incitación a la rebelión, por lo que fue apresado en San Luis Potosí, donde se enteró que, una vez más, Díaz, había ganado las elecciones.

La familia de Madero consiguió su libertad condicional, con la obligación de permanecer en ese lugar; sin embargo, logró escapar a Texas y desde allí redacto el Plan de San Luis que hoy hace público.

Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.