Home Page Image
 

Autora: Doralicia Carmona Dávila.

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

 

Comentarios:
MePolMex@gmail.com

 
 

 


 


Realistas derrotan a Morelos en Puruarán.

Enero 5 de 1814

En la lomas de Santa María, al sur de Valladolid, Michoacán, José María Morelos y Pavón acababa de ser derrotado por las tropas realistas de Ciriaco del Llano; y sin hacer caso de los consejos de los jefes del ejército, Morelos decidió esperarlo en Puruarán. Morelos dejó al mando de las tropas a Mariano Matamoros y con su escolta fue a la Hacienda de Santa Lucía. En menos de una hora la lucha queda decidida en contra de los insurgentes.

Ubaldo Vargas Martínez (Morelos: Siervo de la Nación) refiere: “Los insurgentes, superados en número, atacados en sus flancos por la caballería realista, y hostilizados por los cada vez más destructores ataques de la artillería, terminaron por precipitarse por el estrecho puente que estaba al lado de la hacienda en un intento desesperado por salvarse… en esa precipitada fuga, más de 700 insurgentes quedaron atrapados. El Teniente General, don Mariano Matamoros, a quien en plena refriega le mataron su caballo magnífico, trató en vano de salvarse en otro que le prestó un dragón. Intentó pasar el río, pero no pudo superar los obstáculos que se le presentaron, pues el puente estaba enteramente embarazado con tercios y cargas que hacían imposible el tránsito. Viéndose perdido trató de refugiarse en una trinchera, pero fue denunciado... Su aprehensor fue el soldado de frontera Eusebio Rodríguez, de la escolta de Orrantia, a quien se le remuneró con 200 pesos; al traidor oficial se le fusiló al día siguiente en premio a su repugnante bajeza”.

Ciriaco De Llano enviará a Agustín de Iturbide a perseguirlos; Mariano Matamoros y dieciocho jefes y oficiales, entre otros insurgentes, serán apresados y fusilados. Matamoros, “brazo derecho” de Morelos, será el único conducido a Valladolid para ser enjuiciado, y el 3 de febrero siguiente, fusilado.

En esta acción, además de muchas vidas, los insurgentes pierden toda su artillería: veintitrés cañones y mil fusiles. Como resultado de este hecho, el Congreso evacuará Chilpancingo y pasará a ser itinerante.

Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.