Home Page Image
 

Edicion 2017

 

Autora: Doralicia Carmona Dávila

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

 

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

Comentarios:

MePolMex@gmail.com

 
 
 

 


 


Enríquez de Almanza Martín

¿?-1591

Se desconocen sus orígenes, aunque se especula que sus raíces son sefarditas (judíos españoles). Fue el cuarto virrey de la Nueva España, puesto que ejerció entre el 5 de noviembre de 1568 y el 3 de octubre de 1580. Su primer encargó al llegar a Veracruz fue combatir y desalojar un puerto que piratas ingleses habían establecido en la isla de Sacrificios. Enseguida actuó como mediador para dar solución al conflicto entre los obispos y las órdenes religiosas acerca de a quién correspondía la administración de las parroquias y que casi provocó la salida de la Nueva España de los franciscanos que gozaban del apoyo de los indígenas, lo que se evitó mediante el otorgamiento de varias concesiones a los franciscanos para evitar su partida y evitar el alzamiento de los indígenas.

En 1570 encabezó personalmente la lucha contra la rebelión indígena de los huachichiles que había devastado varias regiones de la colonia y estableció presidios en Ojuelos y Portezuelos, así como varios poblados como la villa de San Felipe Guanajuato, para fortalecer el camino a Zacatecas. Se cuenta que inclusive peleó algunas de las batallas que se libraron durante esta guerra.

En 1571 fue establecido el Tribunal de la Inquisición en México, cuya jurisdicción no se limitaba al territorio de la Nueva España, sino que se extendía hasta la capitanía general de Guatemala, las islas de Barlovento y Filipinas. Este tribunal procedía con absoluta independencia, sujeto sólo al consejo de Madrid y estaba integrado por obispos de alto rango y dirigido por el arzobispo de la ciudad de México. Pedro Moya de Contreras fue el primer inquisidor encargado de supervisar y controlar las prácticas religiosas de los grupos indígenas, de perseguir y erradicar a las comunidades judías y de “marranos” judaizantes, así como de combatir todo brote de protestantismo. El virrey Enríquez de Almanza presidió los primeros autos de fe que celebró la Santa Inquisición en la Plaza Mayor, sus primeras víctimas en América fueron quemadas vivas públicamente por herejía.

Durante la administración de Enríquez de Almanza, en 1572, desembarcaron en el puerto de Veracruz los primeros quince jesuitas que llegaron a la Nueva España y cuya orden adquiriría una gran importancia política y cultural durante la colonia.

En 1573, el virrey inició la construcción de la Catedral de México, la cual se prolongaría por muchas décadas. En el mismo año fueron fundados los colegios de San Pedro y San Pablo (que más tarde fueron la sede de San Ildefonso y de la Escuela Preparatoria). Asimismo, durante su gobierno se realizaron varias obras que contribuyeron al desarrollo de la Nueva España: se establecieron los Hospitales de San Hipólito de la Compañía de Jesús, se crearon colegios como el de Santa María de Todos los Santos y la Parroquia de San Pablo, así como el convento de Santa Clara y el Santuario de los Remedios.

En 1576 fue fundado San Luís Potosí, como parte de las acciones emprendidas para extender la colonización hacia los territorios del norte de la Nueva España. En ese mismo año cundió en la capital del virreinato una gran epidemia de sarampión que provocó más de tres mil muertes. Ante la situación, Enríquez de Almanza se manifestó como un protector de los indígenas, a quienes les relevó del pago de tributos, además de que estableció hospitales para que fueran atendidos de la enfermedad. Asimismo, les ofreció trabajo pagado en las obras hidráulicas de la ciudad de México. También, para protegerlos contra los patrones españoles, Enríquez de Almanza dictó una serie de órdenes que aseguraron a los indígenas un trato más humano.

El rey Felipe II lo designó en 1580 Virrey de Perú en reconocimiento a la importante labor realizada durante los doce años de su administración. El 4 de octubre del mismo año, Martín Enríquez de Almanza se embarcó en el puerto de Acapulco rumbo a Lima, en donde murió siendo virrey en 1591.


Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.