Edicion 2017

 

Autora: Doralicia Carmona Dávila

 

© Derechos Reservados
ISBN 970-95193

 

El contenido de la Memoria está a disposición como apoyo didáctico para los docentes de historia. Solicítelo en el siguiente enlace:

Solicitud de Descarga

Contacto:
MemoriaPoliticadeMexico@gmail.com

Comentarios:

MePolMex@gmail.com

 
 
 

 


 


Cuitláhuac

1476-1520

Hijo de Axayácatl y hermano de Moctezuma Xocoyotzin. No se sabe exactamente cuándo nació, pero se reconoce su gran capacidad como guerrero, como lo demostró cuando fue nombrado por éste comandante de los ejércitos aztecas, encargados de someter a los mixtecos.

A la llegada de Hernán Cortés, consultado por su hermano el emperador en las discusiones sobre lo que significaba la aparición de los españoles, Cuitláhuac, que era el Tecuhtli de Iztapalapa y los había alojado a su llegada al valle de Anahuac, fue de la opinión de impedirles llegar a la ciudad capital del imperio mexica, y aconsejó a Moctezuma que no dejara entrar a su casa a alguien que le sacaría de ella.

Sin embargo Cortés llegó a la capital y apresó a Moctezuma y a varios miembros de la nobleza mexica, entre los que se encontraba Cuitláhuac, quien posteriormente fue liberado para calmar a los mexicanos sublevados por la matanza del Templo Mayor ordenada por Pedro de Alvarado.

Muerto su hermano el 29 de junio de 1520, Cuitláhuac fue escogido por los sacerdotes mexicas como nuevo emperador, por lo que le tocó encabezar los esfuerzos para detener la invasión española. De esa forma logró imponer una gran derrota a las fuerzas de Cortés la noche del 30 de junio siguiente, conocida popularmente como la “Noche Triste”. Cuenta Bernal Díaz del Castillo: “vino Pedro de Alvarado bien herido, a pie, con una lanza en la mano, porque la yegua alazana ya se la habían muerto, y traía consigo cuatro soldados tan heridos como él. Como Cortés y los demás capitanes les encontraron de aquella manera y vieron que no venían más soldados, se le saltaron las lágrimas de los ojos”. Cuitláhuac personalmente venció a la guarnición española que quedaba en el palacio de Axayácatl. Su error fue no haber perseguido a los españoles en desbandada hasta exterminarlos.

El 17 de septiembre siguiente, alrededor de los cuarenta y cuatro años de edad, recibió la diadema que lo consagró como nuevo emperador, sucesor de su hermano Moctezuma. Se cuenta que el ascenso de Cuitláhuac al poder, se celebró con el sacrificio de los prisioneros españoles, cuyas cabezas quedaron en el Tzomplantli. Como relata Bernal Díaz que dijeron los sacerdores, Cuitlahuac “no será de corazón tan flaco que le podáis engañar con palabras falsas como fue a su buen Montezuma”.

Como el acoso de Cortés continuó, Cuitláhuac buscó atraerse aliados entre los señoríos vecinos, como el de Tlaxcala, Cholula y Michoacán. Sin embargo en esta empresa fracasó debido a que muchos de quienes antes fueron sometidos por los mexicas les perdieron el temor y se sintieron libres para unirse a Cortés o permanecer neutrales.

Fue el encargado de reconstruir Tenochtitlan a la salida de los españoles y de preparar la defensa ante su previsible regreso con mayores fuerzas. Al efecto, nombró a Cuauhtémoc, su sobrino, jefe de los ejércitos aztecas que enfrentarían la invasión.

El 5 de diciembre de 1520 Cuitláhuac falleció de viruela, enfermedad traida por los españoles y que entre la población indígena, carente de defensas contra ella, provocó la muerte de miles y contribuyó a la caída de Tenochtitlan. Fue el décimo y penúltimo emperador azteca.


Doralicia Carmona: MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO.


Efemérides: Muerte 5 de diciembre de 1520.